El secreto para estar de pie en la vida

A él clamé con mi boca,
Y fue exaltado con mi lengua.
Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad,
El Señor no me habría escuchado.
Mas ciertamente me escuchó Dios;
Atendió a la voz de mi súplica.  Salmos 66: 17-19

Para estar

de pie en la

vida, hay que

estar de

rodillas ante

DIOS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *