9 Razones Poderosas Por Las Que Tienes Que Bendecir A Tus Hijos Hoy

En este día ya casi nadie bendice a sus hijos como se solía hacer en el pasado. Tristemente hoy en día los padres en vez de bendecir, maldicen. Esto es algo que el enemigo se ha encargado de que así sea porque conoce el poder que tiene una bendición en boca de los padres. Estas palabras tienen un poder tan grande que puede impedir que satanás opere como quiere.

Sin embargo, esta es una cuestión muy seria. No existe relato bíblico en el que se haya hecho una bendición y esta no se haya cumplido. Isaac bendijo por engaño a su otro hijo, Jacob, cuando su bendición era para Esaú. Al final, por su astucia y engaño recibió tres cosas: aceptación, prosperidad y gobierno.

Las tres cosas se cumplieron, a pesar de lo mucho que sufrió Jacob, alcanzó al final su bendición.  SE CUMPLIÓ.

Pongamos un ejemplo, si bendices a tus hijos con prosperidad, Dios hará lo necesario para que alcances esa bendición. Enseñará a tus hijos a manejar su dinero, los enseñará a no malgastar, a no tener deudas. Les enseñará también a no apegarse al dinero, a no ser avaros, a cuidar de sus finanzas.

Ahora bien, para que muchos padres me entiendan, pues en estos momentos están pensando “¡YO NO MALDIGO A MIS HIJOS!” Debo decirte que, quizás no maldices a tus hijos directamente. Quizás tú no le dices «¡maldito seas!» Sin embargo, puede que le digas:

«¡No sirves para nada!», «¡Burro!», «¡Torpe!», «No sé para qué naciste», «Eres un perdedor», «No vas a llegar a ningún lado», «No tienes remedio», «No aprendes», «¡Eres idiota!», «Jamás vas a cambiar», «Eres la oveja negra de la familia», «No sé qué hay de malo contigo», «Me arrepiento de tenerte», «Fuiste un error», «Nadie te ama y nadie te amará como yo», «¿Por qué no naciste mujer?», «No eres un verdadero hombre», «¡Eres igual a tu padre!»…, etc.

Luego nos quejamos porque vemos cómo nuestros hijos se van alejando del buen camino y terminan siendo precisamente todo lo malo que profetizamos cuando apenas eran unos niños.

Pero no te preocupes. A continuación, te presentamos 9 razones por las que tienes que bendecir a tus hijos ahora:

Razones por las que tienes que bendecir a tus hijos ahora mismo:

 

  1. La bendición de tus hijos es como un seguro espiritual de vida. Tiene una poderosa cobertura.
  2. Bendecir a tus hijos es un asunto de vida o muerte. Esta es una garantía de Dios.

«Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto». Proverbios 18:21

  1. Cuando bendices impartes el mensaje e identidad de Dios en el corazón de tu hijo. Una maldición hace todo lo contrario.
  2. Aunque no lo sepas, toda figura paternal, ya sea madre o padre, tiene en su boca las palabras que edificarán el futuro de sus hijos.
  3. Tus hijos deben creer que tus bendiciones realmente les llegará.

Una de las cosas que llama la atención en la historia de Isaac y sus hijos es que Jacob robó la bendición de Esaú, ya que este no le dio importancia a su bendición.

Dios conocía tanto el corazón de Esaú como el de Jacob, pero como vemos, Dios bendijo a Jacob porque, aunque tramposo, Jacob creía en verdad en esa bendición. Para Jacob la bendición de su hermano era importante porque entendía que para Dios era más importante.

  1. La bendición es definitiva. Es irrevocable. Cuando bendigas a tus hijos hazlo con convencimiento. Que sea una bendición consciente de que lo estás profetizando se hará porque tienes FE y crees en las promesas del Señor.
  2. Cuando bendices a tus hijos los libras de muchas cosas malas futuras. Evidencia de esto es la vulnerabilidad de Esaú en cuanto a la toma de decisiones. Este hombre erró muchas veces, hasta el punto en que su generación acabó con el tiempo y estuvo al servicio de la generación de Jacob hasta su fin, tal y como su padre lo había profetizado en su bendición.
  3. La bendición limita la maldad de satanás, por lo que no puede operar con libertad en la vida de una persona.
  4. Para que la bendición tenga efecto debes llevar una vida de oración y comunión con Dios. Si no lo haces estarías cayendo en el engaño de la «mente positiva o ley de atracción».

Impacta la vida de tus hijos HOY. Para ayudarte con este propósito, te invito a ver este video en el que te enseñamos cómo debes bendecir a tus hijos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *