Mira el daño que sufre un bebé cuando su madre llora durante el embarazo

Cuando una madre embarazada siempre trata de cuidar de sí misma físicamente. Por lo que se alimenta lo mejor posible, toma vitaminas y hace todo lo necesario para que el desarrollo del bebé sea óptimo. Pero a veces se olvida de aspectos básicos que son igualmente importantes.

En la actualidad se han realizado estudios que demuestran que el bienestar físico de la madre es tan importante como su salud emocional.

La estabilidad mental y tener un embarazo sin estrés, en el que las emociones sean mayormente positivas, se traduce en un mejor desarrollo del bebé dentro y fuera del útero. Muchas teorías recientes señalan que los estados depresivos, la tristeza y el estrés pueden ser aprendidos desde el vientre de la madre.

¿Cómo afectan los sentimientos de la madre al bebé?

Aquí presentamos algunos puntos que deben tenerse en cuenta durante el embarazo, ya que pueden influir positiva o negativamente durante toda su vida.

1.       Puede interferir con un apego saludable.

El apego es importante para los bebés, especialmente durante el primer año de vida, ya que es un vínculo que debe ser desarrollado para darle seguridad al bebé y hacer que se sienta cuidado y amado.

La depresión durante y después del embarazo aumenta el riesgo de falta de apego por parte de la madre, lo que puede afectar el desarrollo emocional y la necesidad de protección del niño, también sucede durante la infancia.

2.       La depresión afecta el coeficiente intelectual del niño. Según la profesora Vivette Glover, experta en psicología perinatal,  el coeficiente intelectual del niño se ve afectado a largo plazo, ya que el cortisol influye en el desarrollo cerebral. Aunque la placenta actúa como una capa que protege al feto de varias hormonas como el cortisol, que ocurre después de un estado de estrés prolongado, “si la madre se siente constantemente sometida a actividades que causan estrés, tristeza o si sufre de trastornos depresivos, el cortisol puede penetrar la placenta y enviar al bebé la señal de que llegará a este mundo en un entorno peligroso”.

3.       Los bebés son capaces de sentir el estado psicológico de la madre.

“Creemos que los fetos humanos son participantes activos en su propio desarrollo y están recolectando información para sus vidas”, dice el Dr. Curt A. Sandman. Añade que los niños son capaces de reconocer e interpretar los sentimientos y el estado de ánimo de la madre mientras están en el útero.

Los estados prolongados de tristeza pueden generar un desarrollo lento; por otro lado, la felicidad y la tranquilidad emocional suelen tener un impacto positivo.

Los hijos de madres ansiosas a menudo se vuelven igualmente ansiosos durante los primeros años de vida. También pueden desarrollar trastornos, como hiperactividad y déficit de atención.

4.       Las emociones se aprenden desde el vientre de la madre. Aunque el feto no tiene noción de las emociones tal como las conocemos, tienen un impacto sensorial en ellas.

” Cuando las emociones negativas se apoderan de nosotros, secretamos hormonas tóxicas, además: el corazón se acelera y el sistema inmunológico se deprime, lo que nos hace más vulnerables a las enfermedades”, dice Enrique García, profesor de psicología de la UNED.

Es importante considerar el bienestar emocional como parte de los beneficios de la madre y el bebé. Pero para esto es necesario que los padres apoyen a su pareja para que el embarazo se produzca de la mejor manera, y es vital que las mujeres tomen conciencia y aprendan a manejar las situaciones que les causan estrés.

En caso de las madres solteras, los amigos y familiares deben ayudar a que la madre esté lo más tranquila posible.  Ella debe sentir que tiene el apoyo de su familia en este nuevo reto de ser mamá.