Conozca algunas malas costumbres que causan dolor de espalda.

El dolor de espalda es un trastorno que se puede evitar si mantenemos buenas costumbres y posturas corporales.

El dolor de espalda no siempre es causado por las mismas causas. Aún llevando costumbres de vida saludables, se puede padecer de la espalda. Si se tiene malos hábitos o malas posturas, el dolor de espalda se puede complicar de tal forma que puede dejarnos inmóviles.

Esta dolencia se conoce como lumbalgia e incapacita a todos sin importer la edad.

El dolor puede ser intenso o leve y desaparecer en días o semanas. El reposo ayuda a superar esta dolencia, pero si la molestia es mayor, se debe consultar a un especialista.

Evita estas malas costumbres si no quieres que sufra tu espalda

1. Dormir en un colchón viejo

Un estudio de la Universidad de Oklahoma indicó que las personas que cambian sus colchones a los 5 años dormían mucho mejor, sin mostrar dolores de espalda.

2. Mala postura al sentarse o al caminar

La mala postura en la que nos sentamos frente a un escritorio o una computadora es la causa principal del dolor de espalda.

3. Cargar carteras pesadas

Sin importar de que tipo sean, el peso de las carteras causa un desequilibrio: los hombros se curvan y el cuerpo se inclina hacia adelante.

Lo recomendable es que el peso que se lleve en las carteras no sea mayor al 10% del peso corporal.

Cuando caminamos encorvados es otra manera de lastimar la espalda. Por ello, es necesario hacer ejercicios para suavizar la columna y fortalecer los músculos.

4. Levantar objetos del piso de forma incorrecta

Cuando levantamos un objeto pesado, se debe flexionar las rodillas, para que las vértebras no afecten un nervio o un disco.

5. Usar plataformas o tacos muy altos

Como son muy altos, la espalda se arquea, oprimiendo las articulaciones y forzando a trabajar más a los músculos de la columna.

6. Dieta incorrecta

Como se sabe, una mala alimentación causa efectos desfavorables. El sobrepeso hace que la pelvis se incline hacia adelante, creando tensión en la espalda.

7. Sedentarismo

No hacer ejercicio con el debido tiempo trae consecuencias para la espalda y para el cuerpo en general. El sedentarismo desgasta los músculos, por lo que cualquier esfuerzo los contractura.

8. Exponer la espalda al frío

Cuando estamos trabajando en algún lugar con corrientes de aire, la espalda y el cuello pueden sufrir contracturas que causen dolor.

9. Ansiedad y estrés

Si el cuerpo está estresado, los músculos estarán contracturados. Si no se trata de forma adecuada, se puede padecer dolor crónico.

10. Sobrepeso

El sobrepeso es nocivo para la columna y las articulaciones. Al forzar las rodillas, los tobillos soportan todo el peso del cuerpo.

Si no rebajamos, aparecerán dolores en la espalda.

Algunas recomendaciones

Practica yoga y técnicas de meditación, que ayudan en la prevención del dolor de espalda.

No estés quieto en la misma posición mucho tiempo.

Duerme en una posición correcta  y con una almohada para cervicales.

Haz ejercicio, porque cuando no lo haces, tus músculos se debilitan.

Cuida la postura al sentarte y mantén un equilibrio en la espalda.

Práctica ejercicios de meditación y estiramiento. Esto ayuda a relajarse y controlar el estrés.

Cuida tu peso.

Controla el estrés. Es importante para prevenir contracturas y dolores de espalda y cuello.