¿Qué significa la luz en la Biblia?

la luz en la Biblia significadoCuando se trata de saber qué significa la luz en la Biblia, muchos suponen que se trata de una referencia a Jesús y su papel como luz del mundo. El Evangelio de Juan 1:4, en el Nuevo Testamento, deja clara esta asociación. «En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres».

En el siguiente versículo podemos leer: «Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la han vencido». Este pasaje es uno de los muchos versículos en los que se hace referencia a Jesús como luz. Pero, ¿qué otros significados tiene este término? En este artículo, echamos un vistazo a lo que significa la luz en la Biblia y a sus diversos usos a lo largo de las Escrituras.

¿Qué significa la luz en la Biblia?

Luz en la Biblia es como un faro que nos guía.

Lámpara es a mis pies tu palabra,

Y lumbrera a mi camino. Salmos 119:105

Ser luz en la Biblia significa que, esa luz de Cristo que llevas por dentro se va a manifestar en tu vida e iluminará toda oscuridad que te rodee. Podrás distinguir la realidad a tu derredor a la luz del Espíritu Santo y ayudarás a otros a ver en esa oscuridad como un faro que alumbra en la tiniebla.

Una vez que tienes a Jesús en tu corazón, eres luz para el mundo.

La luz como elemento físico

Aunque la luz es uno de los elementos más importantes del mundo, también es algo especialmente significativo en la Biblia. El primer uso del término luz ocurre en Génesis 1:3, donde Dios dice: «Sea la luz». Dios utiliza la creación de la luz para dividir el día de la noche. En este sentido, la luz es un elemento físico que separa la oscuridad de la claridad.

La luz como conocimiento

Otro uso valioso del término luz en la Biblia es como referencia al conocimiento y la comprensión. En el Salmo 27:1, el escritor se refiere a Dios como «El SEÑOR es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El SEÑOR es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendré temor?»

Aquí, la luz es una referencia al conocimiento, la comprensión y la sabiduría. En el Nuevo Testamento, este concepto también es significativo. En Juan 9, Jesús cura a un hombre ciego de nacimiento. Sus discípulos le preguntan si tuvo que ver su pecado o el pecado de sus padres con el hecho de que él esté ciego, y Jesús les responde:»que su ceguera no se debía al pecado de él o sus antepasados, tan solo era necesario que se manifestara el poder de Dios en Él. Versículo 4 de este capítulo, dice: «Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar. Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo».

Este pasaje es significativo porque se refiere a la luz como conocimiento. En el Nuevo Testamento, la luz es un tema importante que resulta especialmente evidente en el Evangelio de Juan, donde constituye una parte significativa de la narración.

La luz en la Biblia como el bien y el mal

Otro uso fundamental del término luz en la Biblia es como símbolo del bien y del mal. Esto es especialmente significativo en el Nuevo Testamento. En Juan 3:19-21, Jesús dice a sus seguidores que él es la fuente de la luz y que los que le siguen no caminarán en la oscuridad, sino que tendrán la luz de la vida.

» 19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. 21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios».

En cuanto al relato de la creación, la luz y las tinieblas se utilizan a menudo como símbolos del bien y del mal. Esto es especialmente importante en el Génesis 1, donde Dios crea y pone orden a este planeta. En este pasaje, la luz representa el bien y las tinieblas el mal. Estos conceptos también aparecen en el Nuevo Testamento.

En Juan 8:12, Jesús dice: «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida». Estas palabras son fundamentales porque indican que Jesús es la fuente de luz. En otras palabras, él es la fuente del bien y la justicia.

La luz como salvación

La salvación se representa a menudo mediante la luz. En Juan 12:46, un seguidor de Jesús dice: «Yo he venido a la luz, para que todo el que crea en mí esté también en la luz». Los seguidores de Jesús se refieren a menudo a la salvación como luz, y este es un símbolo significativo que se utiliza en todo el Nuevo Testamento. Este símbolo es especialmente frecuente en el Evangelio de Juan.

En Juan 8, Jesús le dice a una mujer que ha sido sorprendida cometiendo adulterio que nadie que haga lo que ella ha hecho puede permanecer en su luz. Este pasaje indica que la salvación está representada por la luz. Los que entran en la luz de Dios se salvan, y los que permanecen en su pecado no se salvan.

La luz en la Biblia: Jesús y su papel

Cuando se trata del papel de la luz en la Biblia, es importante recordar que se trata de un símbolo que se emplea para representar varias cosas diferentes en las Escrituras. De hecho, todas las cosas que hemos discutido hasta ahora se refieren a la luz en la Biblia. Estos conceptos están estrechamente relacionados y todos ellos son representados por Jesús en la Biblia.

En Juan 8:12, Jesús dice: «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida». Él es la fuente del bien y de la luz. Jesús es el camino que lleva a la salvación. Él es el bien que triunfa sobre el mal. La luz de la Biblia es Jesús, y él es la fuente de todo lo que es bueno y justo.

Resumen

La luz en la Biblia podemos definirla como la vida. «En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres» (Juan 1:4).
Solo tienes que creer que Jesús murió por ti en la cruz por tus transgresiones. Si lo crees, si tienes fe, tendrás vida eterna.

En definitiva, el tema de la luz es importante en la Biblia porque representa muchas cosas diferentes en las Escrituras. Representa el conocimiento, representa el bien y el mal, representa la salvación, y representa a Jesús como la fuente de todo lo que es bueno y justo en el mundo.