¿Por qué la fe viene por el oír?

la fe viene por el oírLa fe viene por el oír, pero esta es más que una creencia intelectual. Es una relación que requiere tiempo, esfuerzo y práctica para ser cultivada. ¿Cómo hacemos crecer nuestra fe? Romanos 10:17 dice que la fe viene por el oír la palabra de Dios.

Si está buscando maneras de fortalecer su fe personal, siga leyendo para descubrir cómo la Biblia puede ayudarle a encontrar su fe de nuevo a través de escuchar y creer la palabra de Dios.

¿Qué quiere decir la Biblia cuando afirma que la fe viene por el oír?

Cuando la fe viene por el oír, significa que creer en la palabra de Dios empieza por escucharla. Escuchar la palabra de Dios es más que leer Su Palabra. Es recibirla en tu corazón. Y usted hace esto escuchando realmente lo que Dios tiene que decirle a través de la Biblia.

La fe viene por el oír porque la fe es una relación con Dios. Cuanto más tiempo pasas con Dios, más crece tu fe. La fe viene por el oído porque el oído es la forma más natural que tenemos los humanos de recibir información. Todos los días oímos sonidos, voces, música e instrucciones de nuestro entorno.

Así es, recibimos instrucciones de nuestro médico en el hospital. Recibimos instrucciones de nuestro jefe en el trabajo. Recibimos instrucciones de nuestros padres en casa y luego nuestros hijos reciben instrucciones también de nuestra parte.

Pero aquí pasa algo interesante, cuando recibimos instrucciones, podemos elegir seguirlas o ignorarlas. Si elegimos ignorar las instrucciones, todavía podemos escucharlas, pero no plantarán las semillas de la fe en nuestro corazón. Pero si elegimos escuchar y seguir las instrucciones, estas plantarán las semillas de la fe en nuestros corazones y ayudarán a que nuestra fe se fortalezca.

Hace un tiempo escuché una historia de una señora que, mientras iba en un autobús, iba regando por la ventana semillas de unas hermosas flores.

No soy bueno contando historias, de hecho, casi no recuerdo los detalles de esta historia. Pero lo que sí recuerdo es la moraleja.

El caso es que el conductor del autobús le dijo que estaba perdiendo su tiempo, pues muchas de las semillas habían caído en terreno infértil o pedregoso. Ella le contestó que aunque no todas las semillas caían en buen terreno, ella lo intentaría, porque el resultado sería mucho mejor que no hacer nada.

Al llegar la primavera, la sorpresa del conductor era abrumadora. El campo por donde circulaban cada día estaba lleno de flores y, aunque en algunas áreas no pudieron crecer flores, el campo lucía precioso, pues crecieron más flores de lo que la dulce ancianita podría imaginar.

En fin, algo similar pasa con la fe, plantamos la semilla, solo Dios sabe si llegará a germinar.

Por eso la fe viene por el oído, puedes elegir, escuchar y recibir la palabra de Dios, o puedes elegir ignorarla.

¿Cómo puede crecer tu fe al escuchar la Palabra de Dios?

Hay varias maneras de cultivar una relación más profunda con Dios a través de escuchar Su Palabra. Puedes hacerlo leyendo la Biblia, escuchando la Biblia y meditando en la palabra de Dios o escuchándola de las personas que no se cansan de hablar del evangelio. Veamos cada una de ellas.

Aunque la fe viene por el oír, lea la Biblia regularmente.

La lectura de la Biblia es la mejor manera de empezar a hacer crecer su fe. Hay muchas versiones diferentes de la Biblia. Elija una que le resulte atractiva y comience a leerla. La versión Reina Valera es un clásico atemporal que ha resistido la prueba del tiempo y es una excelente opción. Pero, si eres nuevo en la fe, busca una versión que incluya una traducción moderna. Esto le ayudará a entender el significado de las palabras.

Puede leer la Biblia en cualquier momento del día o de la noche, y no es necesario que lo haga durante un tiempo determinado cada día. Simplemente, léela con regularidad y en un lugar donde te sientas cómodo.

Escuchar la Biblia. También puedes escuchar la Biblia en audio. Muchas iglesias tienen Biblias de audio disponibles y muchas aplicaciones de la Biblia tienen la función de audio de la Biblia. También puedes escuchar la lectura de la Biblia en YouTube. De hecho, un gran número de Biblias se pueden leer en YouTube.

También puedes escuchar la lectura de la Biblia en tu teléfono a través de aplicaciones. Visita una de las aplicaciones de la Biblia o los canales de YouTube, o también puedes visitar sitios web como biblegateway.com o www.netpho.net/bible.

Meditación diaria en la palabra de Dios.

Entenderás más la palabra de Dios si la lees y la escuchas con regularidad. La meditación diaria en la palabra de Dios significa dedicar unos minutos cada día a pensar y considerar la palabra de Dios y lo que significa en tu vida. Puedes hacerlo mientras cocinas o conduces, o puede ser una parte regular de tu tiempo de oración. Incluso puedes escribir tus pensamientos si te ayuda a recordarlos.

La fe viene por el oír la Palabra de Dios por medio de nuestros hermanos en Cristo

El hecho de conversar y compartir testimonios entre las personas relacionadas en un mismo sentir, aumenta y fortalece nuestra fe.

Versos de la Biblia para construir tu fe escuchando y creyendo la palabra de Dios

  • Amós 3:7: La palabra de Dios es la verdad, y contiene el secreto de tu fe.
  • Juan 16:13: Tu fe crecerá a medida que permanezcas en Su Palabra.
  • Habacuc 2:19: Cuando leas la palabra de Dios, verás que no hay otro dios como él. Si crees, tu fe crecerá.
  • Proverbios 3:5,6: Confía en el Señor con todo tu corazón y no te apoyes en tu propio entendimiento.
  • Colosenses 3:16: Que la palabra de Cristo habite abundantemente en vosotros.
  • Marcos 10:27: ¿Qué razón tienes para dudar de la palabra de Dios?
  • Romanos 10:17: La fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios.
  • Hechos 1:8: Puedes fortalecer tu fe si haces de la palabra de Dios tu prioridad.
  • 1 Timoteo 4:16: Alimenta tu fe meditando en la palabra de Dios diariamente. No solo te salvarás a ti mismo, sino a todos los que te escuchen y crean.
  • Hebreos 4:12: Su Palabra está viva y es eficaz. Aunque nadie ha visto jamás a Dios. Sin embargo, al mirar profundamente la palabra de Dios, podemos entender su naturaleza y carácter.
  • Salmo 1:2: Deja que la palabra de Dios sea tu guía, sea tu deleite. Deja que dirija tus pasos cada día.
  • Isaías 28:16: Puedes construir tu fe a través de la meditación diaria de la palabra de Dios.

Cultivar una relación con Dios a través de la oración diaria

La oración es una relación diaria que puedes cultivar con Dios. La oración te conecta con Dios y te ayuda a comprender mejor su voluntad. Abre la puerta para recibir las bendiciones de Dios. La oración no es algo que se le hace a Dios. Es algo que se hace con Dios.

La clave para una oración efectiva es elegir un estilo de oración que funcione para ti y que puedas hacer regularmente. La oración diaria es una gran manera de fortalecer tu relación con Dios. Puedes orar para que Él te guíe y te dirija en tu vida. Puedes interceder por los demás o por cualquier necesidad que tengas.

También puedes orar para que Dios bendiga tu vida y para que sus palabras cobren vida en tu vida. Usa uno de los versículos bíblicos anteriores para ayudarte a comenzar tu oración diaria.

Leer la Biblia diariamente

Leer la Biblia con regularidad es una gran manera de fortalecer tu fe. Puede empezar leyendo un capítulo de la Biblia cada día. Esta es un buen material de lectura para la mayoría de las personas. Puede que descubra que le gusta leer más de un capítulo al día.

Participa en la comunión cristiana y en el culto con regularidad.

El compañerismo cristiano es una gran manera de fortalecer su fe. El compañerismo es pasar tiempo con otros cristianos y fortalecer su fe juntos. Puedes leer más sobre la comunión cristiana en la Biblia. Los primeros cristianos se reunían y fortalecían su fe juntos. Usted puede hacer lo mismo. Puedes unirte a un grupo de confraternidad cristiana en tu zona o visitar una iglesia que comparta las enseñanzas de Jesús.

En esta web, DiosEsBueno.Org, ofrecemos oración, devoción y adoraciones diarias para ayudarte a fortalecer tu fe. Puedes utilizar nuestros recursos en línea.

Conclusión

Sin duda, la fe viene por el oír. Cuanto más tiempo pases con Dios, más crecerá tu fe. Por eso es tan importante dedicarse a la lectura diaria de la Biblia, a la oración y a la comunión cristiana.

La fe viene por el oír, pues recuerda que aquella generación lo repugnó, aunque ya habían visto sus obras.

Por cuarenta años me repugnó aquella generación, y dije: Es un pueblo que se desvía en su corazón y no conocen mis caminos (Salmos 95:10).

Recuerda que, la fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios. Pase tiempo cada día con Dios y Su palabra, y tu fe crecerá.