Gracias Señor por todo tu amor, por tanta bendición

Padre Celestial, exalto tu maravilloso nombre con todas mis fuerzas, tú representas la fuente de mi existencia, mi razón de vivir, mi salvador, mi amigo y quien sacia mi vida de bien y misericordia.

En este día te suplico desde lo más profundo de mi alma, rogándote porque llenes de tranquilidad, felicidad y misericordia esta jornada que está por empezar.

Amado Dios, en tus brazos he depositado todo lo que tengo y todo lo que soy, creo firmemente en tu hermosa palabra, creo en el cómo tu mi Dios haces las cosas, te reconozco como mi fiel creador del cielo y de la tierra, aquel que en todo momento y lugar me resguarda y protege.

Dios Altísimo, a través de esta oración quiero pedirte perdón por las veces en que te he fallado, por las veces en las que cedo a la tentación y el pecado me aleja de tu presencia, Perdóname Señor, purifícame, lávame y ayúdame para poder renacer y dejar atrás todo aquello que no te agrada.

Confío fielmente en ti Dios y en tu maravilloso poder.

Señor, deseo que puedas colmar esta jornada de paz, enséñame a andar en medio del gozo y la tranquilidad que solo tú sabes dar, permite que a los lugares que yo asista pueda testificar el maravilloso amor que tú has puesto en mí, aparta de mi vida todo pesimismo e incertidumbre, todo cansancio y toda carga que pretenda perturbarme.

Padre, Fiel Señor, resguardame desde este momento de todos aquellos que quieran causarme algún tipo de daño en mis labores, en mi hogar o donde quiera que esté.

Te pido que protejas a las personas que amo y que tu bendición descienda sobre esta nación que tanto necesita de tu amor. Te pido por la vida de las personas que gobiernan este país para que entiendan que tú eres el camino correcto.

Te agradezco por cada regalo que he recibido de ti, deseo alabarte siempre, en todo lugar, en todo momento mi Señor.

Yo sé que caminas conmigo en el día, te quedas junto a mí en la noche. Bendices mi alma al iniciar mi jornada, me recibes en tus brazos y das a mi corazón aliento cuando me dispongo a descansar.

Tú me amas, yo te amo, creo firmemente que en mi futuro me espera bendición y felicidad.

Amén.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *