Cómo vivir la vida cuando conoces a Dios

Muchas veces ignoramos lo que significa ser un hijo de Dios y cuál es nuestra misión en el mundo. No está bien endurecer nuestros corazones y encerrarnos en una burbuja esperando la venida de Cristo, estamos en el mundo, pero no pertenecemos a este mundo por una razón.

“Si nuestra fe y los mandamientos que en amor obedecemos están dirigidos por Jesús, nuestra visión y objetivos también deben estar dirigidos por Él”.

Aceptar a Jesucristo como tu único y suficiente salvador, es amar en obediencia y abandonar el camino de las transgresiones por amor a Dios, teniendo cuidado de cómo andamos y a quien representamos.“Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu” Gálatas 5:25.

Nos debemos sentir mal cuando escuchamos o vemos como deshonran a nuestro Dios y como blasfeman Su santo Nombre. Esto debe ser un motivo de tristeza y molestia, Jesús nos dice que no debemos odiar a nuestro prójimo y pagarle con la misma moneda por medio de insultos. Más bien debemos aprender a corregir en amor y ser instrumentos de la obra evangelizadora de Dios para el mundo. Esto no se logra en silencio. ¡Proclama el nombre de Dios!

Cómo despertar a la luz del evangelio:

Para despertar y ser una vasija de barro llena de bendiciones para las personas que te rodean, el Espíritu de Dios debe morar en tu corazón. Cuando crecemos en el Espíritu y entendimiento de la Palabra de Dios disminuimos en la carne y el pecado.

  1.  Ama a Dios y sé transformado a un hombre nuevo:

“El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor”, 1 Juan 4:8.

El Dios de la creación, el Dios que suple, el Dios Todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesús es el Dios de amor. Pero  Dios no solo es misericordioso y amoroso, también debemos conocer que es justo, que protege de Sus hijos, que castiga al impío…

Por lo tanto, conocer a Dios a través de la Palabra desde el Génesis hasta el Apocalipsis abre nuestros ojos y confronta nuestras vidas, transformándonos en nuevas criaturas. Quien ha conocido al Padre no continúa siendo el mismo, no hay forma de no maravillarse ante Su presencia.

Su amor indescriptible mostrado en la cruz del Calvario, para santificarnos por medio de Jesús. ¿Quién como nuestro Señor?

  • Sé renovado por el entendimiento de Cristo y las escrituras:

“Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido”, 1 Corintios 2:12. 

El entendimiento que recibimos en Cristo no es como la inteligencia del mundo, basada en tratar de  descubrir lo que ya fue creado por Dios. El entendimiento celestial es aquel que descubre la divinidad de Dios en todas las áreas de Su vida, no mirando lo superficial ni lo corrompido por el hombre. Más bien, ver el propósito y la misión de Dios en el mundo para la construcción y edificación de Su reino en la vida de Sus hijos predestinados.

  • Ama a los demás:

“Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce”, 1 Juan 4:7.

Lamentablemente hasta el amor se ha echado a perder. El amor no puede estar centrado en intereses ni en placeres sexuales. Eso no es amor, solo es otra destrucción del hombre.

El amor de Dios es benigno, busca el bien de aquella persona que se ama sin pensar en que se obtendrá. Ese mismo amor con el que nos amó Jesús debe estar presente en nuestras vidas para la gloria de Dios y para la conversión de nuestros corazones. Miremos a través de los ojos de Dios, Él nos ha dado paso al camino de la vida eterna por medio de Su hijo y se fortalece en nosotros haciéndonos hacedores de Su Palabra, no solo oidores de ella.

  • No calles el evangelio

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”, Marcos 16:15.

¡Sean la luz en el mundo! 

Hasta que todos los hijos de Dios conozcan a su Señor no podemos dejar de predicar Su Palabra; y como debemos hacerlo hasta la llegada de Cristo, no podemos descansar ni descuidar la misión que Dios nos ha encomendado.

No te desanimes si has sido avergonzado en algún momento, el Dios Altísimo te está viendo. Obedece y mantente  firme en nuestra roca salvadora: Cristo Jesús.

¿Has comprendido el llamado de Dios para tu vida? Si no lo has hecho te lo repetiré:

Bendice a los que no conocen a Jesús con la luz del evangelio.Tu misión en el mundo es colaborar en la expansión del reino de Dios hasta que todos lo proclamen como el Todopoderoso.