6 palabras proféticas que Dios tiene para nosotros sobre el fin de los tiempos

El final de los tiempos está muy cerca, ¿estás listo?

El fin está cerca. Si no ha ocurrido todavía, pronto nuestra propia existencia se verá amenazada y tendremos que tomar una decisión sobre cómo responder. En primer lugar, podemos responder con miedo eligiendo permanecer en nuestra zona de comodidad y creer que nunca seremos impactados personalmente. También podemos escondernos detrás del miedo, esperando el regreso de Jesús. Luego, podemos negar que las señales del fin de los tiempos están sucediendo a nuestro alrededor. También existe la opción de enfocarse en la autoprotección para que no nos enfoquemos en los demás o podamos hacer lo contrario, volviéndonos pasivos; creyendo la mentira de que las cosas están tan mal, que no hay nada que podamos hacer para impactar. Esta sería nuestra última opción: podemos empezar a prepararnos para la guerra.

Como creyentes, estamos comprometidos en una batalla espiritual. Esto hace que sea crucial que nos pongamos la armadura de Cristo. El enemigo quiere detener el cumplimiento de las promesas de Dios. En estos inciertos tiempos finales es importante que estemos preparados, equipándonos con estrategias prácticas para derrotar al enemigo. Aquí hay seis palabras proféticas que Dios tiene para nosotros acerca del fin de los tiempos.

2. Habrá señales engañosas. Caeremos presas del caos

Durante el fin de los tiempos habrá señales de engaño. Los falsos profetas y los falsos Cristos aparecerán y engañarán a muchos. Habrá mucha gente que se proclamará a sí misma como el Mesías y también pretenderá tener las respuestas para un mundo problemático. En Mateo 24, Jesús dio una advertencia específicamente para nuestra generación.

En este pasaje Jesús, hablándonos, nos advierte que los falsos profetas se levantarán y mostrarán grandes señales y prodigios para engañar. Estos falsos profetas no están trabajando con trucos de ilusiones o magia como las ves en el circo. Debemos estar en guardia y preguntarnos quiénes son estos falsos profetas y mesías siniestros. La Biblia nos advierte que no son hombres ordinarios. Al final de los tiempos, la gente llorará desesperadamente por líderes que los liberen, y buscarán místicos y líderes religiosos que afirmen tener un conocimiento más profundo.

3. Habrá conflictos entre las naciones

También habrá conflictos entre las naciones. Una señal importante del fin de los tiempos y el regreso de Cristo es la guerra y la disensión entre grupos de personas que es algo que vemos que está sucediendo en este tiempo.

El Libro del Apocalipsis nos dice que el período de tribulación está lleno de guerras que se intensificarán hasta que todo el mundo esté involucrado. Esta guerra será terrible, incesante e interminable. La Biblia dice que a medida que avanzamos hacia el fin de los tiempos, habrá muchas conversaciones sobre conflictos, escaramuzas fronterizas, guerras raciales y batallas nacionales. El gasto militar mundial ha alcanzado ya el billón de dólares. El comercio de armas es un gran negocio.

4. Estamos llamados a compartir nuestro testimonio

Apocalipsis 12:11 señala nuestro llamado a compartir nuestro testimonio: “y ellos [los creyentes en la tierra] le han vencido [a Satanás] por la sangre del Cordero y por la palabra de su testimonio, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. “Este es el mismo Cordero señalado en Juan 1:29 que quita el pecado del mundo. El príncipe dice: “Testificar es la acción personal que hace operativa esta verdad; si no testificamos, nada entra en acción; nuestro testimonio personal es la acción que desencadena todo el proceso y trae la derrota de Satanás”.

Cuando comenzamos a dar testimonio de la Palabra de Dios, experimentamos un tipo especial de oposición y comenzamos a dañar al diablo. El diablo está de acuerdo en que creamos lo que nos gusta creer hasta que comencemos a compartir nuestro testimonio. Ahí es cuando realmente se pone nervioso. Cuando haces esto, el enemigo hará todo lo posible para asustarte y desanimarte porque quiere que no declares la Palabra de Dios. ¡Pero tu testimonio tiene más poder!

5. No sabemos ni el día ni la hora

Es importante tener en cuenta que no podemos calcular la fecha. Debemos evitar determinar una fecha y una hora para los tiempos finales. A pesar de muchos intentos a través de los años para calcular la fecha exacta, la verdad es que no podemos calcular el día en que Cristo regresará porque Dios específicamente escogió no revelarnos esto. Cuando los apóstoles le preguntaron a Jesús sobre el tiempo apocalíptico, él respondió.

“No os corresponde a vosotros conocer los tiempos o las estaciones que el Padre ha puesto en su único poder; Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines de la tierra (Hechos 1:7-8). Sólo Dios sabe la fecha y la hora, y sólo Dios sabe cuándo se acabará el tiempo.

6. Habrá necesidad y hambruna

A medida que nos acercamos más y más al final de los tiempos, habrá devastación, incluyendo necesidad extrema y hambruna. Si miras al mundo, hay millones de personas que pasan hambre, aunque Dios nos bendiga con un planeta fértil y abundante. También habrá terremotos que la ciencia ha predicho que ocurrirán y la propagación de nuevas enfermedades.

Hemos notado el gran incremento de nuevas enfermedades que no hemos sido capaces de controlar su desarrollo y propagación. Muchos se preguntan qué nos está diciendo toda esta devastación en el mundo. Pero todos lo sabemos, el fin está cerca.

7. Durante los tiempos finales los cristianos vendrán ante el tribunal de Cristo. El propósito de esto es examinar la vida de un cristiano. La Biblia nos dice: “porque todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus obras en el cuerpo, según lo que haya hecho, sea bueno o malo” (2 Corintios 5: 10).

El término usado aquí se refiere a un resumen y estimación del patrón total de la vida de un creyente. El enfoque general de esto debería evitar que nos preocupemos por todas las pequeñas cosas que hemos hecho, o por el pecado desconsiderado que hemos cometido. Es un tiempo de recompensa, no de castigo. Aunque no seremos condenados por nuestros pecados, nuestras vidas actuales afectan lo que sucederá en el Juicio Final de Cristo.

8. El apóstol Pablo enseñó: “Las armas de nuestra guerra no son carnales, sino poderosas a través de Dios para derribar las fortalezas” (2 Corintios 10: 4). Esta promesa cambia la vida, lo que significa la diferencia entre la victoria y la derrota durante los próximos días.

A medida que el mundo se oscurece cada vez más y nos enfrentamos a mayores batallas espirituales que nunca, tenemos esperanza por medio de Jesucristo. Ponte toda la armadura de Dios, confía en Su Palabra y recuerda estas palabras proféticas que te prepararán para el fin de los tiempos.