Caminar En La Presencia De Dios

caminar bajo la presencia de DiosAlgo que a veces me asombra es el hecho de que Adán y Eva tuvieron el privilegio inexplicable de estar en la presencia de Dios físicamente. Ellos tuvieron una comunión íntima con nuestro Señor, antes de la caída. Tristemente, el pecado nos separó. Nos quitó la capacidad de estar en Su presencia tangible. Ahora, solo los santos y los ángeles de su corte celestial tienen este privilegio.

Como seguidores de Cristo tenemos que estar en presencia de Dios, y eso lo logramos gracias al Espíritu Santo que habita en todo aquel que en Él cree (Juan 14:23; 15:4).

Afortunadamente, muchos somos conscientes de la importancia de estar en la presencia de Dios cada día. Sabemos que esta comunión, está relación íntima, es el resultado de nuestra obediencia a sus preceptos, a Su Palabra.

Pero ustedes son un pueblo elegido por Dios, sacerdotes al servicio del Rey, una nación santa, y un pueblo que pertenece a Dios. Él los eligió para que anuncien las poderosas obras de aquel que los llamó a salir de la oscuridad para entrar en su luz maravillosa (1 Pedro 2:9).

Todos queremos estar en presencia. No obstante, nosotros, los hijos de Dios, a veces tenemos esta sensación de no poder concentrarnos en la oración y mucho menos estar en Su presencia santa. Es en nuestros momentos de debilidad espiritual. Esos momentos en los que nos llega un problema financiero enorme, una enfermedad, algo que se nos escapa de las manos y para nada recordamos que Dios está ahí con nosotros. Nos olvidamos de que Él siempre tiene el control y nos honra con su presencia, aunque nuestras debilidades nos impidan reconocerlo.

Caminar en la presencia de Dios, no es fácil, aunque es muy necesario. Diría que vital. Pero es fácil caer en la rutina cuando se trata de nuestro tiempo con Dios. Seguimos el mismo devocional, oramos a la misma hora y vamos a la iglesia los domingos.

No obstante, aunque todas estas cosas son buenas, no dejan mucho espacio para la verdadera intimidad con Dios. Pero, ¿y si pudiéramos hacer un hueco en nuestras rutinas para algo nuevo? Es difícil sacar tiempo para Dios cuando la vida está tan ocupada, pero vale la pena hacer ese esfuerzo. Aquí hay 3 maneras de caminar en la presencia de Dios cada día, formas de estar en la Presencia de Dios cada día:

3 maneras de caminar en la presencia de Dios

Tiempo matutino con Dios

A veces los mejores momentos con Dios ocurren por la mañana. Si tiendes a ser una persona matutina, entonces este es un gran momento para conectar con Dios. Puedes comenzar tu día leyendo y meditando Las Escrituras.

Hay muchas maneras de pasar tiempo con Dios por las mañanas. Puedes orar, leer tu devocional, escuchar sermones o incluso escribir un diario. Esto te ayudará a empezar temprano de forma correcta. Será mucho más fácil enfrentar los desafíos, sabiendo que has comenzado tu día en la presencia del Señor.

Tiempo con Dios por la tarde

Si eres una persona a la que le gusta estar ocupada, entonces este puede ser un buen momento para pasar tiempo con Dios. Aunque puede ser difícil encontrar un lugar donde no te distraigas, esta puede ser una oportunidad de aprovechar tu tiempo libre.

Aprovecha tu tiempo para estar en Su Presencia, cuando estás haciendo algo, como conducir, cocinar o limpiar. Si estás conduciendo, por ejemplo, puede utilizar este tiempo para escuchar un sermón, leer un pasaje de la Biblia u orar.

También, por las tardes es un buen momento para estudiar la palabra o tomarte un tiempo para orar por los demás. Este tiempo puede ser una buena manera, no solo de pasar tiempo con Dios, sino también de reflexionar sobre los acontecimientos del día.

Caminar con Dios

Literalmente, si caminas mucho, esta puede ser una gran manera de pasar tiempo en la presencia de Dios. Puedes elegir un camino tranquilo y libre de distracciones, quizás en un parque cercano. Esta puede ser su oportunidad de relajarse y observar lo bueno que es estar conscientes de que, todo lo que nos rodea, la naturaleza, el cielo… todo fue hecho con amor para nosotros.

Durante este tiempo, puedes orar o meditar sobre las cosas que has leído. Puede ser una buena manera de reflexionar sobre los acontecimientos del día.

Incluso, puedes aprovechar el aire fresco y el tiempo para dejar fluir tus pensamientos sin las distracciones de la tecnología y de otras personas. Puede ser una forma estupenda de reflexionar y encontrar soluciones a los problemas que se te plantean durante la semana.

Tómate tiempo para estar tranquilo y escuchar la voz de Dios.

No hay necesidad de apresurarse durante el día. Habrá momentos en los que podrás tomarte un tiempo para hacer una pausa y escuchar la voz de Dios.

Esto puede ser una gran manera de obtener nuevas percepciones y dirección en tu vida. También puede ser una buena manera de dejar de lado el estrés y descansar en la paz de la presencia de Dios. De hecho, puede ser una buena manera de terminar el día y ayudar a la transición hacia un sueño tranquilo.

Créeme que te ayudará dejar atrás las cosas del día anterior y estar listo para enfrentar el nuevo día en un estado fresco y relajado.

Dedica tiempo a orar por los demás

Orar por los demás te pone en la presencia de Dios. Puedes orar por personas que conoces o incluso por personas que no conoces.

Ora es una maravillosa forma de ayudar a los demás, pero también puede ser una gran manera de ayudarse a sí mismo. Cuando oramos, confiamos en que esa oración está siendo escuchada. Sabemos que nuestra oración no retornará vacía, por lo que nos relajamos y, si podemos soltar ese problema, confiados en que Dios hará, entonces estaremos con más deseos, con más ganas de estar en Su Presencia cada día.

Por otro lado, cuando oramos por los demás, vemos las necesidades del mundo y eso nos permite analizar nuestras propias necesidades y deseos.

Esto es muy edificante, pues cuando te tomas el tiempo para orar por los demás, estás dejando de lado tus propias necesidades y deseos para ver las cosas como las ven los demás. Es aprender a ponerse en el lugar del otro. Esto puede ser una gran manera de encontrar el equilibrio en nuestras vidas y ayudarnos a ver el panorama general del plan de Dios.

Tómate tiempo para leer la Biblia

Leer la Biblia es una buena manera de estar en la presencia de Dios. Puede ser una gran manera de aprender sobre Dios y su plan para nuestras vidas. También puede ser una buena manera de confrontarnos, lo que nos ayudará a tener nuevas ideas y descubrir cosas nuevas sobre ti mismo.

Hay muchas maneras de leer la Biblia. Puedes leerla de principio a fin, o puedes leerla a través de un determinado libro o pasajes de la Biblia. También hay muchos planes de lectura de la Biblia que pueden ayudarte a leerla en un año o en un mes.

En fin, leer la Biblia es una buena manera de pasar tiempo con Dios, de entrar a su trono de gracia. Puede ser una buena manera de empezar o terminar el día.

Otro tiempo que puedes aprovechar para entrar a la presencia de Dios es durante la pausa del almuerzo o mientras estás en un descanso en el trabajo. Es más, el tiempo que pasas leyendo la Biblia puede ser el momento más gratificante del día. Puede ser una gran manera de estar bajo la presencia de Dios.

Conclusión

Estar en la presencia de Dios es simplemente ser conscientes de que Él está junto a ti, siempre. Cuando decimos «Padre», ya Él hace rato que está ahí. Esperando que le llames como cuando eras un niño o una niña y llamabas a tu padre y él enseguida acudía. Esperamos que estés siempre a su lado, en su dulce presencia.

Pasar tiempo con Dios cada día puede marcar una gran diferencia en tu vida. Puede ser una gran manera de relajarse, desconectar y alejarse del estrés del día. También puede ser una buena manera de volver a concentrarse y prepararse para el día siguiente.

Recuerdas la historia de Marta y María, que Jesús le dijo a Marta que María había elegido la mejor parte, la parte espiritual. El encuentro con Dios.

Estar en la Presencia de Dios, pasar tiempo con Dios cada día puede ser la mejor manera de ayudarte a centrarte en lo que es importante en la vida. Te permitirá centrarte en tu relación con Dios. Si duda te ayudará a tener en claro lo que quieres y necesitas en la vida.