Oración de la mañana: Señor, usa mi vida

Usa mi vida, Señor, pues quiero servirte con todas mis fuerzas. Soy como barro en manos del alfarero, y aunque indigno soy, transfórmame, usa mi vida para bendecir a otros…

 

Haz esta oración al iniciar tu día:

“Buenos días, Señor, en

humildad y con confianza

vengo a pedirte que en

este bello día uses mi

vida para traer felicidad

a mi familia y a todo

aquel que encuentre en

mi camino.

Amado Dios, gracias…

AMÉN

Hermes Alberto Carvajal

Sembrar amror

Estar dispuestos a servir a Dios en todo momento es uno de los frutos de alguien que realmente a conocido y ha gustado del poder divino.

Los apóstoles y otros que murieron por Jesús, por ejemplo, no dieron su vida solo porque querían ser bien vistos o admirados por la gente. Ellos estuvieron dispuestos a predicar a pesar del tormento y del peligro de perder sus vidas porque habían visto la gloria de Dios. Nadie se los había contado.

En estos días es contada la gente que quiere servir a Dios, y servir a los demás, con todo el corazón y motivados por la única motivación posible, que el amor de Dios es real y la salvación de Jesús es real y necesaria para todos.

Servir tan solo para sentir que estamos haciendo algo útil, no es la motivación correcta. Si conoces a Dios, tu sabes de lo que te estoy hablando.