TENGAMOS MUCHO CUIDADO CON LAS DISTRACCIONES QUE EL ENEMIGO INTENTARÁ PONERNOS

Vector danger sign, eps10 illustration


TENGAMOS MUCHO CUIDADO CON LAS DISTRACCIONES QUE EL ENEMIGO INTENTARÁ PONERNOS

Muchas veces dentro de nuestra vida como cristianos nos ha ido muy mal y esto una gran cantidad de veces ha sido por que el enemigo nos distrajo de lo que Dios nos dijo que hiciéramos, logrando así que hagamos algo que nos lastimo muchas veces, hoy mencionaremos algunas de las cosas que tenemos que saber para no fallar

1) CUIDEMOS NUESTRO CORAZÓN

 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jeremías 17:9)

El corazón (hablando en sentido figurado) del ser humano es un corazón muy engañoso, difícilmente uno puede comprender si lo que desea es lo correcto o lo incorrecto, aunque de continuo siempre busca hacer cosas malas ya que es continuamente incitado por el enemigo a esto; por esta razón, nosotros tenemos que ser muy cuidadosos, pues puede que hayan cosas que nuestro corazón “quiera  hacer”, las cuales nos terminen alejando de nuestro corazón del Señor para luego dar como consecuencia algo muy malo en contra de nosotros mismos.
Por ejemplo: “Cuando un joven cristiano siente “en su corazón” que está enamorado de una chica mundana muy hermosa que conoció recién y luego se termina juntando con ella y empieza una relación que no ha estado conforme al propósito de Dios con él, al poco tiempo puede que terminen (generalmente pasa esto) y luego este joven se sentirá lastimado, y ya no tendrá deseos de seguir buscando a Dios, pues mientras estaba con esta chica su corazón se apartó de Dios”
Al igual como este ejemplo continuamente el enemigo hace muchas cosas en contra de los cristianos y por eso muchas veces terminamos alejándonos de Dios, pero la biblia nos recomienda algo muy importante:
“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
Porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23)

2) TENGAMOS CUIDADO DE HACIA DONDE VAMOS

Muchas veces nos preocupamos mucho por alcanzar algo grande y hasta a veces nos sentimos mal por el lugar en donde nos encontramos en este momento, pero lo que debe de importarnos tiene que ser seguir a Jesús sin importar por qué lugares tengamos que atravesar mientras sigamos sus pasos,
Por lo cual quiero que sepas que es más importante la dirección que la localización, pues una persona puede estar en una mala localización pero con una dirección que lo llevara a lograr algo mucho mejor; sólo si esta persona obedece a Dios y confía en él de todo corazón, siguiendo sus pasos hasta que le lleve a un mejor lugar.
Pero puede que haya algún cristiano que esté viviendo una vida prospera y muy bendecida por Dios, pero por un momento se olvide que tiene que seguir a Jesús y como consecuencia termine yendo hacia un camino que lo dejará en la ruina.

3) CUIDEMOS NUESTRA MIRADA

“ Aconteció al año siguiente, en el tiempo que salen los reyes a la guerra, que David envió a Joab, y con él a sus siervos y a todo Israel, y destruyeron a los amonitas, y sitiaron a Rabá; pero David se quedó en Jerusalén.

Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa.

Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo.

Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa.

Y concibió la mujer, y envió a hacerlo saber a David, diciendo: Estoy encinta” (2 Samuel 11:1-5)

David era un siervo de Dios muy ungido, muy bendecido, un gran salmista, etc. Pero se distrajo porque miró a una mujer muy ATRACTIVA  con quien luego fornicó y por causa de quien terminó asesinando a uno de sus mejores soldados.

Pueden haber muchas cosas que se vean muy bien, pero el hecho de que se vean bien no quiere decir que también serán buenas para nosotros.
A david esta mujer le pudo haber parecido muy atractiva, pero no fue nada buena para él, pues por ella terminó pecando. Así mismo el enemigo pondrá delante de nosotros cosas que se miraran muy bien pero estas cosas no serán nada buenas para nosotros.

No permitamos que ninguna cosa nos distraiga e interrumpa nuestra comunión con Dios.
“Vosotros corríais bien; ¿quién os estorbó para no obedecer a la verdad?” (Gálatas 5:7)

4) PROCUREMOS CUMPLIR CON NUESTRAS RESPONSABILIDADES

David tenía una batalla por luchar, como rey le correspondía estar dirigiendo todas las guerras, sin embargo no fue a esta batalla y se puso a vagar por el terrado de su casa y como consecuencia el pecado se presentó.
Sucede que muchas veces tenemos responsabilidades que cumplir dentro de la iglesia o dentro del hogar, pero cuando no las estamos haciendo, el enemigo aprovecha que estamos desocupados para tentarnos y hacernos pecar.
David dejó de lado una batalla que tenía que luchar y se terminó encontrando con una batalla para la cual no estaba preparado.
Sucede que cuando una persona huye de una batalla que le toca enfrentar se terminará encontrando con una batalla que no podrá ganar; por esta razón los cristianos tenemos que cumplir con todos nuestros deberes en la casa y en la iglesia.

5) CUIDÉMONOS DE LAS AMISTADES QUE ELEGIMOS

 No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” (1 Corintios 15:33)

El enemigo para distraernos usará a muchas personas las cuales influirán mucho en nuestra vida, por esta razón tenemos que tener mucho cuidado con las personas que no serán de bien para nosotros, procuremos en lo posible buscar amigos que puedan ser de ayuda y edificación para nosotros.

“El que anda con sabios, sabio será;
Mas el que se junta con necios será quebrantado” (Proverbios 13:20)


What are your thoughts?