Los Últimos Serán Los Primeros

Los ultimos seran los primeros

Todos enfrentamos momentos donde sentimos que estamos en desventaja. Otros tienen más experiencia, más calificaciones, más recursos. Parece que consiguen los mejores trabajos, las mejores posiciones, las mejores ventajas. Por supuesto, es fácil sentirse excluido y rechazado.

Seguramente en este momento estás siendo rechazado en tu trabajo o en tu círculo de amigos. Quizás nadie allí toma en cuenta tu opinión o pareciese como si todo lo que dijeran los demás tiene sentido, pero lo que tú dices, no vale nada.

Jesús dice que los últimos serán los primeros

Jesús señaló en Mateo: «Los últimos serán los primeros». A Dios le gusta darle la oportunidad a los que han perdido las esperanzas. Le gusta promover a los individuos que no son los siguientes en la fila, se fija en los individuos que son descalificados y los ayuda a ocupar posiciones jamás imaginadas.

Tristemente, a muchas personas las ven como insignificantes, pues tienden a juzgar sin conocer. Lo ven como jóvenes con poco que aportar o son muy viejos para poder hacer bien las cosas. Sin embargo, lo cierto es lo contrario.

La afirmación de Jesús de que los últimos serán los primeros, aunque resulte un tanto chocante en su enunciado, nos está hablando en realidad del amor y la misericordia de Dios, que nos abarca a todos, incluso a los que nos parecen indignos.

Jesús enfatiza que todos son iguales a los ojos de Dios. Nadie es mejor que otro, sin importar su estatus social o sus logros. Los últimos serán los primeros es un mensaje importante que debemos recordar, especialmente cuando tenemos la tentación de compararnos con los demás.

Todos debemos esforzarnos por vivir nuestra vida de manera que agrade a Dios, y no preocuparnos por lo que los demás piensen de nosotros.

No tires la toalla

Y Él me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad (2 Corintios 12:9)

No te desanimes si sientes que estás tocando fondo o si sientes que el mundo entero te rechace: en este momento estás en la posición correcta, en el momento perfecto para que Dios se muestra en tu vida. Esto que te está pasando es temporal y Dios en su amor infinito, te dará la victoria.

No te confundas ni pienses que ellos te llevan ventaja, lo que nuestro Señor tiene para ti no se puede detener. La obra de Dios no la detiene nadie. No hay poder más grande ni más alto que el de nuestro Dios.

Recuerda que todos pasamos por tiempos difíciles, pero no creas que es permanente.

La mente de Dios es muy diferente a la nuestra

Las ideas de Dios son muy diferentes a las nuestras, como lo revela Isaías. La compasión y la misericordia de Dios son sus medios para reconciliar a la humanidad consigo misma.

Por otro lado, no es nuestro trabajo buscar venganza, poner a las personas en su puesto o cometer algún acto de violencia porque creemos que están siendo injustos contigo. Más bien, la esencia de Dios es el amor, como aprendemos de 1 Juan 4:8. Los profetas nos instan a volvernos a Dios mientras todavía hay tiempo y a esperar en Él.

Así es que no pienses en esas cosas. Deja que Dios tome el control. Él te catapultará y pasarás de estar atrás al frente.