DIOS NOS AMA CON UN AMOR ETERNO.

amaa
DIOS NOS AMA CON UN AMOR ETERNO.

“Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia” (Jeremías 31:3)

Ya casi todos sabemos que Dios nos ama; pues lo hemos oído de nuestros hermanos de la iglesia o de los Pastores de la iglesia o en todo caso lo hemos leído en la biblia o en alguna canción cristiana; pero lo que muchos aun no comprenden es que ese amor con el cual Dios nos ama es un amor eterno; en otras palabras es “un amor desde siempre” y en este día quiero escribirles acerca de esto y les mencionare algunos aspectos de este amor eterno.

1) DIOS NOS AMO DESDE ANTES DE QUE NACIÉRAMOS:

El amor de Dios por nosotros estuvo presente antes de nuestro nacimiento; pues la razón por la que Dios creo a Adán y Eva fue para que luego de ellos podamos nacer también nosotros; de modo que les mando una tarea muy especial la cual era que se “multipliquen” o en otras palabras “que tengan hijos” de modo que nosotros podamos nacer y estar en esta tierra; se supone que fue para nosotros el huerto del edén ya que ese lugar hermoso era donde nosotros debíamos habitar.

“Y los bendijo Dios, y les dijo: FRUCTIFICAD y MULTIPLICAOS; LLENAD LA TIERRA, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra” (Génesis 1:28)

Pero lastimosamente Adán y Eva pecaron y a causa de ese pecado ya no pudieron seguir habitando en el paraíso; y se encontraron en una situación muy complicada pues estaban en pecado y ese pecado los conduciría a la muerte como dice la biblia “Porque la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23).
Pero Dios movido por este amor eterno por nosotros sacrifico un animal para redimir ese pecado cometido en ese momento y dejarlos con vida; para que por ellos podamos nacer nosotros; la prueba de este que Dios hizo un sacrificio para ellos son las túnicas de pieles de animales que les dio.
“Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer TÚNICAS DE PIELES, y los vistió” (Génesis 3:21).

Pasado el tiempo la tierra se corrompió y todo el mundo se llenó de maldad y si continuaban así todos irían directo al infierno y Dios no quería esto así que con dolor en su corazón Dios decidió enviar un diluvio que acabara con esa generación perversa para que luego a través de unos cuantos sobrevivientes pueda repoblar la tierra pero con la esperanza de que muchos esta vez sí seguirían el camino correcto y la decisión de no acabar totalmente con la humanidad; sino permitir que continúe fue por amor a nosotros también; pues Dios esperaba que un día cada uno de nosotros nazca.

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.
Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.
 Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá.
Más estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo.
(Génesis 6:5-6; 6:17-18).

Y luego de este diluvio les dijo lo mismo que le dijo a Adán y a Eva; que se multipliquen y llenen la tierra.
 “Sal del arca tú, y tu mujer, y tus hijos, y las mujeres de tus hijos contigo.
Todos los animales que están contigo de toda carne, de aves y de bestias y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, sacarás contigo; y vayan por la tierra, y FRUCTIFIQUEN Y MULTIPLÍQUENSE sobre la tierra” (Génesis 8:16-17).

Y por esto puedo decirte con bastante certeza: Dios quería que tu nacieras y la razón es porque te amo desde antes de tu nacimiento y por ello se encargó de hacer lo posible para que tu llegues a este mundo.

2) DIOS TE AMO MIENTRAS TÚ TE ESTABAS FORMÁNDOTE EN EL VIENTRE DE TU MADRE:

Dios te amo mientras aun estabas en el vientre de tu madre y estuvo presente en cada etapa de tu nacimiento pues Dios quería que nacieras ya y puedas contemplar las cosas que ha hecho para ti.
Mientras aun estabas en el vientre de tu madre Dios se encargó de que te formes y que seas [email protected] y especial; ese es el motivo por el cual todos tenemos una huella dactilar diferente porque Dios se encargó que ninguno sea igual a el otro pues quiso que todos fuéramos sus hijos especiales.
“Porque tú FORMASTE MIS ENTRAÑAS;
Tú ME HICISTE en el vientre de mi madre
Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado,
Y mi alma lo sabe muy bien.
No fue encubierto de ti mi cuerpo,
Bien que en oculto fui formado,
Y entretejido en lo más profundo de la tierra.
 Mi EMBRIÓN vieron tus ojos,
Y en tu libro estaban escritas TODAS AQUELLAS COSAS
Que FUERON luego FORMADAS,
SIN FALTAR una de ellas” (Salmos 139:13-16)

3) DIOS TE REGALO LA SALVACIÓN DESDE ANTES QUE NACIERAS:

Por ese inmenso amor que Dios tubo para ti decidió dar su vida de manera que al nacer nosotros ya tengamos una salvación ganada; pero esta salvación no está pegada a nosotros; sino que nosotros tenemos que aceptar este regalo de parte de Dios y la manera en que recibimos este regalo es en el momento que nos arrepentimos de nuestros pecados y confesamos que Jesús es nuestro Señor y Salvador.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que TODO aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Porque NO envió Dios a su Hijo al mundo para CONDENAR al mundo, sino para que el mundo sea SALVO por él.
 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:16-18)
“ Porque a los que ANTES CONOCIÓ, también los PREDESTINÓ para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.
Y a los que PREDESTINÓ, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó” (Romanos 8:29-30)

Por lo cual en este día quiero decirte que es decisión tuya aceptar o no esa Salvación que por amor te regalo Dios antes que nacieras; pues Dios te creo con el fin de que en su momento puedas estar con Él en el paraíso.

Te invito a seguir nuestro blog y visitarnos constantemente; pues mañana continuare con un tema más acerca del amor de Dios por nosotros.
Dios te bendiga.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *