Oración de la mañana, ENTRANDO EN SU PRESENCIA

MIRAR VIDEO TAN BELLO, MAS ABAJO.

Amoroso Padre,

abro mis ojos y puedo percibir tu presencia,

el aroma de tu santidad,

es un día nuevo y lo sé,

no estaré viviendo en el ayer

porque hoy has creado este nuevo amanecer para que tu perdón y tu gracia

me encaminen a una vida nueva.

 

Gracias Dios mío

por cobijarme bajo tu cálido abrigo y por nunca abandonarme.

Amado Padre,

tú que eres Todopoderoso,

Rey soberano de los cielos y la tierra,

dueño único del día y de la noche,

Omnipotente y Omnipresente,

ante ti me inclino y elevo con humildad esta oración hoy,

para que me guíes, me protejas

y me encamines en este día por el sendero de la bendición.

 

Padre Soberano

dame la sabiduría necesaria para conservar mi trabajo

y así llevar prosperidad a mi hogar,

ilumina mi mente y ayúdame a tomar buenas decisiones conforme a  tu voluntad,

provéeme lo necesario para que todas mis necesidades y las de los míos sean suplidas, y siempre líbrame de todo mal.

 

No permitas Padre,

que preste atención alguna

a palabras dañinas o a personas malintencionadas que quieran hacerme daño, más bien Señor te pido por ellas,

que consigan la paz que necesitan

y que sean alejadas de mi si solo están buscando meterme en problemas,

hacerme tropezar, verme caer.

 

Lléname de tu paciencia Padre,

de tu alegría y sobre todo de tu amor Señor, para lidiar con las pruebas

que enfrentaré en las horas que se acercan.

 

Así mismo Padre,

te pido que protejas a mi familia de las asechanzas malignas,

cúbrenos con tu manto bendito de amor y sabiduría,

y nunca permitas Dios amoroso que el egoísmo o la envidia manche nuestros corazones.

Tu nos has mostrado que hay más gozo en dar que en recibir,

por eso Padre permítenos siempre la oportunidad

de poder servir a quién más necesitado está.

 

Gracias Padre por los nutritivos alimentos que disfruto en este día,

por el techo que me da sombra

y por la salud que me brindas, no nos desampares nunca Señor.

Gracias Dios, porque en ti me regocijo,

eres agua que calma mi sed,

eres luz que alumbra mi senda,

contigo Padre nada me falta,

contigo soy todo, sin ti soy nada.

Señor, te doy las gracias por siempre escuchar mis oraciones,

yo veo a diario cada una de tus respuestas,

te preocupas por mí y me cuidas siempre,

por eso Señor dame fuerzas

para  no defraudarte cuando requieras mi lealtad

y para que con alegría pueda yo servirte bajo cualquier circunstancia, en medio de cualquier situación.

Padre,

quita toda piedra de tropiezo en mi camino, ayúdame a difundir tu palabra y a tener compasión de aquellos que también necesitan de tu amor .

Todas mis peticiones las pongo en tus manos hoy,

Amén.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *