PERSEVERAR EN ORACIÓN

Man kneeling down in a field to pray

PERSEVERAR EN ORACIÓN

Orad sin cesar” (1 Tesalonicenses 5:17)

Es algo muy reconfortante y que nos causa muchísima alegría el que Dios conteste instantáneamente alguna de nuestras oraciones; yo lo sé porque me ha pasado así en muchas ocasiones, en dichos momentos mi corazón se llenó de una tremenda alegría pues lo consideraba como una prueba de que mi Dios es real y me ayuda en lo que necesito; pero no es igual cuando uno ora y no pasa nada, continua orando un día mas y aun no pasa nada, extiende su oración por una semana y tampoco pasa nada; hasta que llega el momento en que empieza a sentirse frustrado y ya no quiere orar más.

Sin embargo biblia nos manda a orar de manera constante por las cosas que deseamos, pues algunas cosas que queremos Dios nos la dará pero en el momento que realmente las necesitemos.

orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Efesios 6:18)
¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás?” (Habacuc 1:2)

Este pasaje nos expresa la situación de desesperación en la que se encontraba el profeta Habacuc quien estaba orando por su nación la cual estaba envuelta en muchos problemas políticos y de violencia que su nación estaba atravesando en aquellos años (del mismo modo como sucede con nuestros países en estos tiempos, pues estos están llenos de violencia, corrupción, robos, asesinatos, etc.).

Algo que tenemos que saber los cristianos es que “el hecho de que Dios no conteste alguna de nuestras oraciones no es un motivo para dejar de orar; sino es un incentivo para orar más y con una mayor convicción de que Dios hará”.

Mirad entre las naciones, y ved, y asombraos; porque haré una obra en vuestros días, que aun cuando se os contare, no la creeréis” (Habacuc 1:5)

Cuando el profeta Habacuc ya se encontraba un poco desesperado a causa de que Dios no respondía su oración; fue cuando Dios le dio una palabra profética, la cual le dio ánimo para seguir orando y clamando.
Así mismo, Dios no permitirá que te desanimes y dejes de orar, sino que te traerá una palabra que incremente tu fe y tu esperanza de que Dios obrara a tu favor. Por esta razón es muy necesario leer la palabra conjuntamente con la oración pues a través de la palabra Dios te intentara hacer comprender que si te esta oyendo.
La respuesta de tu oración puede que tarde pero en su determinado momento llegara, pues Dios no es hombre para que mienta y si nos ha prometido algo tenemos que confiar en que si lo cumplirá, pues si una persona se rinde por no haber encontrado la respuesta de parte de Dios que estaba buscando; pues simplemente se perderá de la gran bendición que Dios le estaba preparando.

Por todas estas cosas te animo a continuar orando y clamando pues ciertamente tu bendición está a punto de llegar.

 Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella.

Aunque la visión tardará aún por un tiempo, más se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará” (Habacuc 2:2-3) 

Ten en cuenta siempre que aunque la respuesta de Dios a nosotros nos parezca que está tardando; mas no es así; pues nuestro Dios es un Dios perfecto y sabe el momento más adecuado y más preciso para responderte.

Nunca olvides que los planes de Dios son mucho mejores que los tuyos y que su voluntad siempre es de bien para nosotros; siendo justamente esta una de las razones por las que muchas veces no responde nuestras oraciones en el momento que las hacemos.

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2)

Y aunque esto pueda sonar un poco difícil de creer es muy cierto; pues hay cosas que Dios no puede darnos en cierto momento por que posiblemente no estamos listos todavía para recibirlo.

Por ejemplo: Cuando un niño quiere comprarse una bicicleta y se la pide a su padre, su padre no se la comprara tan prontamente, sino que primero se asegurara de que el niño ya esté listo para usar esta bicicleta y cuando ya esté listo se la comprara; de manera que así pueda prevenirlo de tener alguna clase de accidente relacionado al uso de dicha bicicleta. Así mismo Dios, por más que queramos algo, no los dará hasta que nos encontremos preparados para recibirlo.

Y por último quiero decirte que la actitud que tomes, ya sea de continuar orando por algo o simplemente rendirte y molestarte con Dios porque no te respondió, te dará a conocer si estás viviendo con un corazón agradable delante de Dios o no.

Ya que aquel cuya alma no esté bien delante del Señor se enorgullecerá y dirá algo así: “Como es que Dios no me ha respondido, a pesar de que gaste mi tiempo orando” o “por las puras oro si Dios ni quiere escucharme” o sino “Orar es perder el tiempo porque Dios no sabe lo que necesitamos”, etc.

Pero solo los Justos, los que tiene un corazón agradable delante de Dios continuaran creyendo en que Dios obrara y por ende seguirán orando y clamando esperando a que Dios les responda pues solo los que tienen un corazón agradable delante de Dios viven por fe.

Por tanto si tú te consideras un  buen cristiano que cree y confía plenamente en el Señor; pues demuéstralo orando y clamando de manera constante.
He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá” (Habacuc 2:4)

 

Espero que este post haya sido de bendición para tu vida, hasta pronto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.