DIOS QUIERE QUE FORMEMOS NUEVOS LIDERES

Leader on his way to success. 3d rendered illustration.

DIOS QUIERE QUE FORMEMOS NUEVOS LIDERES 

Muy buen día hermanos, hoy les mencionare el último tema de la serie de publicaciones en torno a nuestro propósito en la tierra; este se trata de formar a nuevos líderes. 

En el post anterior les explique acerca de que Dios quiere que seamos luz en medio de este mundo de tinieblas, para liderar sobre esas personas acercándolos a Dios; pues bien hoy les diré que no basta con eso, sino que uno de nuestros propósitos es capacitar a nuevos hijos de Dios para que también sean líderes que brillen en medio de este mundo. 

 

1) CUANDO UN LÍDER NO INSTRUYE A SUCESORES QUE CONTINÚEN SU LABOR,  LA SIGUIENTE GENERACIÓN NO SERA BENDECIDA. 

 

Todos sabemos acerca de Josué quien fue un líder por excelencia y llego a concluir la promesa que Dios le dio a Abram, Isaac y Jacob que consistía en que de ellos saldría una gran nación; ya que sus descendientes fueron esclavizados en Egipto y Dios los saco a través de Moisés; pero a través de este Josué fue que Ingresaron a la tierra de Canaán, derribando los muros y tomándola en posesión como Dios lo dijo. 

Josué supo administrar bien la paz en Israel y mantuvo el orden mientras estuvo vivo, logro dejar ciudades independientes asignadas a cada tribu, pero luego de su muerte el pueblo de Dios se entregó al desenfreno y se descarrió totalmente. 

 
Pero murió Josué hijo de Nun, siervo de Jehová, siendo de ciento diez años. 

Y lo sepultaron en su heredad en Timnat-sera, en el monte de Efraín, al norte del monte de Gaas. 

Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel. 

Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales. 

Dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová. 

Y dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astarot” (Jueces 2:8-13) 

 

La razón por la que el pueblo de Israel se descarrió en aquel entonces fue porque les hacía falta un líder, así mismo hoy en día si la iglesia se queda sin lideres terminaría regresando al mundo y es por eso que Dios quiere que levantemos sucesores que continúen haciendo el trabajo que nosotros estamos haciendo hoy en día. 

Lo que Dios hizo en aquel entonces para ayudar a estas personas que se habían desenfrenado es levantar a “Jueces” que conduzca al pueblo de Israel, de manera que mientras tengan a alguien liderándolos ellos puedan acercarse más a Dios. 

“Y Jehová levantó jueces que los librasen de mano de los que les despojaban 
Y cuando Jehová les levantaba jueces, Jehová estaba con el juez, y los libraba de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez; porque Jehová era movido a misericordia por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían. Mas acontecía que AL MORIR EL JUEZ, ELLOS VOLVÍAN ATRAS, y se corrompían más que sus padres, siguiendo a dioses ajenos para servirles, e inclinándose delante de ellos; y no se apartaban de sus obras, ni de su obstinado camino”(Jueces 2:16,18-19) 

El problema continúo siendo el mismo pues cada vez que moría el nuevo juez, el pueblo de Dios se descarriaba y esto se debe a que las personas van a necesitar siempre a alguien que los guie y que les muestre el camino correcto de manera continua, y es por esto que nosotros debemos de intentar capacitar a nuevos líderes que se encarguen de continuar nuestro trabajo. 

 

2) UN NUEVO LÍDER PUEDE LLEGAR A HACER COSAS MAS GRANDES QUE LAS QUE REALIZO SU LÍDER. 

 

Si bien nosotros podemos hacer en el nombre del Señor cosas grandiosas, nuestros sucesores podrán hacer cosas aún más grandes pues lo que estamos haciendo nosotros es darles un comienzo alto (el lugar a donde llegamos con todo nuestro esfuerzo), para que ellos puedan llegar aún más alto.  

“Lo que un buen líder hace es poner sus hombros para que la siguiente generación llegue mucho más lejos” 

Jesús en su forma humana nos dijo que en su nombre haremos cosas iguales y aun llegaríamos a hacer cosas más grandes que las que el hizo; pues uno de los motivos por el cual se hizo hombre fue para darnos un inicio alto, de manera que nosotros también hagamos cosas grandiosas en el nombre del Señor. 

“De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre” (Juan 14:12) 

 

La razón por la cual tenemos que capacitar a nuestros discípulos para que hagan lo mismo que nosotros e incentivarlos para hacer cosas mayores se debe a que el mundo es cada vez más maligno, cada año se descarría mas, cada año se ven cosas mucho más incorrectas de parte de ellos y por ende nuestros discípulos tienen que estar preparados para enfrentar a una generación aún más maligna que la actual. 

 

“…y SE CORROMPÍAN MÁS QUE SUS PADRES, siguiendo a dioses ajenos para servirles, e inclinándose delante de ellos; y no se apartaban de sus obras, ni de su obstinado camino” (Jueces 2:19) 

“y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12) 

 

Así que nuestro trabajo hoy en día tiene que ser animar a nuestros discípulos para que anhelen mucho más de Dios, de manera que puedan estar preparados para ser luz en medio de un mundo donde cada vez hay más tinieblas. 

Por esta razón te digo hoy: Si aún no tienes un discípulo, es momento de que comiences a buscar uno; pues es tu responsabilidad que tu trabajo no quede frustrado cuando tus días sobre esta tierra se agoten.

 

Espero que este post haya sido de bendición para tu vida; no dejes de visitarnos pues esta semana publicaremos de un tema muy, pero muy importante “FAMILIA”. 

Dios te bendiga. 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.