Di no a las dudas y al miedo

Este pasaje bíblico nos muestra como el miedo puede «paralizar» a un hombre“ Pero, como no creíste en mis palabras, las cuales se cumplirán a su debido tiempo, te vas a quedar mudo. No podrás hablar hasta el día en que todo esto suceda” Lucas 1:20.

Zacarías, el sacerdote y su esposa Isabel habían estado orando por un niño. El ángel Gabriel visitó a Zacarías para hacerle saber que Isabel iba a tener un hijo. La visita de un ángel de Dios no fue lo suficientemente convincente para que Zacarías le creyera. «  —¿Cómo podré estar seguro de esto? —preguntó Zacarías al ángel—. Ya soy anciano y mi esposa también es de edad avanzadaLucas 1:18.

imagen de mujer preocupada

Este miedo a lo desconocido hizo que Zacarías quedara mudo durante todo el embarazo de su amada esposa Isabel.

Tu miedo puede crear dudas haciéndote creer que tus circunstancias nunca cambiarán o que Dios no es soberano.

El miedo te hace dudar de Su Palabra

Como sacerdote, Zacarías estaba inmerso en la presencia de Dios todos los días, pero aún así dudó del mensajero de Dios.

El miedo te hace dudar de la Palabra de Dios en la Biblia , y por tanto, dudar de la sabiduría del mensaje de Dios. La duda te impide creer que Dios es quien dice ser y está definitivamente en control.

El hijo de Zacarías fue Juan el Bautista, quien preparó al pueblo para la venida del Mesías. Algunos de los seguidores de Juan se convirtieron en discípulos de Jesús. Fue un hermoso camino preparado por Dios el cual Zacarías, dudoso y sin fe, negó no dándose cuenta que se trataba de una promesa del Todopoderoso, esas no eran palabras de hombre.

El miedo te hace olvidar la verdad de Dios

El ángel dijo a las mujeres: —No tengan miedo; sé que ustedes buscan a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, tal como dijo. Vengan a ver el lugar donde lo pusieron” Mateo 28: 5-6.

En el tiempo previo a su muerte, Jesús les dijo a sus seguidores varias veces que se levantaría al tercer día. El miedo de los discípulos hizo que permanecieran ocultos en lugar de caminar hacia la tumba con las mujeres. Jesús los había preparado a todos para ese momento, pero su miedo les hizo olvidar sus palabras.

La palabra Dios la puedes  olvidar cuando permites que tu miedo enturbie Sus Palabras. Los desafíos de la vida pueden crear miedo y hacer que no recuerdes la verdad que Él ha dicho en tu vida. Los momentos en que Dios dijo “sí” te hacen preguntarte si realmente lo escuchaste correctamente cuando una situación se vuelve difícil y el miedo se apodera de ti. El don de la paz de Dios se pone a prueba cuando las circunstancias te llenan de miedo. SIGUE LEYENDO DEBAJO DE ESTA IMAGEN

debemos leer la biblia

A lo largo de su vida, seguirás experimentando miedo pero a pesar de que el miedo siempre estará presente, no puedes permitir que te domine, en Cristo no somos cobardes ni tímidos porque Él nos sostiene, no nos da temor caer porque el venció y nos ha dado una vida llena de bendiciones y paz, no llena de temores y dudas.

A través de la Palabra de Dios y la oración, puedes volver tus ojos hacia Él. Si te enfocas en el miedo y no en Dios, el miedo puede impedirte recordar las promesas de Dios, confía en que Él cumplirá las promesas que tiene para ti. 

El miedo puede hacerte cuestionar u olvidar las palabras de Dios y su fidelidad en tu pasado. Recuerda la forma en que Él se ha preocupado por ti siempre y concéntrate en la verdad de Su Palabra.

La fe vence al miedo

Una vida sin miedos no depende de quienes somos. Podríamos no ser los más valientes o los más seguros y aún así vivir tranquilos.

Nuestra salvación es dada por gracia no por obras y eso implica todo cuanto recibimos en Jesús, Él es nuestro sustento y nuestra roca firme. 

No tenemos porqué temer a lo desconocido porque nuestro Dios todo lo conoce. No tenemos porqué temer a los que lastiman el cuerpo porque en las manos de nuestro Dios están sus almas.

No tenemos porque preocuparnos ni tener miedo de las carencias porque todo cuanto existe le pertenece a nuestro Padre […] si tenemos fe en que Dios es quien tiene el poder y el control ¿a qué temeremos?

“Vivimos por fe, no por vista” 2 Corintios 5:7.