UNA AMISTAD EN CRISTO

                                                      
manos
UNA AMISTAD EN CRISTO

Hace unos meses atrás estando en el trabajo, reflexioné un poco más acerca de lo que significa una verdadera amistad y decidí compartirlo con los jóvenes de la congregación, acerca del origen de la palabra tenemos lo siguiente

El origen etimológico de la palabra amistad no ha podido ser determinado con exactitud. Hay quienes afirman que proviene del latín amicus (“amigo”), que a su vez derivó de amore (“amar”). Sin embargo, otros estudiosos afirman que amigo es un vocablo griego compuesto por a (“sin”) y ego (“yo”), por lo que amigo significaría “sin mi yo”. En todo caso, la amistad es una relación afectiva entre dos personas y una de los vínculos interpersonales más comunes que la mayoría de los seres humanos tienen a lo largo de su vida.

 

Pero en Cristo una amistad que trasciende toda barrera es aquella capaz de darlo todo por tu amigo incluso lo más importante y es lo que pude ver en David y Jonatán que sin importar sus condiciones sociales y familiares, nada impidió que su amistad sea profunda e inseparable.

 

“Aconteció que cuando él hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de Jonatán quedó ligada con la de David, y lo amó Jonatán como a sí mismo. Y Saúl le tomó aquel día, y no le dejó volver a casa de su padre. E hicieron pacto Jonatán y David, porque él le amaba como a sí mismo. Y Jonatán se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David, y otras ropas suyas, hasta su espada, su arco y su talabarte.”

1 Samuel 18:1-5

 

Una amistad cimentada en la roca que es nuestro Señor, que incluso la despedida se hace tan difícil…

 

 “Y luego que el muchacho se hubo ido, se levantó David del lado del sur, y se inclinó tres veces postrándose hasta la tierra; y besándose el uno al otro, lloraron el uno con el otro; y David lloró más. Y Jonatán dijo a David: Vete en paz, porque ambos hemos jurado por el nombre de Jehová, diciendo: Jehová esté entre tú y yo, entre tu descendencia y mi descendencia, para siempre. Y él se levantó y se fue; y Jonatán entró en la ciudad.”

1 Samuel 20:41-42

 

Otro ejemplo de amista pero entre dos mujeres de Dios, una más decidida que la otra dispuesta a entregarlo todo con tal de no separarse una de la otra y unida solamente por nuestro Señor….

 

“Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos. Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella, no dijo más.”

Rut 1:16-18

 

Asi mismo nuestro Señor Jesucristo al venir a esta tierra compartió junto con sus discípulos les dio su tiempo, sus fuerzas y sus conocimientos del reino de los cielos, como el Padre se lo había encargado y es por eso que osó decirnos lo siguiente:

 

“Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo. Los llamo mis amigos, porque les he dado a conocer todo lo que mi Padre me ha dicho.”

Juan 15:15

 

Estimado hermano, una amistad en Cristo es única pura y verdadera, confiable por sobre todo, pero al primero que debemos darle una amistad es a nuestro Señor Jesucristo, sólo cuando aprendamos de su amistad que Él nos ofrece como David y Rut lo entendieron, podremos dar una amistad y recibir una amistad tan entregada como la de ellos.

 

Que Dios les bendiga


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.