El viernes también es un día espiritual.

inicio del shabbatEstas palabras bíblicas son para este viernes: ¡Busquen al SEÑOR mientras puede ser hallado! ¡Llámenlo en tanto que está cercano!  Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos. Vuélvase al SEÑOR, quien tendrá de él misericordia; y a nuestro Dios, quien será amplio en perdonar.  “Porque mis pensamientos no son sus pensamientos ni sus caminos son mis caminos, dice el SEÑOR.  Isaías 55:6-8

El viernes es un día importante, hermoso y muy espiritual. No es un día cualquiera. ¿Te ha fijado que para la gran mayoría de la gente el viernes es un día un poco mas “relajado”?  Es decir, para muchos, que trabajan 5 días a la semana el viernes es su ultimo día de trabajo, para otros, es el penúltimo. Para la mayoría de los estudiantes también el viernes es el último día de la semana de clases y les espera un fin de semana para descansar y llenarse de energía.

Pero ¿porque decimos que el viernes es un día espiritual?

En muchos lugares del mundo, el viernes por la tarde minutos antes de que se meta el sol, millones de personas inician el ritual de recibir el sábado o “Sabbath”, día de descanso, pero además dedicado a la meditación de las escrituras y a la búsqueda de Dios.

A mi en lo personal me tocó vivir esta experiencia en el mismo Israel. Recuerdo que estábamos en un restaurant muy grande donde había mucha gente, y no está por demás decir que eran personas de diferentes tipos de creencia y fe. No solamente había judíos o israelitas en ese lugar.

Mas o menos a las 6 de la tarde, el embajador de Israel que presidia en mi mesa se puso de pie, junto con el una joven que empezó a entonar un canto en hebreo. Después se procedió a decir unas palabras, en hebreo y una oración. Asimismo, se dio la oportunidad a otros de los presentes de hacer una oración, (creo que por respeto a los que no eran judíos).

Lo que a mí me pareció más bello del momento fue que alrededor, todos los comensales se habían puesto de pie, y en cada mesa, había una persona oficiando cada uno su versión de la dedicación del sábado, como le llaman ellos.

Una persona de fe judía que estaba a un lado mío me comentó que no se había hecho realmente una ceremonia “oficial” con todos los ingredientes que la dedicación del sábado debería de llevar, lo cual incluye, velas, una copa de vino y un pan especial, pero que así se suele hacer cuando la hora de la llegada del Sabbath te toma en lugares fuera del hogar o de la sinagoga. En este caso, estábamos en una reunión de negocios en Israel, y no todos en la mesa eran judíos.

Fue un momento de mucha espiritualidad y respeto. Muy bello realmente, y puedo decir que la presencia de Dios se pudo sentir de manera hermosa. Para mi así fue.  Tal vez algún lector no este de acuerdo conmigo, pero, solo deseo compartirles el porque considero los viernes como un día especial.

Para muchos otros, el viernes es un día de preparación para asistir cada uno a sus iglesias en sábados y domingos. Es excitante volver a ver a tus hermanos y cantar y alabar a Dios con ellos.

Estoy escribiendo esto en tiempo de pandemia y hace ya varias semanas que aquí donde vivo no tenemos esa experiencia de adorar juntos, físicamente, en vivo, por causa del mandato de las autoridades. Casi puedo decir que estos meses de espera han sido como un largo viernes.

Tomemos este largo viernes para prepararnos para el encuentro con Dios, pero, para cerrar esta nota quiero aclarar que, aunque es bueno y honorable dedicarle a Dios un día, y de hecho, bajo la ley judía Dios estableció que se le dedicara el séptimo día, bajo la gracia de Jesús todos los días deben ser dedicados a Dios de corazón y no solo como cumplimiento de un mandato.

Todos los días deben ser viernes (esperar la presencia de Dios con expectación), sábado (dedicar todo nuestro tiempo y nuestro ser a Dios, adorándole a la vez que hacemos nuestros deberes con devoción, no para agradar al hombre sino a Dios) y domingo, buscando la armonía y la bendición de adorar a Dios junto a nuestra familia y hermanos buscando a la vez la oportunidad de ayudar y bendecir a quien más lo necesite.

Si no estás de acuerdo conmigo, está bien, no es obligatorio que estés de acuerdo. Vive tu fe y tus creencias con alegría, buscando el traer a otros a Jesús.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *