¡Elige El Camino Del Señor!

 

Existen una gran cantidad de caminos,
muchos rumbos diferentes hacia un mismo destino.
Hay diferentes modos de andar por ellos
y muchas veces será difícil deducir cuál es el correcto.

 

Es decisión de cada uno caminar por la senda de su corazón,
mas todos estos caminos se terminarán dividiendo en dos.
El primero es el más complicado y conduce hacia el Señor,
y el otro es mucho más amplio y termina al llegar al Seol.

 

En cada camino existirán miles de oportunidades:
el éxito, el autodesarrollo serán cosas muy destacables.
Pero entre todo, comprendí que existe algo más importante
y, esto es, sentirse bien con uno mismo en ámbitos generales.

 

La vida misma traerá a cada uno momentos para probar el corazón.
Será allí cuando se verán aquellos que andan por el camino del Señor;
del mismo modo, se harán evidentes los que van rumbo al Seol.
De modo que, se conocerá a los que no entrarán en condenación.

 

Paz tendrán aquellos que decidieron seguir el camino del bien,
pero el mundo mismo buscará afligirlos sin importar a quién.
Mas estos serán bendecidos grandemente por Dios:
sabiduría, inteligencia, talentos y dones tendrán por montón,
y será el Espíritu Santo su gran amigo y constante ayudador.

 

El Señor mismo les revelará la razón de su existencia.
Les dirá la razón por la cual están sobre esta tierra.
De modo que ellos podrán vivir siguiendo las metas correctas
y será su mayor alegría considerar que tienen un propósito en la tierra.

 

Los que elijan el camino opuesto alcanzarán la felicidad que desean.
Sin embargo, nunca la disfrutarán, como si cosa buena fuera.
No lograrán hallar jamás la paz para sus almas,
se sentirán vacíos sin aparente razón o causa.
El remordimiento por el mal causado a otros estará con ellos siempre
y no pararán de buscar la forma de aliviar el dolor que los consume internamente.

 

Por todo esto, te animo a elegir el camino del Señor.
En él encontrarás siempre, únicamente, lo mejor.
Y aunque a veces no será como lo que tu mente pensó,
de todas maneras será siempre lo mejor;
pues todo esto es lo que Dios para ti destinó.

 

Son estas las cosas que para ti quiere el Señor,
siendo su voluntad la que nunca trae aflicción
y la que produce alegría en tu corazón.

 

By: Cristian Flores


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *