8 oraciones para los que buscan a Dios

Sométase a Él, y Él dirigirá sus caminos….

Durante el día, somos llevados en múltiples direcciones. Esto nos hace olvidar a veces las actividades más importantes: acercarnos a Jesús como Dios desea. A continuación, te mostraremos cuán poderosa es la oración.

Por suerte para nosotros, el Espíritu Santo traduce nuestra oración a nuestro Padre Celestial, quien escucha atentamente. Dios nos da una promesa especial en el Salmo 30: 5:Por un momento será su ira, pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el llanto, Y por la mañana vendrá la alegría”.

Si usted está en necesidad y está buscando a Dios, puede estar seguro de que Él está con usted y lo acompaña durante el camino. Aquí hay 8 oraciones para aquellos que desean encontrar a Dios.

Ríndete a Él

Si quieres que Dios te dirija de una manera que no has conocido antes, Él exige que le permitas ser el encargado de tu vida. Sólo podemos hacer esto cuando nos rendimos a Él.

Si estás listo para dar control total a Dios, tienes esta oración: Amado Padre, te entrego cada área de mi mente, deseos y emociones. Elijo tu bondad y fidelidad que no fallan; que la buena semilla pueda ser plantada en mi vida y echar raíces. Mantenme cerca de Ti y dirige mis pasos por el buen camino que me has preparado. En el nombre de Jesús, amén.

Ayúdame a verte

No solamente usted sufre. En el mundo de hoy es fácil pensar que sufrimos solos. Pero si usted ha preguntado dónde está Dios, no está solo: muchos otros también lo han hecho. Pensamos que las experiencias que estamos viviendo son más grandes o más graves que los problemas del otro, pero olvidamos que estas situaciones son tan pequeñas comparadas con Dios y olvidamos quién es él.

Si quieres ver mejor a Dios, te invitamos a hacer esta oración:

Padre mío, permíteme verte. Acércame a ti a través de esta experiencia para que pueda ver tu rostro como nunca. Trae a mi memoria que Tú tienes el control y que lo que me parece inmenso a mis ojos es diminuto ante Ti.

Amén

 

Muéstrame lo que quieres que vea.

Dios dirigirá tu camino. Él es el piloto de nuestras vidas. Sólo debemos confiar y dirigirnos en la dirección en la que Él nos conduce y enderezará nuestro camino.

Si estás listo para que Dios te muestre el camino que quieres que sigas, haz esta oración:

Querido Dios, muéstrame lo que quieres que aprenda de esta experiencia. Así como una habitación en la oscuridad esconde las cosas que nos distraen, también elimina todas las distracciones de mi vida que me impiden pasar tiempo contigo. Incluso en esta oscuridad en la que me encuentro, ilumina lo que quieres mostrarme.

Amén

 

Llévame

Cuando estés buscando a Dios en tu necesidad de fortaleza, recuerda que Dios es el primer sanador y puede guiarte por caminos interminables. Si tu vida y tu corazón están centrados en Dios, en su palabra y en su Espíritu, puedes descansar en la plena confianza de que él dirigirá tu camino. El principal medio que utiliza Dios para guiarnos es la Biblia. “Jesús respondió: De cierto, de cierto os digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”. Juan 3: 5.

Si estás listo para confiar en la habilidad de Dios para guiar tu vida, ora:

Padre Eterno, al resucitar hoy, te pido que Tu poder me dirija, que Tu fuerza me sostenga y Tu sabiduría me guíe. Que Tus ojos estén sobre mí, Tu mano me proteja y Tu escudo me defienda.

Amén.

Fortaléceme.

Dios ha obrado a través de la historia derrotando a Satanás, el infierno y la muerte. Hizo esto a través del Evangelio de Jesucristo. Si usted está buscando a Dios, debe saber que Él tiene la habilidad de fortalecer su mente, cuerpo y espíritu si le permite trabajar en su vida.

Si estás listo para que Dios entre y transforme tu vida de adentro hacia afuera, tienes esta oración:

Dios del cielo, te pido que fortalezcas mi mente, cuerpo y espíritu hoy. Que en mi sequía puedo ser refrescado por ti. Cuando me descompongo, me puedes renovar. Cuando me quebranto, me puedes restaurar. Cuando me falta la fe, puedes llenarme, puedes aumentarla. Oro para que pueda caminar en completa confianza hoy, sabiendo que el Todopoderoso está conmigo.

Amén.

 

Gracias por su protección y dirección.

Cuando usted está en necesidad de fortaleza, una de las mejores cosas que usted puede hacer es venir a Dios en busca de su dirección y protección. Él guiará tus pasos a través de los delicados pastos.

Si estás listo para aceptar Su guía y protección, tienes esta oración:

Dios del cielo, hoy me presento ante ti para darte las gracias. Gracias por tu cuidado y protección. Gracias por tu guía y dirección. Gracias por levantarte todas las veces que he caído, ayúdame a no ofenderte más. Eres un Dios maravilloso y es por Ti que elijo vivir y caminar a tu favor.

En el nombre de Jesús, amén.

Ayúdame a conocer el poder de mis palabras.

Nuestras palabras tienen el poder de destruir y construir. Las palabras hacen más que transmitir mensajes o información; pueden destruir el espíritu de una persona y desanimarla en su caminar, ya que, al mismo tiempo, pueden animar a otros a poner su confianza en Dios y encontrar aliento y fuerza en Él.

Si estás listo para bendecir a otros a través de tus palabras, haz esta oración:

Querido Dios, ayúdame a cambiar mis palabras de negatividad y a cambiarlas intencionalmente en unas que traigan ánimo y consuelo a aquellos que lo necesitan. Palabras de fe, fuerza, aliento, confianza, paz, felicidad y alegría. Que estos atributos pueden reinar en mi vida. Guíame a reconocer el poder destructivo o constructivo de mis palabras; eso sólo puede darte Gloria a Ti. Fortaléceme, Dios.

En el nombre de tu Hijo Jesús, amén.

 

Fortaléceme en mi debilidad.

Dios tiene el poder de equiparnos cuando enfrentamos los desafíos más grandes y fuertes. Filipenses 2:13 nos dice “porque es Dios quien obra en vosotros, tanto en el querer como en el hacer, por su buena voluntad”. Él da fuerza al cansado y fortalece al débil. Su poder puede renovar tu fuerza. Si estás en un estado de agotamiento hoy, debes saber que Dios está presente; si estás mirando, no tengas miedo de llamarlo.

Si estás listo para que Dios cambie el ambiente en el que te encuentras, tienes esta oración:

Padre nuestro, te pido que tu fuerza se renueve en mí. Que tu fuerza supere todos mis temores y me fortalezca en medio de mi debilidad. Ayúdame a levantarme y correr la carrera que está ante mí.

Amén.

Dios está disponible en todo momento en nuestras vidas, pero de alguna manera, cuando pasamos por momentos difíciles en nuestras vidas (esos momentos de oscuridad), vemos su rostro más claramente. Lo vemos por lo que Él es, nuestro proveedor. En Él confiamos.

Esos momentos duros de nuestras vidas no son agradables, pero en ellos podemos experimentar la presencia de Dios de una manera sobrenatural.