5 cosas Poderosas Que Jesús Dice Contra Satanás

Acércate a Dios más y más
y el enemigo huirá.

A lo largo de todo el ministerio de Jesús, él reafirma el hecho de que su mayor enemigo era Satanás.

Aunque el diablo es en gran parte invisible para nosotros en forma física, cuando Satanás se reveló, Jesús lo reprendió severamente y tuvo una advertencia muy fuerte para el ángel rebelde.

Hoy compartiremos contigo cinco citas poderosas de la Biblia que realmente resaltan los sentimientos de Jesús hacia Satanás, conocido también como el último Engañador.

Estos versículos sirven para probar que incluso el diablo no es rival para el Rey de gloria.

1. Primero: ¡Vete, Satanás! Porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. Entonces el diablo lo dejó” (Mateo 4:10-11).

El Dios de Israel da poder y fuerza a su pueblo. Salmo 68:35

La fuente de todo poder. Así como la electricidad mueve al mundo: con la iluminación, calentadores, acondicionadores de aire; así como otras muchas comodidades y esfuerzos; como los hospitales, las escuelas, negocios e iglesias.

Cuando se produce un corte de energía nos vemos obligados a volver a lo básico para sobrevivir. De pronto, la forma en que podríamos estar a una temperatura confortable no es tan fácil.

Las formas de conservar nuestros alimentos frescos se convierten en una prioridad. Las tareas que toman segundos o minutos para hacerse parecen requerir horas.

Cuando las cosas van bien en nuestras vidas, podemos ser tentados a tomar la fuerza y el poder de Dios por sentado.

Sin embargo, cuando nuestras propias habilidades fallan, volvemos a lo básico. Nos damos cuenta de que el Señor es la fuente de todo nuestro poder. Todo lo que logramos es sólo gracias a él.

Por tanto, pídele: “Padre, no quiero dar por sentada tu fuerza y poder. Te doy gracias por la forma en que me sostienes, ya sea que las cosas vayan bien o no”.

 

2. Segundo: todos nos creemos hijos de Dios. Sin embargo, no todos somos hijos de Dios, pues la gran mayoría es “criatura suya”. Si recordamos en las Escrituras el pasaje en el que la madre y los hermanos de Jesús querían hablarle (Mr. 3.31-35; Lc. 8.19-21):

“6 Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, y le querían hablar.47 Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar. 48 Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? 49 Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 50 Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre”.

Por tanto, si tú no haces la voluntad de Su Padre, eres hijo de tu padre el diablo, y tu voluntad es hacer los deseos de tu padre.

Él fue un asesino desde el principio, y no tiene nada que ver con la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, habla según su propia naturaleza, porque es un mentiroso y el padre de la mentira (Juan 8:44).

Pablo nos dice que demos gracias en todas circunstancias y que descubramos una alegría que va mucho más allá de lo que sentimos por nuestra difícil situación.

El contentamiento cristiano sin duda es una joya rara. Pablo sabía de lo que estaba hablando, pues ciertamente había pasado por circunstancias difíciles: naufragó, fue arrestado, golpeado, encarcelado y empobrecido.

Usted puede tener dificultades serias y en medio de circunstancias tan sombrías podría preguntarse “¿cómo alguien podría estar contento? Pero tú puedes. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Filipenses 4:13

Cuando atamos nuestra esperanza en Cristo, no tenemos que depender de nuestras circunstancias y estados de ánimo para sentirnos satisfechos.

Podemos relajarnos, sabiendo que nuestras vidas tienen sentido cuando estamos viviendo el propósito para el que fuimos creados. Dile al Señor: “Padre, tengo todo lo que necesito de Ti. Gracias por darme tus muchas bendiciones en este día”.

3. Tercero: Los setenta volvieron con alegría, diciendo: “¡Señor, hasta los demonios se someten a nosotros en tu nombre!” Él les dijo: “Yo vi a Satanás caer del cielo como un rayo. He aquí, os he dado autoridad para hollar serpientes y escorpiones, y, sobre todo, el poder del enemigo; y nada os hará daño” (Lucas 10:17-19).

“Pongan toda su esperanza en la gracia que se les dará cuando Jesucristo sea revelado” (1 Pedro 1:13).

Pero, además, es necesario que usted tenga un tiempo de compromiso con el Señor: Quizás consideres como “pasar un buen tiempo” como planear vacaciones, estadías en SPA o disfrutar de un día en la playa o la piscina, pero comienzas a hacer planes para disfrutar más tiempo libre, relajarte y pasar buenos ratos con las personas que amas.

Disfrutas tanto que tal vez olvidas pasar tiempo con aquel que es más importante para ti: estar a solas con tu Padre.

El tiempo juntos y la comunicación van muy lejos en cualquier relación, y la tuya con Dios es el mismo camino.

No sólo le haces saber tus peticiones, sino que también aprendes a calmar tu corazón y a escuchar.

El Espíritu Santo dentro de nosotros (cuando aceptamos a Cristo como nuestro Señor y salvador) nos susurra y nos guía en direcciones en las que nunca podríamos elegir por nosotros mismos.

Pero podemos descansar en nuestro viaje cuando sabemos a quién estamos siguiendo.

Ora: “Padre, gracias por mis amigos y por las bendiciones que recibo de Ti cada día. Sé que cada día trae consigo su propio afán, pero ayúdame a recordar pasar tiempo contigo. Nuestra relación es mi prioridad”.

4. Cuarto: [El endemoniado] dijo en voz alta: “¿Qué tienes que ver conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te lo advierto por Dios, no me atormentes.” Porque él le había dicho: “¡Sal del hombre, espíritu inmundo!” (Marcos 5:7-8).

Mirad al Señor y su fuerza; buscad siempre su rostro. Recuerda las maravillas que ha hecho, sus milagros y los juicios que ha pronunciado (1 Crónicas 16:11-12).

Dios se revela de tantas maneras hermosas e inesperadas. Él está delante de nosotros; también está ahí para nosotros durante los momentos difíciles, cuando nos sentimos decepcionados, heridos y asustados.

A veces estas experiencias nos dan más fuerza que las placenteras. Cuando miramos hacia atrás y vemos cómo Dios nos proveyó, nos fortaleció y nos protegió, se nos recuerda que él hará lo mismo por nosotros este hoy, mañana el próximo año, siempre.

Podemos sentir cierto miedo e incertidumbre acerca de lo que nos deparan los próximos meses, pero Dios ya está delante de nosotros, despejando el camino.

Ora: “Señor, gracias por las bendiciones que me das, pues aun siendo pecador, Tú me cuidas y provees de lo necesario. Gracias por todas tus provisiones y por cómo me has protegido en medio de las dificultades. ¡No puedo esperar a ver a dónde me llevas!”

5. Quinto: Y cuando los espíritus inmundos veían a Jesús, se postraban delante de él y gritaban: “Tú eres el Hijo de Dios” (Marcos 3:11).

Así es, ante Él se doblará toda rodilla. Entonces Pedro bajó de la barca, caminó sobre las aguas y se acercó a Jesús. Pero al ver el viento, tuvo miedo y, empezó a hundirse, y gritó: “¡Señor, sálvame!” (Mateo 14:29-30).

Cuando Pedro y los discípulos estaban en el Mar de Galilea, no anticiparon la tormenta que se desató a su alrededor.

Y ciertamente, ¡no esperaban ver a alguien caminando hacia ellos sobre las aguas! Aunque Jesús se identificó, Pedro quería pruebas. “Si realmente eres el Maestro,” gritó Pedro, “¡dime que vaya a verte!”

Así que, por supuesto, Jesús hizo exactamente eso. Y sin pensarlo, Pedro salió de la barca y puso un pie sobre el agua y dio un paso y luego otro, hasta que de repente su fe dio paso a la lógica, la razón y el miedo.

¿Cómo puede estar caminando sobre el agua? Cristo deja claro a Pedro y a nosotros que la fe nos sostiene, llevándonos mucho más allá de lo que creemos posible. Incluso cuando caemos y nos encontramos hundiéndonos y ahogándonos en aguas profundas, Jesús nos rescata y nos pone de pie de nuevo.

Ora: “Señor, quiero tener la mente de Cristo. Quiero tener el tipo de fe que Pedro mostró, Señor. Del tipo que sale del barco y da el siguiente paso, con los ojos fijos en ti”.