Trucos para mantener el aliento fresco

Muchos creen que para mantener un aliento fresco deben someterse a una rutina rigurosa a la cual no tienen tiempo. Sin embargo, tener un aliento fresco es más fácil de lo que imaginas. No tienes por qué cargar un cepillo y pasta de dientes cada vez que salgas de tu casa.

¿Cómo mantener un aliento fresco todo el día?

Sólo hay que tener más cuidado con lo que se come, y, por supuesto, mejorar tus hábitos de higiene.

De hecho, una dieta baja en carbohidratos, pero con grasas y proteínas saludables pueden mejorar tu aliento. ¿Sabes por qué? Porque los alimentos grasos, cuando se eliminan, crean cetonas, un subproducto de la grasa que se encuentra en el estómago y que fermenta. El olor de estas cetonas regresa a través del esófago y se adhiere a la lengua. De ahí la importancia de dejar de comer carbohidratos pocos saludables y cambiarlos por brócoli, zanahorias, batatas, papas o patatas.

Hablemos seriamente de las frutas y verduras

Las verduras no sólo son buenas para la salud, sino que promueven un ambiente alcalino en tu cuerpo. Esto es importante, ya que el mal aliento corporal se produce por una alta concentración de ácidos. Por lo tanto, coma manzanas y alimentos que alcalinicen tu cuerpo como el limón, el apio, el perejil, zanahorias, etc.

Asimismo, la textura dura de las manzanas, el apio y las zanahorias, por ejemplo, puede eliminar los alimentos que quedaron atascados entre los dientes. En realidad, estos alimentos de textura dura pueden funcionar como excelentes cepillos de dientes naturales.

Tome más jugo verde y menos café

Aunque le sea difícil dejar de tomar café, tan pronto incremente la cantidad de jugos verdes en su dieta, tendrá menos necesidad de tomar ese rico cafecito. Aunque el café es un buen antioxidante debe tomarse con moderación. Por otro lado, el jugo verde contiene bajos niveles de ácido, mientras que el café tiene mucho ácido, lo que causa mal aliento.

Tome mucha agua

Este consejo nunca se queda. El agua lubrica la boca, controlando así las bacterias, ya que una boca seca alberga muchísimo más bacterias. Sin embargo, las bebidas embotelladas, los refrescos y los tés fríos se conservan con ácido cítrico, que no sólo contribuye al mal aliento, sino que también tiene un impacto negativo en el esmalte de los dientes.

Tome probióticos

Los probióticos le dan las enzimas apropiadas que usted necesita para eliminar los alimentos de manera eficiente y disminuir las posibilidades de que los alimentos fermenten en su estómago. También le ayudan a obtener de manera más eficiente los nutrientes que come.

Mastique hojas de menta o perejil

Masticar hojas de menta o perejil le ayudaría a tomar una ruta más natural. Toma unas hojas de menta o perejil para aprovecharlas en tu almuerzo. La menta refrescará el aliento y el perejil (contiene clorofila) eliminará el mal olor de la boca. Puedes masticar las hojas de menta después de almorzar.

Limpie su lengua

Limpiar su lengua puede erradicar el problema del mal aliento. Las bacterias pueden adherirse a las papilas gustativas. Por eso es muy importante que cepille su lengua perfectamente bien con una herramienta hecha específicamente para ello. Por lo general, la parte de atrás de los cepillos de dientes de ahora cuentan con esta herramienta tan útil para eliminar las bacterias en su lengua.

Si has encontrado interesante esta información, compártela. No des por sentado que todo el mundo conoce estos consejos.