Como ser más feliz cada día.

Definiendo lo que significa felicidad: Porque todos sabemos que es una palabra interpretada de manera diferente por cada ser humano en el mundo.

Felicidad es estabilidad emocional, contentamiento con el  propósito que hay para tu vida. Una actitud de agradecimiento diaria, a pesar de cualquier circunstancia, hacia Dios primeramente por permitirte la experiencia de la vida, aunque a veces dura y difícil, pero ciertamente, tu eres la célula victoriosa, de entre millones que pudo entrar hasta el ovulo materno y así iniciar la chispa de una nueva vida. Recuerda siempre eso. Única entre millones.

Agradece entonces a Dios, y tan solo un cambio de actitud, de descontento a agradecimiento, hará que tu vista se aclare y tu visión se agudice. Descubrirás nuevas oportunidades, veras puertas abiertas, descubrirás bendiciones que antes no podías ver.

Ser feliz también significa tener una actitud humilde de agradecimiento a cada persona que te rodea,  y aun aquellas que te encontraron en el camino y  te extendieron una, o muchas oportunidades. Tal vez tu lista sea enorme, tal vez ya no tengas acceso a hablar con algunas de ellas, para agradecerles, pero, empieza por aquellos que te rodean.

Trata de enmendar rencillas viejas, pedir perdón, y perdonar, y diles que les agradeces todo lo que hicieron por ti.

Parece difícil, lo sé, pero, vivir en agradecimiento es vivir en felicidad.

¿Quieres ser más feliz? Comienza por ser bueno contigo mismo. Esto puede sonar evidente, pero muchas personas omiten este paso y tratan de hacerse felices persiguiendo metas cada vez más altas, o exigiéndose a sí mismos niveles de perfección cada vez mayores.

De hecho, las personas más felices salen de su comodidad para tratarse bien y hacer algo bueno por sí mismos cada día. Establecen límites apropiados y se cuidan al decir que no a las cosas cuando lo necesitan.

Aquí hay algunos actos de bondad que la gente hace por si mismo cada día.

Comprométete a hacer algo bueno por ti mismo cada día.

Cuando te comprometes a esto debes recordar a diario tratarte con amor y amabilidad. Mantener este compromiso traerá beneficios reales. Te motiva a cuidarte mejor, ir tras tus sueños y no dejar que la gente te trate mal.

Escuchate a ti mismo.

Es decir, escucha cómo hablas contigo mismo y el tono de voz interno que usas. A menudo nos criticamos en nuestras propias cabezas y eso hace que bajemos nuestra confianza.

Cuando te amas, sabes que eres lo suficientemente bueno como para dejar de hablarte a ti mismo en términos negativos.

Perdonate a ti mismo.

Este paso es difícil, porque la mayoría de nosotros nos enojamos con nosotros mismos por todas las cosas que hacemos mal durante toda nuestra vida.Las personas se meten en problemas porque se esfuerzan por ser perfectas y luego se golpean a sí mismas cuando no lo hacen.

Acéptate como eres ahora.

La imagen corporal es un gran obstáculo, y también lo es la edad. Cuando te amas a ti mismo, tratas de ser la mejor persona que puedes teniendo la edad y el cuerpo que tengas.

La autoaceptación también significa abrazar el nivel de éxito que hayas alcanzado en la vida, sea cual sea ese nivel.