Diferencia entre oír y escuchar la Palabra de Dios

oír y escucharA continuación, veremos cuál es la diferencia bíblica entre oír y escuchar la Palabra de Dios.

Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo. Romanos 10:17

Oír la Palabra de Dios es lo que hacemos cuando estamos sentados en un banco de la iglesia cuando alguien predica. Escuchar implica a nuestros oídos y a nuestro corazón, pero no es lo mismo oír y escuchar. La Biblia habla muchas veces de oír, también menciona la palabra escuchar, no obstante, ¿lo hace con un sentido diferente?

Por lo tanto, ¿debemos escuchar pasivamente y no oír nada de lo que dice el orador? No. Significa que debemos estar activamente comprometidos con lo que Dios nos ha hablado a través de Su Palabra.

Es decir, si solo somos oyentes pasivos, Dios no tendrá mucha oportunidad de hablar la verdad en nuestras vidas o de convencernos cuando algo sea falso. Si solo somos oyentes activos, entonces a veces la Palabra de Dios puede ser tan insignificante que ni siquiera queda registrada en nosotros como algo especial.

En otras palabras, cuando estés escuchando activamente, no interrumpas a tu interlocutor, deja que sea él quien guíe la conversación y te muestre su punto. Evita estar sugiriendo y haciendo preguntas que solo hará que se pierda el hilo del tema central, derivando en otros temas, quizás menos importantes. Esto es, nada de decirle «eso me recuerda tal cosa o quizás debes tener presente también esto…». Espera a que el predicador terminé de exponer su punto y luego comenta.

Beneficios de escuchar y leer la Palabra de Dios

Algunas personas pueden pensar que aprendemos más escuchando a alguien predicar que leyendo la Biblia. Pero esto no es cierto. ¿Por qué? Leemos la Biblia para entender el sentido de nuestra vida, y escuchar a alguien predicar nos ayuda a comprender mejor lo que significa cada pasaje en particular.

Escuchar la Palabra de Dios nos hará más sabios

No sólo seremos más sabios cuando escuchemos la Biblia, sino que también seremos más empáticos con otras personas. En otras palabras, cuando leemos la Biblia, a menudo nos situamos en la historia en primer plano. Olvidamos que los acontecimientos que se describen no solo nos ocurren a nosotros, sino también a otras personas. A veces, nos centramos tanto en nuestra propia vida que olvidamos que otras personas tienen sus propios viajes que completar.

Sin embargo, podemos comprender mejor a estas personas si escuchamos a alguien predicar y dejamos que sus palabras nos hagan ver cosas que nos harán ser más comprensivos con los demás.

Escuchar la Palabra de Dios aumentará nuestra fe

La fe se pone a prueba constantemente, y cuando se lee la Biblia, es el contexto en el que se establece y desarrolla la fe. Mientras leemos la Biblia, nos enfrentamos a lo que hemos leído, pero si no nos comprometemos activamente con lo que estamos leyendo, entonces no tendremos mucho crecimiento, ya que estaríamos leyendo por leer.

Si, al leer la Biblia, no tenemos ejemplos del mundo real que traer a Dios, entonces es muy probable que tengamos poca fe. Además, si lo que leemos no desafía nuestra fe, entonces nuestra fe no aumentará. Es como si, cuando escuchamos a otros, confirmamos lo que hemos leído. Nos damos cuenta de que Su Palabra es verdad.

Escuchar la Palabra de Dios nos ayudará a crecer en la fe porque estaremos comprometidos activamente con lo que estamos leyendo. También podemos cotejar lo que hemos leído con el aquí y el ahora, por lo que nuestra fe será desafiada y desarrollada. La fe es un músculo que puede fortalecerse mediante el compromiso activo. Y la mejor manera de aumentar nuestra fe es escuchando y leyendo la Biblia.

Oír y escuchar la Palabra de Dios nos equipará para luchar en la vida.

La Biblia es el libro más poderoso jamás escrito, y es literalmente la receta de Dios sobre cómo vivir con éxito. Pero puedes creer que casi nadie la lee, ni siquiera la escucha, durante toda su vida.

Tenemos que empezar a leer y escuchar activamente la Biblia. Si no leemos y escuchamos la Biblia, no sabremos qué habilidades y actitudes debemos desarrollar en nuestra vida. Si no empezamos a escuchar activamente la Biblia ahora, entonces nunca podremos aplicar lo que leemos a nuestra vida.

Necesitamos involucrarnos activamente en las enseñanzas de la Biblia y aprender a aplicarlas a nuestra vida porque esta nos inspira, nos da apoyo, nos da esperanzas.

Oír y escuchar son opuestos que se refuerzan mutuamente.

Oír y escuchar son opuestos que se refuerzan mutuamente. Cuando oímos la palabra de Dios, también estamos escuchando activamente lo que dice. No se trata simplemente de sentarse en un estado de embeleso. Nuestra mente está activamente comprometida con la Palabra de Dios.

Por otro lado, pensamos en lo que leemos, reflexionamos sobre lo que oímos y tomamos notas en nuestro corazón sobre lo que leemos y escuchamos. Cuando solo oímos y no escuchamos activamente, entonces nuestra mente solo está ocupada con eso en cuestión, pero cuando también escuchamos activamente, entonces nuestra mente también está pensando en lo que estamos escuchando.

Debemos escuchar activamente la Palabra de Dios si queremos que tenga un impacto en nuestras vidas. Si solo escuchamos la Biblia de forma pasiva, su mensaje tendrá poco efecto en nuestras vidas.

Conclusión

La mejor manera de saber si una idea es verdadera es examinar a fondo su fuente. La Biblia es la fuente, y Dios mismo es quien examina las palabras y acciones que salen de ella.

Por otro lado, existen otras fuentes de apoyo, libros que han sido escritos por estudiosos basados en las Escrituras, pero entonces muchas veces no sabemos si tenemos la verdad, pero si lo que leemos en la Biblia, ya tendremos una idea clara de lo que dice el autor. Es decir, tendremos la capacidad de discernir.

También debemos recordar que no solo leemos la Biblia para obtener información, sino que también la leemos para recibir instrucción y orientación. Por lo tanto, tenemos que participar activamente en lo que estamos leyendo en ella.

Artículo relacionado: ¿Por qué la fe viene por el oír?