7 Formas En Que Las Redes Sociales Pueden Dañar Tu Fe

las redes sociales pueden dañar tu fe

Riesgos de las redes sociales

Si no eres activo en las redes sociales, puede que estés viviendo bajo una roca. En la era digital es casi imposible evitar la influencia de las redes sociales. Tanto si tienes una cuenta como si no, todo el mundo está conectado a través de redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram.

Con tantas ventajas que ofrece el uso de estas plataformas -desde conectar con viejos amigos y hacer otros nuevos hasta mantenerse informado y al tanto de las últimas tendencias- no es de extrañar que la gente acuda en masa a ellas. Sin embargo, esto también conlleva riesgos. En particular para los cristianos que son activos en las redes sociales y podrían estar exponiéndose innecesariamente a esos peligros.

He aquí 7 riesgos del uso de las redes sociales para los cristianos

Es más probable que te expongas al acoso en línea

Todas las redes sociales permiten a los usuarios crear un perfil y publicar contenidos. Sin embargo, también hay funciones que permiten a los usuarios ser más «directos» entre sí. Son los llamados «mensajes» en plataformas como Facebook y los mensajes «privados» en Twitter e Instagram. Aunque pueden ser útiles en algunas situaciones, también pueden dar lugar a contenidos más inapropiados y a conversaciones más directas.

El acoso en línea, aunque es más raro, se ha convertido en un problema grave en la era digital. Algunas de las formas en que puede ocurrir son a través de mensajes directos, comentarios en publicaciones, llamadas y mensajes de texto a alguien o incluso un correo electrónico.

Es más probable que te tienten por Internet.

Una de las quejas habituales sobre las redes sociales es la «tentación» que presentan. Es posible que te encuentres mirando contenidos inapropiados en línea o incluso que te sientas tentado a probar cosas que normalmente no harías o pensarías en la vida real.

Por ejemplo, hay personas que no se atreven a hacer cosas en el «mundo real», pero de repente vez una foto provocativa de esta persona en Facebook. Por eso se dice que las redes sociales te hacen caer en la tentación. No hagas en las redes sociales lo que no harías en la vida real.

Las redes sociales facilitan la difusión de malas ideas

Uno de los principales riesgos de las redes sociales es la forma en que facilitan la difusión de malas ideas. Aunque es probable que encuentres consejos e ideas útiles en las redes sociales, también puedes encontrarte expuesto a información incorrecta o peligrosa.

Puede hacer que te sientas desconectado de tu comunidad e iglesia.

Uno de los mayores retos de las redes sociales es la sensación de desconexión que puedes experimentar. Aunque es fácil mantenerse en contacto con amigos y familiares a través de las redes sociales, puede ser difícil mantenerse al día con el mundo «real».

Es posible que te veas bombardeado por notificaciones y distraído por la última «tendencia» o moda. También es posible que te encuentres desconectado de tu comunidad e iglesia por falta de tiempo.

Tu fe puede estar siendo erosionada por los chismes virtuales.

Las redes sociales suelen contener grupos llamados «círculos sociales» en los que los miembros intercambian «me gusta» y «compartidos» sobre otras personas. Estas publicaciones suelen estar llenas de cotilleos sobre famosos, cónyuges de famosos, amigos o familiares. Es posible que tu fe se vea mermada por los chismes virtuales.

Otro caso que se podría dar es que quizás puedas estar siguiendo a las personas que no debas. Incluso, podrías compartir fotos o memes graciosos que parecerían ser inocentes, pero que pueden ofender a otros hermanos en tu iglesia.

Una publicación o una foto que al principio parece inofensiva puede tomarse como un insulto. Es posible que empiece a creer historias o rumores que antes se consideraban ridículos. Recuerda que, no porque muchos opinen que algo sea cierto, esta sea la verdad.

Las redes sociales también pueden ser adictivas.

Ese es un detallito negativo: las redes sociales también pueden ser adictivas. Muchas personas afirman que pasan más tiempo en las redes sociales de lo que esperaban.

Las redes sociales pueden dificultar que te tomes tiempo para orar.

Las redes sociales a menudo dificultan el dedicar tiempo a la oración porque uno está demasiado ocupado tratando de mantenerse al día con las nuevas publicaciones. Las redes sociales también te distraen de otras tareas importantes, como leer o asistir a los estudios de la Iglesia o asistir a las reuniones del barrio o comunidad.

Conclusión

Las redes sociales pueden ser una herramienta increíble para conectar con la gente, compartir contenidos y hacer crecer tu presencia online. Sin embargo, también presentan riesgos a los que los cristianos pueden estar expuestos si no son conscientes de ellos. Si eres consciente de estos riesgos y construyes hábitos online saludables, puedes evitar estos peligros y utilizar las redes sociales para su propósito. De este modo, podrás mantenerte conectado con tu comunidad y compartir tu fe con los demás.