Tu tristeza no es infinita.

Tu tristeza no es infinita, hoy tiene que terminar, voy a llenar tu alma de paz, tu corazón de felicidad. Voy a responder a tus oraciones y mi respuesta será aún mejor de lo que me habías pedido, verás como muchas cosas que vinieron en tu contra obrarán para tu bien y aquellos que te estaban atacando, verán mi amor sobre ti y cambiarán de parecer.

Mi presencia rodeará tu hogar, tu familia entenderá que tan grande es mi poder, con sus propios ojos y con gran sorpresa verán todas las portentosas maravillas que en ustedes yo haré.

Lo hago porque te amo, porque he visto tu fervor, la sinceridad de tu fe, tu deseo de buscarme y de hacer mi voluntad, a pesar de que muchas cosas que has enfrentado no las puedes entender pero no has perdido tu deseo de seguir creyendo, me has guardado un lugar muy especial en tu vida y en tu hogar, has enseñado a tu familia que me deben de buscar.

Por esa fe y esa perseverancia estás a punto de vencer todas esas cosas negativas que te habían hecho retroceder.

Sentiste temor un día, pero te atreviste a creer en mi amor y en mi gracia infinita. Recibiste mi perdón y te aferraste a mis promesas, es por eso que te estoy quitando todos los obstáculos, todos tus enemigos, toda enfermedad, toda cosa mala y te daré a partir de hoy, bendición a manos llenas.

Mientras lees estas palabras, siente mi voz que a tu corazón está hablando, quiero que me escuches bien, que entiendas que mi amor te está cubriendo y mi Espíritu te está llamando.

Yo sé que eres valiente, que muy bien entiendes que tienes que levantarte en fe, no poner atención a desánimos y dudas, para que puedas ver y recibir todas las bendiciones que para ti vienen. Amén.