Oración de la mañana

Oración de la mañana

Dios bendito, estoy tranquilo.

Mis oraciones estas respondiendo y puedo ver milagros y maravillas que transforman los entornos. Has abierto puertas, has cambiado corazones. Han desaparecido los obstáculos que golpeaban mis deseos de luchar por los sueños que plantaste en mí.

Qué privilegio nos has dado. Nosotros tan pequeños, tan imperfectos y a veces tan lejanos a ti, pero nuestra dureza no debilita tu persistencia en mostrarnos el verdadero amor sincero.

Por nuestras culpas pagaste en cruel castigo y tu sangre derramaste para que nuestro destino no sea la muerte, el eterno abismo, el dolor y el llanto.

En tu resurrección nos diste aún más, nos has llenado de un poder inquebrantable, cimiento de la fe que permanece y perdura, fe que encuentra la victoria a pesar de los quebrantos, fe bendita, que no puede ser arrancada jamás de nuestros corazones.

Has escrito tus promesas en nuestro espíritu y en medio de las pruebas no olvidamos que en el momento que somos atacados por el enemigo tú nos has dado la gracia para responder a la batalla, para pelear en tus fuerzas, no en las nuestras y si por un instante somos derribados, con esa misma gracia pura que nos brindas, nos das el ánimo para de nuevo levantarnos.

Padre amado, hoy me postro ante ti, lleno de ilusión y fe para darte las GRACIAS; por el sol brillando en mi ventana que anuncia la llegada de un nuevo día, por el preciado don de la salud, por mi hogar y mi familia, por los alimentos que nunca faltan en mi mesa y por cada uno de los maravillosos regalos que gracias a ti disfruto Padre.

Dios amado,

Hoy pongo en tus manos mi trabajo, en tu sabiduría el camino que debo andar, y en tu amor mi vida y la de las personas que amo.

Nunca te apartes de nuestro lado Padre, y permítenos alcanzar todo aquello que nos propongamos. Señor confío en la palabra santa, te amo con todo el corazón y sé que para ti Padre no existe imposibles, eres Todopoderoso.

Señor ilumina mi camino, tómame de la mano y guíame por el sendero correcto, ayúdame a enfrentar cada una de las actividades del día de hoy, ayúdame a no perder la fe y la esperanza, y siempre hazme sentir tu presencia en mi vida Padre. Mientras estás a mi lado me siento fuerte, capaz y feliz. Líbranos de todo mal Padre y protégenos del enemigo.

Padre, te prometo que daré lo mejor de mí, trabajaré fuertemente por hacer tu voluntad, porque sé que eres tú quien lleva mi carga, y aunque enfrente dificultades Padre no temeré y no me rendiré porque sé que cuento con tu ayuda, y siempre obras tus milagros en aquel que cree.

Padre, tú conoces mejor que nadie, mis deseos, mis necesidades y mis alegrías, también las batallas por las que atravieso, por eso en esta oración que te elevo, es para pedirte que sigas guiando mis pasos y el de mis seres queridos, tenemos fe plena en ti Padre, y queremos que sigas bendiciéndonos como siempre lo has hecho Padre amoroso, Amén.

___________________________________

Por favor no te vayas sin antes leer otras oraciones y testimonios que hemos escrito para ti con mucho amor y deseos de que sean de edificación para ti y para los tuyos.  Gracias por estar con nosotros. Te amamos.