5 cosas que usted debe saber sobre el pecado imperdonable

 

La blasfemia contra el Espíritu Santo ¿Cuál es el pecado imperdonable? ¿Puedes cometerlo?

El pecado imperdonable, también se conoce como blasfemia contra el Espíritu Santo, este es mencionado en dos de los Evangelios. Jesús dijo: “De cierto os digo que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean” Marcos 3:28, pero entonces menciona una excepción: “Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene perdón, sino que es culpable del juicio eterno. “Marcos 3:29.

Entonces usted se estará preguntando qué es exactamente la blasfemia contra el Espíritu Santo. Para entenderlo debemos conocer el contexto en el que se dijo esto, y es uno en el que los opositores de Jesús lo acusan de realizar su obra a través del poder de Satanás en lugar del poder del Espíritu Santo.

No obstante, no estaban calumniando al Espíritu Santo. Sus afirmaciones iban directamente en contra de Jesús. Les dijo: “Pueden blasfemar en mi contra y ser perdonados, pero cuando cuestionan el poder del Espíritu Santo, se ponen en una posición muy cercana al pecado imperdonable. Están bordeando la línea fronteriza. Están mirando hacia el abismo del infierno. Un paso más y no habrá esperanza para ti”.

Les estaba advirtiendo que tuvieran cuidado de no insultar o burlarse del Espíritu Santo. Entonces, ¿cuál es exactamente el pecado imperdonable y cuáles son las posibilidades de que puedas cometerlo? Aquí hay 5 cosas que usted debe saber.

Se menciona en Mateo y en Marcos

Ese pecado que Dios no puede perdonar se menciona en Marcos 3: 28-30 y en Mateo 12: 31-32. Jesús ha estado haciendo milagros, incluyendo la eliminación de demonios por el poder del Espíritu Santo.

En lugar de reconocer la Fuente divina del poder de Jesús y aceptarlo a él, así como al Hijo de Dios, los líderes religiosos lo acusan de estar poseído por el diablo y de sacar demonios usando el poder del mal.

Es único

Como nos lo explica Jesús, el pecado imperdonable es único. Es la única iniquidad que nunca será perdonada (nunca, ni en esta vida ni en la que viene. Ver Mateo 12:32).

El pecado imperdonable es blasfemar con irreverencia desafiante al Espíritu Santo en el contexto de su trabajo en el mundo a través de Cristo Jesús. En otras palabras, el caso particular de blasfemia que vemos en Mateo 12 y Marcos 3 es único.

El culpable, un grupo de fariseos, había sido testigo de la irrefutable evidencia de que Jesús realizó milagros con el poder del Espíritu Santo, y sin embargo, afirmaron que estaba poseído por el príncipe de las tinieblas, Beelzebú (Mateo 12:24, Marcos 3:30).

No se puede duplicar hoy.

La blasfemia contra el Espíritu Santo, en la situación específica en la que estaban involucrados los fariseos, no puede ser duplicada hoy en día. Jesucristo no está en la tierra y nadie puede ver física y tangiblemente al Señor en la tierra realizando personalmente los milagros para atribuirlos al poder de Satanás en vez del Espíritu Santo.

El único pecado imperdonable en nuestros días es continuar sin creer. No hay perdón para el que muere en negación y rechazo de Cristo.

El Espíritu Santo está obrando en el mundo de hoy, convenciendo al pecador del pecado, de la justicia y juicio (Juan 16: 8). Si alguien se resiste a esta convicción y permanece en una actitud de no arrepentirse, entonces está eligiendo el infierno por encima del cielo.

“Porque sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6), y la meta de la fe está en Jesús (Hechos 16:31). No hay perdón para el que muere sin depositar su fe en Cristo.

Si recibimos a Jesús no debemos blasfemar contra el Espíritu Santo. Para aquellos que han recibido a Jesús como Señor y Salvador, en vez de blasfemar contra el Espíritu, han reconocido su poder.

Para cometer este pecado uno debe ser totalmente consciente, hacerlo de una manera constante y persistente; rechazar deliberada y maliciosamente el testimonio de la deidad del Espíritu y el poder salvador del Señor Jesús.

Si una persona continúa haciendo eso hasta la muerte, ya no hay esperanza de perdón y vida eterna en los cielos. El pecado imperdonable no es un pecado particular cometido por los cristianos antes de aceptar a Cristo, no es pensar o decir algo terrible acerca del Espíritu Santo.

Es más bien resistir continuamente al Espíritu Santo, dando testimonio de una invitación a aceptarlo como Salvador y rechazarlo en cada ocasión, hasta que llegue la muerte y no haya más oportunidades.

Satanás quiere mantenerte bajo la idea equivocada

Muchas personas tienen miedo de haber cometido algún pecado que Dios no puede o no quiere perdonar, y sienten que no hay esperanza para ellos sin importar lo que hagan.

Nada que a Satanás le gustaría más que mantener a la gente creyendo esta falsa mentira. Dios anima a los pecadores a “acercarse a Dios, y él se acercará a vosotros” (Santiago 4, 8a). “Pero cuando el pecado abundaba, la gracia abundaba mucho más” (Romanos 5: 20b).

El testimonio de Pablo es la prueba de que Dios quiere y puede salvar a cualquiera que venga a Él con fe (1 Timoteo 1: 12-17). Si estás sufriendo de culpa hoy, puedes estar seguro sabiendo que no has cometido el pecado imperdonable.

Muchos cristianos han escuchado que hay un pecado imperdonable y viven con el temor de que algo serio que habrían hecho antes de saber que su conversión podría ser ese pecado. Pero su miedo es infundado.

Aunque realmente hay un pecado imperdonable, no es uno que un verdadero creyente en Jesucristo pueda cometer. El mismo Jesús aseguró: “Y al que a mí viene, yo no le echo fuera” (Jn 6,37b).

Nuestro Dios es compasivo y misericordioso. Él desea que nadie se pierda, sino que todos lleguen a la salvación a través del arrepentimiento y la fe en Jesús como su único Señor y Salvador (2 Pedro 3: 9; Hechos 2:21).