Dios te dice hoy: Sé que la estás pasando mal pero, tranquilo

Sé que la estás pasando mal pero, tranquilo, tu túnel de oscuridad pronto acabará,

Yo estoy contigo

Cuando Dios dice que está contigo, vale más que le creas. Existen muchas referencias en las escrituras que son la bases suficiente para creerle a Dios  y no creerle a:

  • La persona que se burla de ti.
  • La persona que cada día te dice que no sirves para nada.
  • La persona que te dice que vas por mal camino. (¡Paréntesis de cuidado! Si esa persona es tu madre o tu esposa, o las dos, más vale que le pongas atención, y medites seriamente lo que te dicen. Dios ha puesto a ambas lindas mujeres en tu vida para que tu las honres, y parte de esa honra es ponerles atención, y darles esa atención y tomar en serio lo que dicen, te traerá bendición aunque no sea correcto lo que ellas piensan de ti.)
  • Al compañero de trabajo que te discrimina y te quiere hacer creer que no tienes habilidades.
  • A tus propios temores que te dicen que ya estas viejo, o demasiado joven, o demasiado flaco, o demasiado gordo, o demasiado feo, o muy guapo, en fin, esos temores te darán mil razones por las cuales Dios tiene todo el derecho de abandonarte y ¿sabes una verdad muy grande?

La mayoría de esas veces esos temores son validos  y tiene razón. Perdón que rompa tu burbuja. Pero, es verdad, no te mereces el éxito, ni tienes el talento necesario, ni Dios tiene la obligación de ayudarte. Ah, pero se me olvidaba algo. Jesús murió por tus pecados, y por tus errorsotes,  y por tus errorcitos. Y por todo lo malo, torcido, depravado (perdona que use esa palabra), y por todas las mentiras blancas y negras que han salido de tu lengua  y Jesús pago el precio de tu vida, ya que según tus temores, y según la ley de Dios tu, y yo también, porque no creas que yo me he portado mejor.

amrn

Tu y yo nos merecemos el fracaso, la muerte, la derrota, y la infelicidad, PERO, como todos sabemos que es un hecho real que Jesús pago el precio con su sangre, El no solo nos da la vida eterna a su lado, sino que como dice su palabra, también nos da “TODAS LAS COSAS”…  Es decir, no te mereces nada, pero ahora Dios ya no está viendo tus metidas de pata, sino que está viendo el precio pagado, la sangre de su hijo Jesús, y esa sangre esta sobre ti, y lo que Dios ve es la perfección, la santidad de su Hijo sobre ti.

Esto te convierte en su hijo. Su palabra lo dice, que todos lo que le hemos recibido  (a Jesús)  somos ahora llamados hijos de Dios.

Ah, entonces ¿ahora me merezco un auto último modelo y mucho “bling-bling”?  Espérame, no vayas tan rápido. Dios es sabio, El no nos dará una piedra si le pedimos pan, ni nos dará una serpiente que nos muerda si le pedimos una bendición. Mas bien, EL nos dará más de lo que necesitamos. Y realmente, la mayoría de nosotros, no necesitamos muchos lujos que este mundo nos vende a crédito, con intereses, pero eso si con módicos pagos. Esclavizados de por vida, por cierto, estaremos si aceptamos los productos conforme al punto de vista del mundo. No es malo ser rico, pero, yo, quien escribo esto, te diré la verdad. He tenido la bendición de conocer a personas muy pobres, y también a personas muy ricas, millonarias en dinero, y también he conocido a personas muy pobres, que se creen ricas,  y que mueven cielo y  tierra para que la gente los admire y los tenga por millonarios (gracias instagram).

curar uñeros

¿Quienes crees tú que de todos ellos han tenido el corazón más humilde? Te diré quienes. Algunas de las personas muy pobres, han tenido un corazón humilde y alegre, y también muchas personas billonarias que he conocido. ¿En que se parecen ambas? En que, si tu las vieras en la calle, no distinguirías quien es el pobre, y quien es el millonario. Claro, que hay muchos millonarios y billonarios famosos, pero también hay miles que no son famosos, y que no quieren que el mundo sepa que son ricos en dinero, ¿porque? Porque también son ricos en espíritu, y muchos de ellos le han abierto su corazón a Jesús, y presumir sus bienes materiales, no es su prioridad. Prefieren apoyar causas, que convertirse en estrellas. Prefieren fortalecer  proyectos con su dinero, (proyectos fructíferos), que andarse tomando selfies a un lado de sus aviones. Yo te puedo decir, que una persona que presume sus bienes en las redes sociales, ni es una persona rica, ni tiene humildad en su corazón, mas bienes estan llenos de deudas y de negocios torcidos y se estan exponiendo a riesgos innecesarios.

Toda esta explicación anterior para dejar firme y sentado que Dios te bendecirá mas allá de lo que puedas imaginar. Pero, no conforme a lo que ves en facebook, instagram etc. No, lo siento, los hijos de los billonarios que conozco no presumen sus autos, ni sus aviones, ni sus ropas, ni sus novias, etc., etc. ¿Me entiendes?

SI, la has estado pasando mal, pero, tranquilo, Dios está contigo y tu túnel de oscuridad, tu tiempo de tristeza, tu periodo de prueba, está a punto de acabar. Si tu vida siempre ha sido cómoda, tiene Dios a veces que moverte a través de la incomodidad para que tengas que entender tus bendiciones futuras,  y para que las puedas disfrutar. Supongamos que Dios te da mucho dinero. La mayoría de la gente dicen estar preparadas para recibirlo, pero, lo he visto una y otra vez, muchos no están preparados ni siquiera para un aumento de sueldo, y se vuelven locos cuando alguien les ofrece un gran crédito, imaginate cuando reciben dinero real. Pierden la cabeza.

La razón principal por la cual tu túnel de problemas, de oscuridad acabará, es porque Dios te ama. Tu tiempo de preparación está a punto de acabar. Verás una gran bendición mas junto a ella viene una gran responsabilidad.

¿Las aceptas?

Gracias por leer, por favor, disculpa los errores ortográficos si encuentras alguno. A veces escribimos estas notas de manera rápida conforme a lo que Dios está  dictándonos, y yo se que la calidad es importante, pero a veces es más importante que tu recibas el mensaje a tiempo. De cualquier manera seguimos revisando el escrito para corregir errores y agregar otros detalles. Gracias por tu apoyo.

Escrito por Hermes Alberto Carvajal