Su amigo oró por ella y despertó del coma

Una adolescente despertó del coma luego de que su amigo orara por ella.

 

Taylor Hale está de acuerdo en que ella está viva hoy porque Dios hizo un milagro. “Dios puede salvar a la gente”, dice.

Taylor fue declarada con muerte cerebral, por lo cual los médicos le informaron a la familia que era necesario retirarle el soporte vital, pues el daño era irreversible. Pero hoy ella está viva gracias a que Dios utilizó un amigo de la familia para que orara por su sanación.

oran por ellaHale tiene 18 años de edad, sin embargo, tenía 14 años cuando se cayó del capó que cubre el motor de un coche mientras se divertía con sus amigos. Al caer su cabeza golpeó contra el pavimento. Fue tan fuerte el impacto que no dijo nada durante seis días.

No había esperanza alguna de que Taylor pudiera despertar. Los médicos estaban seguros de que no se iba a recuperar, pues el cerebro de la joven se había hundido en el canal espinal: el daño era irreversible. Fue entonces cuando Jeff Stickel, un amigo de la familia, pidió a sus padres que le permitiera orar por ella en el hospital. Cuando llegó, puso su mano en el cuello de Hale y oró por su sanación.  Los padres de Hale habían tomado la decisión de retirarle el soporte de vida tras el consejo de los médicos, pero ella respondió después de la oración, tratando de respirar por su cuenta; así que Hale fue reconectada al soporte vital y comenzó a recuperar su actividad cerebral durante el día, según informaron los medios locales.

Después de cuatro años de terapia, Hale ahora puede comer, hablar y caminar por su cuenta. Ella lucha con la escuela como cualquier adolescente y planea pronto ir a la universidad para estudiar planificación de eventos.

oraron por ella Chuck Hale, padre de Hale, atribuye a Dios la extraordinaria recuperación de su hija. “Es la única cosa que puede explicarlo”, dijo.

Hale está de acuerdo en que ella está viva hoy porque Dios hizo un milagro en ella. “Dios puede salvar a la gente”, dice y agrega: “Siempre estoy agradecida de todos los médicos, enfermeras y terapeutas que me ayudaron a recuperarme, pero Dios hizo la mayor parte para salvarme”.


What are your thoughts?