LA MISERICORDIA DE DIOS

Hand of a god down from the sky

LA MISERICORDIA DE DIOS

Dentro de nuestra vida como cristianos le vamos a fallar muchas veces a Dios ya sea con nuestros pensamientos, con nuestras actitudes o con muchas cosas que haremos, pues no somos perfectos y como seres humanos estamos propensos a equivocarnos como ya lo hemos hecho muchas veces durante nuestras vidas.
A causa de estos errores  muchas veces llegaremos a pensar lo siguiente “Dios ya se hartó de mí por las veces que le he fallado”, “Ya he pecado muchas veces, seguro que Dios me debe de odiar”, “No soy digno de acercarme nuevamente ante la presencia de Dios”, etc. Sin embargo todas estas son mentiras que el enemigo trata de poner en nuestra mente con tal de alejarnos de la presencia de Dios.
Sin importar lo grande que puedan ser los errores que hayamos cometido, Dios nos puede perdonar y la razón por la que puede perdonarnos es por su maravillosa misericordia.

Pero esta misericordia no es algo que Dios tiene solo para los cristianos, sino que es con esta misericordia con la que nos amó y nos salvó cuando estábamos en el mundo perdidos en nuestros delitos y pecados, pues Dios supo que éramos simples seres humanos que como humanos fallábamos y por eso nos dio tantas oportunidades.

Por la gran misericordia que Dios tiene para nosotros, se hizo manifiesto a nosotros y nos llamó con palabras de amor mientras nosotros aún estábamos en medio de nuestros pecados y malos deseos.

“Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he AMADO; POR TANTO, te prolongué MI MISERICORDIA” (Jeremías 31:3)

Así como Dios nos amó con misericordia, él quiere que amemos con misericordia también y que dejemos de estar criticando y juzgando a los demás cristianos cuando fallan, pues Dios no nos critica cuando fallamos, sino que nos da la mano y nos levante, y eso mismo quiere que hagamos con las demás personas que también pecan.

“Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.

Id, pues, y aprended lo que significa: MISERICORDIA quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento” (Mateo 9:12-13)

Pues Dios en la biblia también nos dice que amó tanto al mundo que dio a su único hijo a morir por el mundo; pero lo interesante en este pasaje es que dijo que amó al “mundo” y no dijo que amo solamente a “Israel” aunque este haya sido su pueblo elegido desde mucho antes. Pues Dios con su misericordia amó tanto a las personas que estaban lejos de la presencia de Dios y por esta razón decidió salvarlos y darles el inmenso regalo de tener una relación con él.

“Porque de tal manera amó Dios al MUNDO, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Porque no envió Dios a su Hijo al MUNDO para condenar al MUNDO, sino para que el MUNDO sea salvo por él.

El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:16-18)

Si nos fijamos con detenimiento podemos comprender algo maravilloso y esto es el hecho de que “no envió Dios a su Hijo al MUNDO para condenar al MUNDO, sino para que el MUNDO sea salvo por ÉL” y si hizo eso por ser el Hijo de Dios nosotros, nosotros siendo pecadores tenemos que hacerlo mucho más y en agradecimiento por  que también hemos sido adoptados como hijos de Dios, el que dice ser un hijo de Dios y no busca que las personas del mundo sean salvas y aún por el contrario se la pasa condenándolos es porque no es “UN HIJO VERDADERO DE DIOS”, ya que el hijo de Dios “Jesús” amó y sintió compasión por las personas del mundo.

Es por esta razón que Dios nos manda a que amemos a los demás, pues alguien que no ama a los demás no puede llamarse “hijo de Dios”, ya que Jesús el ejemplo de Hijo de Dios nos amaba a todos.

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros En ESTO CONOCERÁN todos que sois mis discípulos, si tuviereis AMOR los unos con los otros” (Juan 13:34)

Te puedo decir de manera práctica lo siguiente: “Tenemos que ser misericordiosos porque Dios es misericordioso con nosotros”

La misericordia de Dios es algo que sobrepasa nuestra imaginación, pues Dios es, ha sido y seguirá siendo misericordioso con nosotros.

Por la misericordia que Dios tiene para nosotros, nos cuida siempre y nos protege, de manera que aun cuando nos alejamos de él nos vuelve a traer y nos rescata sin importar cuanto hubiéramos fallado, porque Dios es fiel y su misericordia es inmensa.

 He aquí, YO ESTOY CONTIGO, y te guardaré por DONDEQUIERA que FUERES, y volveré a TRAERTE a esta tierra; porque NO TE DEJARE hasta que haya HECHO LO QUE TE HE DICHO” (Génesis 28:15).

Y Dios dice que está con nosotros y nos cuidara en cualquier lugar que podamos ir, y aún si llegáramos a caer nos volverá a traer, pues no nos dejará hasta que cumpla su propósito en nuestras vidas y este tiene que ser un motivo para que nosotros vivamos agradecidos con él.

Quiero concluir diciéndote que no temas, sin importar lo grande que haya sido tu pecado, este no es más grande que la misericordia de Dios, por tanto acércate nuevamente a Dios y él te perdonará movido por su grandiosa misericordia.
Pero así mismo tienes que aprender a ser misericordioso con los demás y no andar juzgando a todas las personas, aprende a amar como Dios ama y a ser misericordioso como Dios es misericordioso.
Dios te bendiga.


What are your thoughts?