Dios Es Bueno y responde a esa oración por tu salud

Oracion por salud, oracion por sanidad

Oración del enfermo

Pongamos nuestra preocupación, nuestra angustia en manos de nuestro Señor. Siéntate, ahí mismo, frente a tu ordenador, relájate y lee con fe la siguiente oración por sanidad, salud, liberación de tu enfermedad.

Antes de comenzar, compartiré contigo unas sabias palabras que quedaron en mí grabadas hace algunos años. Un fiel seguidor de Cristo me dijo una vez, algo así: «Si tienes un problema, ora y bendice a todo aquel que tenga un problema similar o más grave que el tuyo».

Hay poder en la oración. Aunque no lo creas, esto tiene un gran valor espiritual para todo aquel que desea alcanzar Su misericordia. Dios ama a aquellos con corazón misericordioso, pues en resumen, nuestra meta es llegar a parecernos a Él algún día.

 

Oración

Padre de amor e infinita bondad, vengo a ti buscando paz y fortaleza. Padre eterno, fiel y verdadero, me presento anti ti enfermo, cansado, agobiado.

Dios, desde lo más profundo de mi corazón, grito y te pido auxilio. «Clama a mí, y yo te responderé», dice tu Palabra; por lo que con desesperación elevo esta plegaria por una respuesta. Tú eres el Dios de lo imposible. Eres el Dios de los milagros: una sola palabra tuya bastará para sanar. Solo una palabra tuya me abrirá camino en medio de este mar en tempestad.

Padre, tú levantas al pobre y al necesitado en medio de su angustia. Te pido que tu maravillosa luz llene mi vida y penetre hasta mis huesos. Señor, tú que libertas y das sanidad. Tú que quebrantas a nuestros enemigos y nos sacas de toda confusión: abre mis ojos espirituales para que pueda ver yo mis errores, para que pueda ver yo las veces en las que he ofendido a mis padres, a mis seres queridos y amigos. ¡Quita, oh Dios, toda división familiar!

Señor, en esta hora te pido que sanes a mis hermanos y hermanas que están pasando una situación similar o peor que la mía. Sé tú, mi Dios, llenándolos de fortaleza, sanando su dolor.

Dios mío, te pido por los niños que sufren en los hospitales. Sana la depresión y toda aflicción en aquellos que atentan contra sus vidas. Hoy te pido que escuches mi clamor y pases tu mano sanadora sobre (nombre de la persona aquí) y lo liberes de su sufrimiento. Te pido que le des fuerza, paz y alegría. Otórgale, Gran YO SOY, la sanidad completa de su cuerpo, mente y espíritu.

Pongo hoy todas estas peticiones ante ti, mi padre celestial, en el dulce nombre de tu Hijo, Jesús.

AMÉN.