Oración a Dios en contra de la maldad

Dios amado, hoy nuevamente te rogamos por tu bendición, que este sea un día de libertad espiritual.

Haz que tu palabra sea mi guía e inunda mi alma esta mañana con tus sabias enseñanzas, y la capacidad de juicio claro para comprender y darme a entender con mis seres amados, con cada persona que encuentre en mi camino.

Ofrezco mi fe ante ti, yo sé que sin fe es imposible agradarte, conforme me dices en tu palabra.

Rey de Reyes, te agradezco por dádiva bendita de una semana que ha traído frutos, y te pido que tanto bien que traes a nuestra vida nos haga más sabios, pero que no nos durmamos en la comodidad de la abundancia y nos desviemos al mal, permítenos seguir en la línea del bien, quita todo aquello que nos jala hacia la oscuridad, que nos empuja al abismo.

Inunda con tu presencia este hogar que también es el tuyo, tú eres el centro amado de nuestra relación familiar. Querido Dios, te pido por la salud de mis parientes y amigos. Que sean personas con un gran corazón y aparta de sus caminos todas las cosas malas, todas aquellas que no los dejen avanzar.

¡Te lo ruego, Señor! Nuestra fe en ti Señor, es la dicha que nos ilumina esta mañana.

¡Amado Dios, te alabo! Con tu toque sagrado, te pido para que mis caminos estén libres de pecado. No me dejes caer en lo dañino. No dejes que la maldad terrenal toque las puertas de mi hogar. Cuida mi trabajo y llénalo de frutos. Que los éxitos lleguen y las bendiciones que vienen de tu voluntad me alcancen. ( Sigue orando después de la imagen)

Ponme como cabeza, al frente de mis responsabilidades. Ayúdame a cumplir mis promesas y a pagar con creces cualquier cosa que yo deba, a cualquier empresa o persona. ¡Te lo ruego de todo corazón!

Dios Todopoderoso, agradezco la felicidad de saber que tú eres el rey del universo, y que aun así te fijas en esta fe y eres perdonador, dador de nuevas oportunidades.

Que la dicha de conocerte llene mi ser en todo momento y lugar, en las buenas y en las malas, en salud y enfermedad y que tu santa gracia derrama bendiciones para mí y los míos por siempre.

Aleja las enfermedades, lleva lejos de mi familia y de mi gente todas las tormentas y todos los desastres naturales. Líbranos de terrores nocturnos, de saetas y lenguas que hieren, de enemigo que busque destruirnos.

Ayuda a quienes atraviesan por problemas legales y migratorios, dales gracia ante cualquier autoridad o juez terrenal.

Para este día que comienza, te ruego inteligencia y serenidad. Dame la capacidad de ver lo malo, de apreciar lo bueno y otórgame la bondad del entendimiento, que  gracias a ti, pueda juzgar con verdadera sabiduría.

Yo se mi Dios que esta noche, desde el momento que entre en mi hogar te estaré agradecido por lo vivido en la jornada, porque nada que me suceda estará fuera de tu voluntad, entiendo que todo es para mi bien, y para el bien de los que amo,

Mi corazón te adora, Amén.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *