La vida es difícil, pero Dios es bueno.

Dios guía mis pasos

Nadie dijo nunca que la vida seria fácil. Pero la verdad, admiro a muchos de ustedes que están leyendo ya que realmente han atravesado por cosas y conflictos prácticamente imposibles.

Pero, Dios es bueno, Él estuvo ahí a tu lado cuando mas lo necesitaste. Y aun si no te diste cuenta de que Él estaba ahí, en ese momento, pero tiempo después al meditar caíste en cuenta que pudiste salir de tu situación solo con la ayuda de Dios.

Personalmente, yo también he vivido cosas así. Fue tan grande mi susto que en ese mismo instante ni siquiera me di cuenta como pude salir bien librado de semejante situación.

Pero hoy, al voltear un poco al pasado para recordar tantas lecciones aprendidas, me doy cuenta de que, sin duda alguna, la mano de Dios me sostuvo, me protegió, me guió y prácticamente me sacó de ese conflicto en el cual tal vez yo hubiese perdido la vida.

Que grande, bueno, maravilloso, misericordioso, amable y cariñoso es Dios.

Pero de algo estoy seguro, aunque aparentemente Dios respeta nuestra libertad de decidir y a veces El espera a que acudamos a Él, pero hay veces cuando estamos en un real peligro que El va a intervenir, aunque no se lo pidamos y sin pedirnos permiso a nosotros para ayudarnos.

Como un Padre excelente que Él es, va a correr a nuestro auxilio cuando ve que nuestra vida eterna está en peligro y nos va a salvar.

Dios viene a rescatarnos

Te va a rescatar, te va a sacar del hoyo de la desesperación. Debes estar muy seguro de eso.

Su palabra dice:

¡Prueben ustedes mismos la bondad del Señor!

¡Dichoso aquél que en él confía!

Ustedes, sus fieles, teman al Señor,

pues a quienes le temen nunca les falta nada.

Salmo 34:8-9

Créele a Dios, El es maravilloso. Dime que lo crees y porque Dios ha sido bueno contigo.