La clave de la felicidad

¿Cuándo crees que serás feliz? ¿Cuándo encuentres el negocio o el trabajo de tus sueños? ¿Cuándo te cases y tengas hijos? ¿Cuándo al fin compres ese lujoso auto que tanto anhelas o cuando consigas tu propia casa?

La gran mayoría de nosotros nos pasamos la vida soñando con cosas similares. Realmente se siente muy bien cuando logramos alguno de los objetivos mencionados arriba, pero esa no es la verdadera felicidad. La verdadera felicidad es parecida a la salud: depende de muchos factores.

Por otro lado tenemos el hecho de que la felicidad es algo subjetivo. Es decir, lo que me hace feliz a mí, ni en broma te hace feliz a ti. Además, los tiempos y las circunstancias cambian. Entonces, ¿Cuál es la clave de la felicidad?

El secreto de la felicidad radica en 4 cosas elementales, mi querido Watson:

1. No seas envidioso

¿Qué es la envidia? Pues “no es más que un sentimiento de tristeza o irritación porque alguien posee lo que uno no tiene”.

La envidia es un cáncer silencioso que invade a la persona y destruye todo a su paso, incluyendo la felicidad. Pero te daremos un dato curioso. La persona no envidia a la gente que se encuentra en un estatus más alto: las personas envidian a los que están en su mismo nivel, según Encyclopedia of Social Psychology.

¿Qué quiere decir esto? Pues que un limpiabotas no va a envidiar a una estrella de cine, envidiará a otro colega que lustre más zapatos que él.

Así que, no seas envidioso. La envidia te hace infeliz.

2. Contentarse con LO BÁSICO

Si bien el dinero es básico para vivir porque nos brinda cierta “protección”, no debemos amar ni codiciar la riqueza.

“10 El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad”. Eclesiastés 5:10

¿Qué quiere decir esto? Pues que aunque necesitamos plata para vivir, no podemos codiciar ni amar el dinero porque la codicia no tiene límites.

Recuerdas a Salomón, él fue el hombre más rico sobre la faz de la tierra. Él intentó descubrir si la riqueza podía hacer feliz a la gente, y ya sabes a cuál conclusión llegó:

“Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad”. Eclesiastés 1:2

Además, según la ciencia, “cuando las personas compran más y más cosas, pero se olvidan de su espiritualidad y valores, son menos felices”.

3. Tener fuerza de voluntad

Acepta conforme tus limitaciones, así como dar gracias por lo que aún puedes hacer… no tiene precio. Lo importante es la actitud con la que enfrentas las vicisitudes. La Biblia dice que, “hay un tiempo para llorar” (Eclesiastés 3:4).

Todos tenemos problemas, pero Dios nos da la fuerza en esos momentos difíciles, y Él nos ayudará a recuperarnos de los golpes que recibimos en esta vida.

“Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman”. Santiago 1:12

 

4. “Ama a tu prójimo”

Para ser feliz, el hombre necesita dar y recibir amor.

“Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy”. 1 corintios 13:2.

Bueno, ya sabes cuál es la clave o las claves que te darán felicidad, ¿qué esperas?