Adoradle

Adoradle

Los planes de Dios son fieles y seguros ¿Por qué no he de adorar? Exaltar el nombre del Señor permitirá que en medio de los problemas estemos tranquilos y confiados de que en su tiempo Dios hará maravillas. Seguir el ejemplo de Jesús puede acarrearnos males, tal es el caso de Pablo y Silas 2 siervos del Señor que aun andando en obediencia fueron blanco de la injusticia, sin embargo, esto no fue motivo para que su espíritu desfalleciera.

Avergonzados y encarcelados

La historia de estos 2 personajes se encuentra en el Libro de los Hechos capítulo 16 y cuenta que Pablo y Silas se encontraban en una ciudad cumpliendo la voluntad de Dios y debido a ello fueron avergonzados y encarcelados, sin embargo, no se dejaron turbar por dicha situación, pues la paz de Dios reinaba en sus corazones.

El relato continúa haciendo énfasis en la manera en que los 2 siervos de Jesús decidieron hacer frente a todas estas dificultades. La actitud de Pablo y Silas fue la más acertada al orar y cantar himnos a nuestro buen Dios quien viendo su fidelidad les otorgó liberación y esto a su vez asombró la vida de muchas personas que después de aquel gran suceso decidieron seguir el ejemplo de ellos y adoraron al Padre.

Adorar al Padre produce beneficios

Muchas veces las pruebas que pasamos son para que el día de mañana podamos dar testimonio de lo que Dios hace en nosotros a fin de que sirvamos como ejemplo de muchos, así como lo fueron estos 2 hombres de Dios. Adorar al Padre produce beneficios notorios en nuestras vidas, algunos de estos son alegría, seguridad y cambios positivos en nuestra mente.

Dios quiere hacerte cambiar tu forma de ver y hacer las cosas por eso debes alabarle en todo tiempo y momento. Habacuc 3:17-18 dice “Aunque la higuera no florezca, ni haya frutos en las vides; aunque falle la cosecha del olivo, y los campos no produzcan alimentos; aunque en el aprisco no haya ovejas, ni ganado alguno en los establos; aun así, yo me regocijaré en el Señor, ¡me alegraré en Dios, mi libertador!”

Su amor no cambia, es inmortal

Todo puede fallar, pero el amor de Dios nunca deja de ser, por lo tanto, nuestras vicisitudes están controladas por aquel que las ordenó. Nada pasa sin que Dios lo permita, por eso las malas situaciones nos son dadas para afirmar nuestra confianza en Jesucristo.

‘Porque todas las cosas proceden de él, y existen por él y para él. ¡A él sea la gloria por siempre! Amén” (Romanos 11:36).

¡Adoradle, cuán grande es Dios! Por eso nada podemos hacer mientras estemos lejos de él, pues, así como a la tierra seca le hace falta el agua, así mismo lo es Jesús para nuestra alma.

En conclusión

Por tanto, adoradle, busquemos de Dios, pues en sus caminos no habrá razón para inquietarnos ni angustiarnos. Dios es esperanza y, por eso, debemos adoradle e invocar su nombre. “Tu amor es mejor que la vida; por eso mis labios te alabarán. Te bendeciré mientras viva, y alzando mis manos te invocaré” (Salmo 63:3-4).