Todo cambia y nada será como antes

La mayoría de las relaciones cambian con el transcurrir del tiempo y eso no significa que es algo malo. Cambiar quiere decir avanzar juntos y comprobar de esa manera si nuestro amor es sincero.

En cualquier relación de pareja existen problemas, aunque muchos son más difíciles que otros. Sin embargo, cada situación, cada experiencia y circunstancia nos hará ir hacia delante o retroceder.

Eso sí, todo cambia y nada será como antes, eso hay que tenerlo muy claro.

En ocasiones nos autoengañamos, creyendo que podemos dar vuelta atrás. No obstante, siempre avanzamos y cualquier cosa que nos suceda en pareja nos va a cambiar. Todo cambiará y nada será lo que era y esto ¡es bueno!

Algunas preguntas que nos debemos hacer

Hay algunas preguntas bien importantes que como pareja tenemos que hacernos cuando existe un problema. Estas preguntas nos van a ayudar a vislumbrar si nuestra relación tiene futuro o si debemos hacer un replanteamiento seriamente.

¿Tienen solución nuestros problemas?

Esta primera pregunta es muy importante y tenemos que contarte que casi todas las situaciones de pareja tienen una solución. El asunto reside cuando uno de los dos “no da su brazo a torcer”.

¿Ambos están dispuestos a comprometerse para superar este bache?

Es bien importante que los dos estén dispuestos a cambiar la relación para que esta funcione. Si uno de los dos no está interesado, está claro que la relación no podrá mejorar.

¿Quieres tener a tu lado a esa persona dentro de 10 años?

Esta es una pregunta bastante importante porque, si no te vislumbras con tu pareja en un futuro lejano, es posible que algo no está marchando muy bien.

Si luego de estas preguntas las respuestas que recibes son positivas, debes cuidarte del autoengaño.  Nada será como antes aunque lo desees. Es un concepto que debes tener muy claro y tienes que verlo como un chance de poder mejorar la relación.

Autoengaño: una realidad infiel

Algo muy importante, debemos tratar de no autoengañarnos y para poner un ejemplo vamos a tratar un tema que está muy presente en estos días: la infidelidad.

La infidelidad es mala, acaba con la confianza en la pareja y en casi todos los casos termina rompiéndola.

Esto no ocurre siempre, pero… ¿En algún momento has pensado en esas parejas que han decidido intentarlo otra vez luego de una infidelidad y no lo pudieron conseguir? Se han autoengañado.

Es posible que la persona infiel piense que luego de perdonada todo regresará a la normalidad y será como antes. ¡Eso es falso!

Tu pareja ha cambiado, echaste por tierra toda la confianza que tenía en ti y tú tienes que hacer un esfuerzo y ponerte en su lugar, hacer todo lo posible por comprenderla y, lo más importante, no pensar que las aguas van a volver a su cauce con tanta facilidad.

Todo lleva un tiempo, un tiempo para sanar… Eso sí, debes alejarte de las expectativas de querer vivir un pasado que ya está marcado por un “error” y que los ha cambiado. Aunque pienses y quieras volver a lo de antes, no será posible.

Es mejor ir hacia delante que retroceder

Cuando se llega a este punto, ¿no es mejor avanzar que volver atrás? Desear que regrese un pasado, hacer como si no hubiera sucedido nada es algo ¡imposible! Vivimos es un cambio continuo en todos los aspectos de nuestra vida.

Debemos avanzar, aprender de todo lo que acontece a nuestro derredor, conocer cada vez más a las personas y, lo más importante, a nosotros mismos. Nunca se termina de avanzar, lo estarás haciendo durante toda tu vida.

Volver atrás es algo imposible y, si solo te enfocas en ello, lo único que encontrarás será dolor e infelicidad.

Las situaciones de pareja, muchas, se pueden resolver. Pero para resolverlas es necesario que los dos entiendan que algo ha cambiado.

En sus manos queda decidir si quieren continuar el camino que habían elegido juntos. Eso sí, deben ser realistas y evitar querer que todo sea como era antes.

¿Vas a dejar de leer sin descubrir si es posible hallar a la pareja ideal?

Es sumamente importante que como pareja pasen por algunas dificultades que pongan a prueba su relación. Juntos deben saber cómo enfrentarlas, solventarlas y agarrarse de la mano para poder seguir avanzando en pareja.

Si no quieren esto, si no están por hacerlo, piensa ¿no es mejor dejar de vivir en un engaño? Replanteen su relación, si el caso fuera necesario. Nadie los puede obligar a no ser felices, eso es algo que deciden ustedes mismos.

Te pregunto ¿avanzas o retrocedes?