REFLEXIÓN: “EN EL CAMINO APRENDÍ”

Woman from behind with arms raised expressing success towards sky on a sunny summer day.

REFLEXIÓN: “EN EL CAMINO APRENDÍ”

En el camino suele haber días tan dulces y días tan tristes, pero en esto me pregunto, qué sería de mi si no conociera la tristeza, el dolor, no lo sé, simplemente he dado respuesta a esto con más preguntas.

Dentro del camino suelen tener la compañía o la presencia en algunos momentos, pero también puede reinar la soledad. Puedes observar las huellas que han quedado impregnadas dentro de tu camino y puedes darte cuenta de lo que en realidad necesita tu vida.

Dentro de este camino hay espinas que nunca salen de tu interior, hay estrellas que suelen señalar, pero quizás nunca llegues a palpar su calor. Hay momentos que rebasas tu felicidad y momentos en agonías en tu dolor, pero la vida es un subir y bajar de emociones, es una vida peligrosa pero a la vez suele ser hermosa.

El ser no es más grande por su tamaño si no por la fuerza que se encuentra en su interior: ¿Qué pasaría con las ilusiones y con los logros si entre ellos no existe un esfuerzo? ¿Qué pasaría con caer y no levantarse? No podríamos conocer el éxito, hay personas que luchan y consiguen llegar a la meta sin limitarse en ella, sino seguir más adelante.

En el camino en algunos momentos es necesario mirar hacia atrás, pero no es necesario retroceder, es necesario escuchar el silencio, tal vez del silencio escuches algo más profundo de lo que escucharás en la turbulencia, trata de observar a tu alrededor; cada uno tiene un universo diferente, tal vez inexplorado o sin descubrir, tal vez tu sólo estés soñando, y yo sólo sea parte de tu sueño.
Autor Desconocido.

REFLEXIÓN:
Dios nos permite experimentar muchas veces las situaciones difíciles para así poder disfrutar luego las cosas que él nos da; una persona no podrá ser agradecida con las cosas que Dios le da si nunca ha sabido lo que es “sentir la falta de algo”; por ejemplo:
Una persona que ha padecido de una difícil enfermedad, luego de ser sanada por Dios sabrá la inmensa bendición que es vivir una vida sana y por ello le agradecerá a Dios por cuidar su salud continuamente.
Una persona que no ha sabido lo que es “estar muy escaso económicamente”; no sabrá la inmensa dicha que es llevar una vida en la que Dios le bendice sobre-abundantemente; pues sólo las personas a quienes Dios les ha ayudado a llegar muy lejos quitándoles la pobreza, son aquellos que realmente viven agradecidos con Dios.
Una persona no podrá comprender lo que bueno que es “tener un corazón sano”;  a menos que haya sido lastimada durante su vida por algunas personas; cuando Dios le sane todas las heridas del corazón a esta persona, se sentirá inmensamente agradecida con Dios y aprenderá a cuidar el corazón de las demás personas.
Una persona que no haya sabido lo que se siente ser perdonado luego de haber pecado, no sabrá lo valioso que es el perdón de Dios y por tanto no comprenderá lo bueno que es perdonar a las personas que le han hecho daño. Una persona que no perdona es porque realmente no siente que Dios le haya perdonado o es porque sigue pecando y pecando.
Una persona que no haya pasado por algo malo, no sabrá cómo ayudar a alguien que está pasando por algo malo, pero si en algún momento una persona paso por una situación muy difícil ya sabrá cómo ayudar a alguien que esté pasando por lo mismo.
En conclusión todo lo que permite Dios de alguna u otra forma la permite para que aprendamos algo, pues todo obra para bien.
 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28)
Nunca te quejes por las cosas que te han pasado, más bien ponte a pensar en que aprendiste en aquellas situaciones y agradece a Dios por las cosas que te permitió aprender. Intenta ayudar a otros a superar los problemas que has pasado y así te sentirás muy bien, pues hay muchas personas que necesitan tu ayuda.

Espero que esta pequeña reflexión haya sido de bendición para ti; visítanos siempre, pues trataremos de traerte muchas enseñanzas más.


One thought on “REFLEXIÓN: “EN EL CAMINO APRENDÍ”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.