Pide sabiduría a Dios

Cuando era joven, posiblemente inseguro al asumir el papel del rey de Israel a la sombra de su padre David, el rey Salomón buscaba la sabiduría de Dios.

Era humilde y dependía de Dios, tanto es así que, cuando Dios se le apareció a Salomón en un sueño y le preguntó a qué deseaba que Él le diera, Salomón no se detuvo a considerar las riquezas, la fama o incluso el éxito como Rey. Salomón inmediatamente pidió un corazón capaz de distinguir entre el bien y el mal para gobernar con justicia al pueblo de Dios.

La respuesta de Salomón, quien optó por la sabiduría, agradó tanto a Dios que Dios le dio no solo sabiduría, sino también riquezas y la fama que cualquier persona en la tierra jamás haya conocido (1 Reyes 3: 5-15).

¿Has pensado en lo que más quieres en tu vida? ¿Quizás éxito en los negocios, buena reputación, hijos amorosos y respetuosos y que amen a Dios?

Cuando Dios ve que el deseo de tu corazón es el mismo que el deseo de su vida, se complacerá en concedertelo.

 Salmo 37: 4

“Deléitate asimismo en Dios, Y él te concederá las peticiones de tu corazón».

Ríndete, como María de Nazaret

El ángel Gabriel llamó a María de Nazaret “favorecida” cuando anunció que daría a luz al Mesías tan esperado. Pero su noticia también significó un escándalo público y la posibilidad de que María fuera una marginada en su comunidad (porque aún era virgen).

Sin embargo, a pesar de esas legítimas preocupaciones, no mostró ninguna reserva, sólo una respuesta humilde y rendida: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lucas 1:38, LBLA).

En otras palabras, «Soy tuya, Señor, para lo que tengas en mente, estoy a tus pies”.

Todos debemos rendirnos ante la voluntad de Dios y desarrollar un corazón obediente como el de María para poder ser siempre favorecidos por Dios.

Vuélvete como Jesús, el Hijo amado de Dios

Dios claramente mostró favor a su amado Hijo Jesús. Dios nos da vida eterna cuando abrazamos a Su Hijo (1 Juan 5: 11-12). Él promete darnos todo lo que le pidamos en nombre de Su Hijo (Juan 16:23). Él busca moldearnos a la imagen de Su Hijo (Romanos 8: 28-29).

Si deseas tener el favor de Dios, debes estar completamente comprometido con Su amado Hijo, Jesucristo. Adóralo y reveréncialo, identifícate con Su dolor, obtén un corazón como el de Él y muestra Sus características en tu vida.

Jesús oró para que tuviéramos la clase de unidad con nuestro Padre Celestial como el que Él tenía con Su propio Padre (Juan 17: 20-21). Eso significa que así como Jesús compartió intimidad con Dios, tú y yo también podemos compartir esa intimidad con Dios, ya que lo amamos como lo hizo Jesús, con todo nuestro corazón, mente, alma y fuerzas.