Lo Que Más Anhelo, Lo Más Que Deseo Es Dios En Todo Tiempo

 

Quisiera ir a tu Presencia y tocar tu corazón,
trayéndote mi vida con grata adoración. 
Quisiera sentir tu olor y tu fragancia 
y cantarte a ti miles de alabanzas.

 

Quisiera que de tu amor se llene más mi vida
para ser transformado y vivir para ti cada día.
Quisiera que tu Espíritu purifique mi vida día tras día
para siempre sentir tu Presencia a mi lado, dándome compañía.

 

Quisiera habitar siempre protegido bajo tus alas
para sentir gozo en las buenas y aun en las malas. 
Quisiera estar siempre en perfecta comunión contigo
para llegar a conocerte como mi gran y fiel amigo.

 

En simples palabras quisiera todo de ti,
y te quiero, te anhelo y te deseo tan solo a ti,
pues eres tú la única razón de mí existir
y el mayor motivo que me anima a seguir.

 

Toda mi vida quiero que sea para buscarte.
Todo lo que yo haga quiero a ti encomendarte,
con el deseo de tan solo agradarte
y con todas mis acciones a ti alegrarte.

 

Deseo que tu Presencia llene todo mi ser.
Aquella presencia que me da vida y transforma mi ser.
Deseo que tu Espíritu me haga renacer
y me renueve cada día para nunca dejar de creer.

 

Te pido que me permitas conocerte aún más
tu gloria, tu poder yo quiero contemplar.
Haz en mí tu obra, manifiéstate en mí aún más.
Tus propósitos en mi vida conviértelos en realidad.

 

Hay muchas cosas que a mí me parecen muy atractivas,
cosas en este mundo que son muy importantes en mi vida.
Diversas cosas que he estimado en gran medida
y muchas otras que han marcado mi vida.

 

Sin embargo, nada de todo esto me enamora más
que tu Presencia, tu amor y tu inmensa paz.
No existe nada que se compare a lo bello que es contigo estar
y todo lo que deseo es tan solo adorarte más y más.

 

Señor, te pido que continúes atrayéndome hacia tu Presencia.
Atráeme con cuerdas de amor, con tu hermosa Presencia.
Señor, te pido que hagas en mí tu obra perfecta
y que no me permitas desviarme ni a diestra ni a siniestra.

 

No permitas que muera la pasión que siento por conocerte.
No dejes que mi corazón se canse de obedecerte.
No permitas que el enemigo juegue con mi mente
ni mucho menos que me quite el deseo de seguirte constantemente.

 

By: Cristian Flores


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *