Amado Dios protégeme en las adversidades

Eterno Señor, desde muy temprano tu luz alumbra para dar entrada a un nuevo amanecer, y como de costumbre vengo en busca de tu favor y de tu presencia repleto de ilusiones y convencido de que mis súplicas son atendidas por ti. Hoy, quiero rogarte que me tomes con tus brazos y me dirijas por senderos de abundancia y de vida eterna.

Dios Altísimo, cuando tu reinas  en mi corazón no hay cosa alguna a la que pueda temerle, no hay malos pensamientos que me hagan sentir triste o enojado y no hay obstáculo que no pueda vencer gracias a que tú Señor eres Todopoderoso.

A través de esta oración quiero dirigirme hacia ti con el fin de rogarte que cada actividad o trabajo que tenga pendiente para estos días que se avecinan estén bendecidos por ti. Así mismo, pedirte que cada mañana pueda estar más confiado en ti para pronto disfrutar de las bendiciones que me entregaras.

Colmado de tu amor y tu favor viviré a partir de hoy muy gozoso. A cada instante entregaré todas mis fuerzas en la lucha por obtener las bendiciones y los regalos de tu parte Señor. Anhelo en mi corazón poder ser utilizado por ti como una herramienta, reboza mi ser de tu amor para poder entregarlo a todo aquel que necesite de ti.

Sé que mi vida debe atravesar por circunstancias no agradables, eres tú quien me dará la fortaleza para permanecer de pie en las adversidades, hazme entender que mientras más grande sea la prueba mayor será la victoria. Es tu poderío de quien me sujeto y es tu bondad la que me inspira a seguir.

Glorioso Rey, ayúdame para que cada cosa que hoy deba hacer salga conforme a lo que tú has establecido para mí, permite que por donde yo camine pueda sentir tu amor, tu paz, ilusión y a ti para que nada me falte. Amen.