Elimina la ansiedad para siempre en 10 pasos

El punto 5 está raro, pero es real…

Ya sea su ansiedad debido a los inconvenientes del día a día o a trastornos psicológicos, en ambos casos, usted tiene la experiencia de ser incapaz de supervisar o enfrentar la amenaza. En los casos clínicos, la sensación de impotencia y vulnerabilidad es considerablemente más intensa.

En general, todo comienza con una aceleración de la respiración, un sudor frío; tus manos están llenas de sudor, tus movimientos son descoordinados y tu mente está alerta, esperando el momento de “la verdad”. El resto, tu imaginación lo hará.

La ansiedad podría convertirse en un verdadero problema. Desafortunadamente este es uno de los males más comunes de hoy en día. Pasamos mucho tiempo pensando, temiendo lo que pueda pasarnos en el futuro. Esto nos impide disfrutar del presente.

El miedo, en cambio, es una emoción negativa que se identifica con una intensa sensación terrible causada por la percepción de un riesgo, que puede ser real o imaginario, y que actúa sobre nosotros en cualquier momento: presente, pasado o futuro… Por lo tanto, es esencial aprender a cambiar tus pensamientos negativos por pensamientos más edificantes y positivos. Este propósito suele ser uno de los más esenciales en el trabajo de los psicólogos, no sólo para el tratamiento de la ansiedad, sino para cualquier otro trastorno emocional como la depresión. La terapia de la ansiedad es muy variada, todo dependerá del trastorno que se esté tratando. La víctima de la ansiedad presenta un nerviosismo carente de fundamento, también presenta fatiga física y mental; irritabilidad y dificultad para concentrarse y avanzar en sus planes.

¿El miedo y la ansiedad te invaden? Aquí hay 10 pasos para superar la ansiedad.

 

1. Entienda la raíz de su ansiedad: Sólo conociendo la raíz de tu ansiedad es que puedes empezar a luchar contra ella. Por esa razón, tómese su tiempo y trate de aclarar cuál es esa causa. Un profesional de la salud mental puede ayudarle. No piense que está descontrolado o loco, en verdad estas personas están capacitadas para ayudarle. La ansiedad es un mecanismo de defensa que su mente utiliza cuando tiene dudas o considera cualquier situación incierta o peligrosa. Cuando entiendas claramente a qué le temes, tendrás más control sobre la situación y podrás empezar a tomar medidas para eliminar esa ansiedad que te quita la paz. Por ejemplo, tu ansiedad puede generarse por un modo equivocado de vivir de tu pareja. Al no saber cómo controlar esa situación que te perjudica, tu ansiedad crece. Es por eso por lo que un psicólogo podrá darte los pasos a seguir para poner primero en control tu vida y luego la de tu conyugue.

2. Deja de preocuparte: Como ves, saber si el problema tiene solución o no, siempre y en todo momento conduce al mismo resultado. “Si tu enfermedad no tiene cura, ¿por qué te apuras, y si tiene cura… por qué te apuras?”

3. Ejercicio: el ejercicio físico ayudará a reducir el estrés y los niveles de ansiedad. Salga a caminar o a correr, así como a liberar endorfinas que generan bienestar.

Percibirás beneficios esenciales para tu salud. Pasear, por poner un ejemplo, también combate la depresión.

4. Reconocer: Una cosa es entender la raíz de tu ansiedad y otra muy, muy diferente es reconocer la causa de tu miedo y tomar acción. Es esencial reconocer y superar, no evitar lo que lo causa. Una vez que reconozcas lo que te causa ansiedad, no evadas o ignores aquellas situaciones que te causan miedo; aunque esto es común entre las personas que sufren de ansiedad: evitan situaciones incómodas, ya que, de esta manera, no estarán en riesgo. Reconoce que eres más fuerte en Cristo Jesús que la situación que genera ansiedad y admite un compromiso para superarla, y recuerda que poco a poco puedes llegar a donde quieras.

5. Comprender y aliviar la ansiedad: es ponerse en la peor situación posible. No nos estamos contradiciendo, probablemente van a estar pensando que esto es lo último que deberían hacer, debido al hecho de que ponerse en una situación peor de lo que ven, llevaría a un miedo aún mayor.

No es de esta manera. Como ya hemos mencionado, la ansiedad es un miedo irreal, que sólo está en tu mente. Es por esta razón que preparándote para enfrentar lo peor, te servirá para darte cuenta de que, realmente, tu preocupación es infundada. Por ejemplo: en el caso de que pierda su trabajo, ¿qué es lo peor que podría pasar? Seguramente, toma un tiempo encontrar un nuevo trabajo y las cuentas se acumularán. Eso es todo lo que podría pasar. Pero no vale la pena mortificarse por ello, ya que es parte del sistema. Confía en Dios y entrega tu carga, en el momento menos pensado encontrarás un mejor trabajo.

6. No siempre y en todo momento debes escuchar a tu corazón: Aunque es desde el corazón que emana la vida, según las Sagradas Escrituras, recordad también que el corazón engaña.

“El corazón es más engañoso que todas las cosas, y desesperadamente malvado; ¿quién puede conocerlo? 10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pongo a prueba el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

Jeremías 17: 9-10

7. Muévase a su propio ritmo: Es decir, no deberías lanzarte a enfrentarte a tus miedos ahora. Poco a poco lo conseguirás. Si tienes miedo de hablar frente a una audiencia, no te obligues a dar conferencias frente a miles de personas. Un buen comienzo sería tomar clases de oratoria y superar el miedo escénico; y así aprendes y te presentas para comenzar con un pequeño grupo de personas.

Enfrenta tus miedos, pero a tu propio ritmo. Siéntase cómodo, siempre tratando de dar lo mejor de sí mismo.