Palabras de Jesús Que Cambiaran Tu Vida

Palabras de Jesús, un recurso inagotable de sabiduría y salvación. Si estás buscando las palabras más impresionantes en la Biblia, entonces viniste al lugar correcto.

En este artículo, te invitamos a echarle un vistazo a algunos de los momentos más relevantes entre Jesús, sus discípulos y aquellos que con buena intención o no, le seguían.

Si quieres aprender más sobre Jesús, te invitamos a leer la Biblia. Un solo versículo puede transformar tu vida entera. Hay muchas más palabras increíbles en la Biblia, así que asegúrate de echarle un vistazo a todos ellas.

Las palabras de jesús en Marcos 2:25

«25 Pero él les dijo: ¿Nunca leísteis lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y sintió hambre, él y los que con él estaban; 26 cómo entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino a los sacerdotes, y aun dio a los que con él estaban? 27 También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo».

Una de las cosas más asombrosas de las enseñanzas de Jesús es que no era un líder religioso como la mayoría de sus contemporáneos. Él era diferente. Sus enseñanzas no estaban destinadas a ser entendidas por la élite religiosa, ya que sus discípulos eran simplemente personas comunes, como tú y como yo.

Mt. 22:36-40

36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley? 37 Y Él le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el grande y el primer mandamiento. 39 Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

El abogado, con malicia, le preguntó a Jesús por el mandamiento más importante, con la intención de hacerlo decir algo que lo incriminara. Jesús le explicó con gran astucia qué significa seguir los mandamientos de Dios. Respondió diciéndole lo que significa amar a Dios con todo el corazón, el alma, la mente y todas las fuerzas.

En otras palabras, ama a Dios con todo lo que tienes y ama a tu prójimo como ti mismo. Este es un poderoso ejemplo de fe y lealtad a Dios. Jesús estaba enseñando a los pecadores y los fariseos, una secta teológica particular que seguía las tradiciones orales.

las palabras de jesús encierran tanta sabiduría, Lucas 10:23

«23 Y volviéndose hacia los discípulos, les dijo aparte: Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis;»

A través de la Biblia podemos hoy leer lo que profetas y reyes no leyeron ni vieron ni creyeron en aquel tiempo. Es un privilegio que 2,000 años después sigamos siendo testigos de los milagros y prodigios de nuestro salvador.

Mateo 8:13

«13 Entonces Jesús dijo al centurión: Vete; así como has creído, te sea hecho. Y el criado[a] fue sanado en esa misma hora».

Este pasaje muestra que Jesús tiene la autoridad para hacer todo tipo de grandes obras, incluso curará todo tipo de enfermedades. No importa la distancia. Solo hay que creer, como creyó el centurión.

De hecho, la Biblia enumera estas poderosas obras como atributos básicos de Dios. Sus palabras eran efectivas y poderosas en sí mismas. Si sigues a Jesús, presta atención a sus palabras.

en las propias palabras de jesús: el vino a servir… no a que le sirvamos. Marcos 10:45

45 Porque ni aun el Hijo del Hombre vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

En este versículo de Marcos, Jesús pide un sacrificio radical. Jesús no vino a que le sirviéramos, pero vino a servir. Como resultado, ha sacrificado su vida en la cruz, dando el don de la vida eterna a aquellos que en él creen.

Sus palabras son un gran llamado al discipulado. Como vemos, la vida de Jesús es el ejemplo para que le sigamos.

Lucas 18:24

«24 Mirándolo Jesús, dijo: ¡Qué difícil es que entren en el reino de Dios los que tienen riquezas!»

Jesús aborda el tema de las riquezas. A diferencia del hombre rico, Jesús no condena. Más bien, alienta al hombre a convertirse en un discípulo. Este es un mensaje profundo de Jesús. Ser rico no es malo. Sin embargo, tener grandes riquezas podría hacer que la persona ponga su corazón y toda su atención en ella.

Primero, Su reino

“Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Mateo 6:33

No pierdas tu tiempo en cosas que no edifican y que, al final, son fugaces, momentáneas. Apúrate mejor por las cosas del reino de Dios, él prometió que todo lo de más sería añadido.

Jesús te manda Mantener las cosas simples

34 Pero yo os digo: no juréis de ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35 ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36 Ni jurarás por tu cabeza, porque no puedes hacer blanco o negro ni un solo cabello. 37 Antes bien, sea vuestro hablar: «Sí, sí» o «No, no»; y lo que es más de esto, procede del mal.

A veces nos enredamos en nuestras propias palabras para obtener la aprobación de los demás. Que sea simplemente «sí» o «no».

Mantén la humildad

29 Al que te hiera en la mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, no le niegues tampoco la túnica.” Lucas 6:29

Para mí es fácil decirlo de boca o simplemente escribirlo aquí:»anda, sé modesto, humilde. Si te golpean, ofrece el otro lado», si te roban la cartera, ofrécele también las llaves de tu auto… Pero la verdad es que a mí se me hace a veces imposible dar mi otra mejilla. Aun así, debemos vencer en Cristo, él nos ha prometido que, si somos humildes, Dios nos levantará. Hay que creerle.