Tu pasado no define tu futuro.

Tu pasado no define tu futuro, aunque tu mundo alrededor parece que se rompe en pedazos, tú has creído en mí, te has refugiado en mis brazos y aquí en mi presencia estarás siempre seguro.

Llénate de paz y gozo porque tu verdaderamente habitas bajo la sombra de tu Dios todopoderoso, cree en el poder de mi sangre para limpiarte y perdonarte, aférrate a esta verdad de todo corazón, abre bien tus ojos porque pronto haré en tu vida un milagro poderoso y estremecedor.

Tú dices que me amas y crees en mi poder, también tienes que creer que en verdad yo ya te perdoné. No te culpes ni te sigas castigando a ti mismo. Todos tus pecados yo los lancé a un abismo y de ahí ya no regresarán. No me gusta que te sigas atormentando por cosas que en el pasado quedaron, mi sangre te ha limpiado, tu corazón es nuevo, tu mente he renovado. Llénate ahora de mi palabra santa, que de tus labios salgan esas palabras que me agradan, que se llenen de vida y ánimo tus pensamientos, piensa cada día en mis promesas y mis mandamientos.

No camines de nuevo hacia atrás, hacia las sombras de la muerte, tú ya no caminas sin rumbo fijo, ni tu futuro depende de la suerte. Estás en mis manos, bajo mis alas te cubro y aunque seas atacado, yo te protegeré de los ataques del mundo. Tu mente es fuerte, firme y más se fortalecerá si la llenas de esto que te estoy hablando.  Aléjate también de esas personas que te golpean con palabras y actitudes que te están desanimando.

No quiero que regreses con esas amistades y a esos lugares que tú sabes te harán caer de nuevo, no quiero que tu espíritu se vuelva a enfriar como el hielo. Yo tengo para ti un futuro de vida, de paz, de bendición, sin tristezas ni depresión, si me das el primer lugar en tu vida, si te mantienes firme en la palabra que te doy, si me haces el rey y soberano de tu corazón. Dime que sí lo harás. Amén.