4 Personajes de la Biblia que fracasaron, pero después hicieron grandes cosas

 

La vida no es color de rosa. Haciendo alusión de que no todo es perfecto. Muchas veces, o la gran mayoría de las veces, las cosas suelen salir mal. Entonces, ¿qué debemos hacer?

Nuestra actitud ante la vida es importante. El fracaso es un paso hacia el éxito. No solo nosotros fracasamos, también algunos personajes bíblicos fracasaron, pero luego ellos lograron hacer grandes cosas. Hoy en día son ejemplos de fe y pruebas de que debemos ser consistentes y permitir que el plan de Dios se haga conforme a su voluntad.

Moisés

Cuando pensamos en Moisés, viene a nuestra mente la imagen gloriosa de Israel atravesando el Mar Rojo… O nos llega otra imagen famosa de este gran señor con los diez mandamientos en las manos… Pero antes de convertirse en el hombre que, con la ayuda de Dios, realizó tal hazaña, recordemos que Moisés era tartamudo y un hombre muy inseguro de sí mismo.

Entonces Moisés dijo al Señor: «Por favor, Señor, nunca he sido hombre elocuente. Ni ayer ni en tiempos pasados, ni aun después de que has hablado a Tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua».

Éxodo 4:10

Parece increíble cómo un hombre con tan baja autoestima, quien se comparaba constantemente con los demás, que dudaba de tener las habilidades necesarias y que tenía miedo a decir lo que pensaba o sentía, realizó hazañas increíbles y se convirtió en uno de los líderes más grandes de la Biblia.

Moisés fue un instrumento que Dios usó conforme a su voluntad para liberar a su pueblo de la esclavitud. No importó que fuera un hombre con muchos defectos, Dios pone donde no hay. Hizo lo que tenía que hacer por amor a Su Nombre.

Gedeón

Gedeón es otro ejemplo de cómo Dios nos usa y pone en nosotros aquello que nos hace falta para realizar tareas complicadas o demasiado demandantes.

Por su parte, Gedeón era miedoso y muy pobre. Evitaba siempre el peligro tratándose de esconder de los madianitas.

Supongo que todo aquel que lo conocía, jamás llegó a pensar que Gedeón sería capaz de liberar al pueblo de Dios de los amenazantes madianitas. Creo que Gedeón era la última persona en quien creerían como su libertador. Es más, a él mismo jamás se le había ocurrido verse como un líder capaz de salvar al pueblo de Dios de esa opresión. Sin embargo…

Llamamiento de Gedeón

11 Entonces vino el ángel del Señor y se sentó debajo de la encina que estaba en Ofra, la cual pertenecía a Joás de Abiezer. Y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas. 12 Y el ángel del Señor se le apareció, y le dijo: «El Señor está contigo, valiente guerrero».

13 Entonces Gedeón le respondió: «Ah, señor mío, si el Señor está con nosotros, ¿por qué nos ha ocurrido todo esto? ¿Y dónde están todas Sus maravillas que nuestros padres nos han contado, diciendo: “¿No nos hizo el Señor subir de Egipto?”. Pero ahora el Señor nos ha abandonado, y nos ha entregado en mano de los madianitas». 14 Y el Señor lo miró, y le dijo: «Ve con esta tu fuerza, y libra a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te he enviado Yo?».

15 «Ah Señor», le respondió Gedeón, «¿cómo libraré a Israel? Mi familia es la más pobre en Manasés, y yo el menor de la casa de mi padre».

Jueces 6:11-15

Dios, a través de Gedeón, libró a su pueblo de los madianitas. Después de siete años de devastaciones, el Señor se glorificó en alguien que se podía considerar un fracaso, pero fue elegido y bendecido y, por Él, realizó una gran hazaña.

José

José es un caso muy interesante. Siendo un pastorcito, alguien pequeño e insignificante, soñaba con grandes cosas sobre sí mismo. Por supuesto que hablar siempre de las cosas maravillosas que les van a pasar a uno puede hacer que los demás te vean con malos ojos. Esto fue lo que le pasó a José con sus hermanos, quienes cansados de escuchar sobre sus sueños, decidieron deshacerse de él injustamente por envidia.

Así, José fue vendido como esclavo. Inicio de su aflicción. Pero luego, las cosas se pusieron mucho más feas cuando Potifar lo envió a la cárcel por algo que él no hizo (Ver Génesis 39:20).

Nuevamente, te quiero recordar que, quizás, puedas tener muchos defectos. Tal vez ya has fracasado, pero si Dios tiene planes contigo, nadie te los arrebatará. Lo digo porque a pesar de que los hermanos de José creyeron que se estaban deshaciendo de un problema, no tenían idea de que, simplemente, Dios tenía otros planes y se estaba haciendo su voluntad.

Dios bendijo a José: lo dotó de gran sabiduría, lo sacó de la cárcel y lo convirtió en el segundo al mando de toda la tierra de Egipto. José ni egipcio era…

39 Y Faraón dijo a José: «Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay nadie tan prudente ni tan sabio como tú. 40 Tú estarás sobre mi casa, y todo mi pueblo obedecerá tus órdenes[a]. Solamente en el trono yo seré mayor que tú». 41 Faraón dijo también a José: «Mira, te he puesto sobre toda la tierra de Egipto».

42 Y Faraón se quitó el anillo de sellar de su mano y lo puso en la mano de José. Lo vistió con vestiduras de lino fino y puso un collar de oro en su cuello.

Génesis 41:39-42

Pedro

Pedro no fue un hombre instruido, ya que no tenía muchos estudios ni preparación. A decir verdad, fue un discípulo con muchos defectos. En Hechos 4:13, se lee:

Amenazados y puestos en libertad

13 Al ver la confianza de Pedro y de Juan, y dándose cuenta de que eran hombres sin letras y sin preparación, se maravillaban, y reconocían que ellos habían estado con Jesús.

Como también sabemos, a través de la Biblia, Pedro tenía un temperamento colérico. Era muy impulsivo e impetuoso. También, al principio tenía sus ojos puestos en las cosas de los hombres y no en las de Dios. Esas características de su temperamento lo llevaron a cometer muchos errores. Por ejemplo, Jesús lo calló por algo que había dicho, diciéndole:»! Apártate de mí, Satanás!».

Asimismo, fue Pedro él que cayó al mar cuando Jesús le invitó a caminar sobre las aguas. También fue aquel quien negó tres veces a Jesús antes de que cantara el gallo, cuando este fue apresado.

No obstante, a pesar de todo, Pedro fue usado por Dios en gran manera. Fue bendecido, un hombre considerado como «chusma», en su primera predicación, se arrepintieron tres mil personas. En su segunda prédica, cinco mil. La gloria de Dios se manifestó en él de tal manera, que los enfermos y personas atormentadas por espíritus inmundos, colocaban sus camas en las calles de tal forma que al menos la sombra de Pedro, cuando este pasase, cayese sobre alguno de ellos para que pudieran sanar (Ver Hechos 5:15-16).

¡Cuán grande es el Señor!

 

¿Qué te parecen las historias de estos cuatro personajes de la Biblia que fracasaron, pero después hicieron grandes cosas? En la Palabra de Dios hay muchísimas historias similares, pero hoy te hemos traído solo estas cuatro.

La moraleja es que, una persona puede lograr grandes cosas sin importar sus defectos o los problemas que tenga en un inicio.  Dios te conoce y sabe el fin para el que fuiste creado. Solo confía, ten fe en que Dios te ayudará a lograr maravillas en tu vida para su gloria.