Descubra algunos errores frecuentes que cometes cuando castigas a tus hijos

 

Cometer un error es lo más normal de la vida, y los padres regularmente, ya estamos acostumbrados a los mismos. Castigar a los niños no es una tarea fácil, por lo tanto, esta es una de las áreas en las que más metemos la pata.

Debemos enseñar valores a los niños, que les permitirá crecer sanos, emocionalmente y espiritualmente.

A veces, los padres solemos exagerar nuestra autoridad sobre el niño. En este sentido, pensamos que es estamos educando a nuestros hijos, cuando en realidad no vemos una situación de desequilibrio.

Cuando el castigo es frecuente, tenemos más riesgo de cometer un error. Lo peor es que esto es algo difícil de identificar y no nos damos cuenta. Esto es algo muy común, pues no estamos exentos a cometer errores.

Errores comunes cuando castigas a los niños:

Error No. 1: Aplicar siempre el mismo castigo

Como padre, no puedes acomodarte siempre al mismo castigo cada vez que tu hijo se equivoca. Si lo haces estarás expuesto a perder la autoridad y el castigo perderá todo su efecto.Vas a incurrir en el tercer error.

Error No.2: Perder la paciencia

Es muy frecuente, dejarse dominar por el enojo. Es normal, pero puede tener graves consecuencias. Es importante que prevalezca la calma en todo momento. Tu hijo aprende, y eso es una gran oportunidad de enseñarle a ser perseverante y a mantener la calma y no ejercer la violencia en situaciones que puedan hacerle perder el control.

Error No. 3: No acomodes el castigo

La mayoría de los padres, generalmente, castigan a sus hijos quitándoles algo que les gusta o privandolo de su libertad. Por ejemplo: quitarle por un tiempo la PlayStation. Es muy importante que el castigo que le des a tu hijo se ajuste la infracción. Es decir, debe ajustar el castigo para que el niño pueda verlo como una consecuencia directa de sus actos, y, así poder reconocer su falta.

Error No. 4: No permitir una retroalimentación

No tiene sentido castigar al niño si no le das una explicación acerca de la razón de ese castigo. El te preguntará, “¿por qué me castigas?”, debes explicarlo. El niño no se está haciendo el inocente, en verdad no lo sabe. Esta manera el niño se dará cuenta de que sus actos tienen consecuencias, ya sean positivas o negativas. Vea la retroalimentación como lo que es, algo positivo que permite aprender de los errores.

Error No. 5: No cumplir con el castigo

Otra situación bastante frecuente, si el niño hace un berrinche, ya sea por falta de paciencia, de cansancio o de tiempo los padres olvidan o levantan el castigo. Error común y bastante grave que nos pasa a la gran mayoría. Esto indica debilidad en la autoridad.

Además crea una mala percepción de la situación, el niño aprende a faltar el respeto y a ser indisciplinado. También aprende a salirse siempre con la suya.

Error No 6: Recurrir a la violencia

Nada se corrige con violencia. Mucho menos la conducta de tu hijo. Lo que haces es enseñarle al niño a resolver sus problemas con los puños. Además, estaría violentando los derechos del niño.

Error No. 7: Dejar el castigo para después

Este es otro terrible error, debes aplicar la sanción de inmediato, tan pronto ocurre a la falta. Dejar pasar el momento solo hará que el niño no recuerde la razón por la cual se le corrige.

Error No. 8: Aplicar un castigo que no se puede cumplir

Muchas veces, en el calor de la discusión, los padres dan extraños castigos a sus hijos. A veces son tan duros, que entienden que no pueden cumplir los. Nuevamente le recordamos que debe aplicar castigos acordes con la falta cometida. Por ningún motivo debe dañar la integridad del niño.

Error No. 9: Entrar en una contradicción

Con frecuencia los padres se contradicen entre sí al momento de castigar a los niños. Inmediato el niño ve una ventaja. Es por esto que en ocasiones ves que el niño le pide permiso a la madre para hacer algo, ella dice que no, y luego astutamente el niño va hacia el padre a pedir permiso, pues sabe que con él lo conseguirá o viceversa.

Otro caso común es que discutan delante del niño cuál debería ser el castigo, la madre dice que sí, mientras el padre dice que no… El niño vuelve a ver otra ventaja.

Por otra parte,  la pareja acuerda un castigo, pero luego lo olvida. Esto significa contradecir su propia autoridad.

Error No. 10: No personalizar el castigo

Este error lo cometen los padres con varios hijos. No todos tienen la misma personalidad, por tanto, no puede aplicar el mismo castigo. De hacerlo así, no tendrá los mismos resultados.