Una oración de entrega a Dios, escrita con lágrimas de amor.

Lee con tu alma esta oración:

Amado Dios, arrodillo mi corazón ante tu belleza y ternura. Dejo caer en tierra todo lo que hasta hoy he sido, aun mis sueños y toda mi vida.

No quiero dar un paso mas si tu no estas a mi lado. Por favor revela a mi alma este maravilloso amor tuyo. Este amor tan grande, divino, y sobrenatural que tal vez mi mente jamás podrá entender.

Pero más que entenderlo quiero ser lleno de tu amor, porque sé que habrá momentos en que tu me levantaras y me darás la mano aun a pesar de mis propios errores. De este amor perfecto inunda mi corazón.

Ayúdame a creer, fortaléceme para permanecer, extiéndeme tu mano mientras me aferro a tu bondad.

No puedo más, no puedo seguir viviendo una vida sin tu maravilloso amor. Perdóname, límpiame, ayúdame, sálvame.

Mira estas lágrimas que sellan mi ruego, oye este grito en mi ser que te dice cuanto te necesito, cuanto te quiero.

Tu me amas, y yo recibo tu amor. Gracias por el perdón, por tu poderosa sangre, Cristo Jesús, gracias, Amén

Escrito por Hermes Alberto Carvajal

La clave para tener una gran semana es número uno, creer en Dios, y más que tan solo “creer”, es entender y aceptar que Él te ama con un amor incondicional.

Cuando sabes que Dios te ama, aun los retos más difíciles te serán soportables y más fáciles de vencer y salir victorioso de ellos.

El amor de Dios es perfecto y es incomparable al amor humano.

Las personas tienden a comparar el amor de Dios con el amor y con el trato que han recibido de sus seres amados en el transcurso de sus vidas. Olvídate de eso.

Pero el amor de Dios es tan grande, que en vez de tratar de entenderlo o medirlo, es mejor creerlo y aceptarlo.

Así que pase lo que pase esta semana, Dios te ama y no te dejará ni aun en los tiempos de prueba. ¿Lo crees?  Qué bien… no lo crees? Bueno, no tengo manera alguna de convencerte.

De hecho, no la hay. Nadie en este mundo te podrá convencer con argumentos y palabras.

Te puedo leer la biblia entera, pero en realidad solo hay otra persona que si te puede convencer.

Se llama Espíritu Santo.

En el contexto de la venida de Jesús, su muerte y su resurrección, El Espíritu Santo llega a continuar con la obra de redención y su misión es bella, tierna, gentil, cariñosa. Es a Él a quien le toca convencerte del amor de Dios.

Y yo oro por ti, y le pido de rodillas a Dios que El Espíritu Santo te hable de la manera que El decida y como ya está escrito desde antes de que la tierra fuese formada. ¿De qué manera?  Yo no sé… es una manera distinta y peculiar con cada persona.

Espero que esta semana la empieces con tu fe en Dios.

De hecho, aquí en este sitio/website/blog, nuestro deseo jamás será tratar de imponer nuestro punto de vista o tratar de convencerte (u obligarte), a que le creas a Dios.

Nosotros, solo deseamos ser usados por El Espíritu Santo en esa misión tierna y amable de susurrarte al oído, de una manera dulce y sencilla, que hay alguien que en verdad te ama.Y que, en vez de ponerte a preguntarte a ti mismo, o al mundo entero, cuáles son las razones que Dios pudiera tener para amarte, es mejor no perder tu valioso tiempo en conjeturas humanas, y es mejor tan solo creerlo, y aceptarlo.

No, no te estoy diciendo que creas en “religión”.

No, no te estoy diciendo que abandones una “iglesia” para “convertirte” a otra.

Por más radical e increíble que te parezca, lo único que deseo es que trates de percibir, de sentir, y de creer, que hay un amor muy grande en Dios por ti y que en verdad Jesús un día entregó su vida y derramó su preciosa sangre por ti. La biblia dice que Dios, su Padre, lo levantó con su poder de entre los muertos. El vive y tu puedes vivir, por ese mismo poder del Dios que también te ama a ti. ( Sigue leyendo mas abajo de la imagen)

Las buenas noticias son:

Que Dios ha enviado al mundo a sus siervos a decirle a la gente que EL, Dios, está ahora perdonando pecados, y que todo aquel que crea en Jesús, se arrepienta de sus malos caminos y los abandone, y esté dispuesto a abrirle toda su vida a Jesús y a vivir por El y para El por el  resto de sus días, la persona que oiga de Jesús, le crea, y se entregue a Él, esta persona tiene garantizada una vida eterna al lado de Dios.

Este mensaje, no es para los expertos religiosos, ni para los eruditos en la “hermenéutica”, bueno, si lo es, también para ellos, pero no pretendo impresionarlos.

Pero tal vez las palabras escritas no tienen la suficiente elocuencia para convencer a las personas expertas en biblia y religión, o la gramática perfecta para tocar el intelecto de personas que estarán juzgando estas palabras. Pero, este mensaje, no se trata esto. No se trata de quien tenga las mejores palabras o el mejor mensaje.

Se trata tan solo, de que, yo, habiendo experimentado, vivido, sentido, visto con mis propios ojos el amor de Dios, ahora quiero de la manera más sencilla, decirte a ti que Dios te ama.

 Ven a Jesús.

Una vez que tu sepas, entiendas, sientas, estés seguro sin duda alguna en tu corazón que ya te has entregado a Jesús y que estás dispuesto a vivir en El, aprender de Él, entonces El Espíritu Santo te guiará a otros pasos que tengas que dar, a que “iglesia” debes de ir, (o en cual te debes de quedar), o como debes de servir a Dios, etc.

Esos son pasos que tendrás que dar más tarde, por lo pronto, créele a Dios, Él es real, abre tu vida a Cristo Jesús.