¡No estás solo (a)!

No estas solo

Recientemente, se averió la unidad de aire acondicionado de casa, para repararla llamamos a un técnico, este se presentó con su hijo de 4 años quien en cierto momento se distrajo y dejó de ver a su padre por lo que se alarmó al pensar que su progenitor se hubiera marchado, dejándolo solo.

Corrió afuera y al hallar a su padre le dijo «Estás aquí papi, por un momento creí que me habías abandonado», enternecido padre le contestó: ¿Cómo crees que te voy a abandonar, si eres lo que más amo en el mundo?

«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna» (San Juan 3:16).

Es cierto que existen diversas situaciones en las que creemos estarlo y que por mera distracción nos llevan al desaliento; sin embargo, hay quien nos ayude «Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal» (2 Tesalonicenses 3:3). De manera que si hoy pasas por alguna dificultad o desasosiego, solo recuerda que en el cielo tienes a alguien en quien confiar.

La escritura dice «Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros» (1 Pedro 5:7). ¡No estás sola (o)! Como aquel padre a su hijo, tu Padre celestial espera que le notes por encima de las distracciones, los miedos y las ocupaciones. Jamás podría dejarte sola (o), eres lo que más ama en el mundo.

Dios está contigo: Aliento para cuando estás deprimido

Dios no nos abandona cuando pasamos por momentos difíciles. Incluso en nuestros momentos de lucha, Dios está con nosotros y nos proporciona el apoyo que necesitamos para salir adelante.

La depresión puede ser una condición debilitante que hace que incluso las tareas más pequeñas se sientan como un desafío insuperable. Cuando se está luchando contra la depresión, puede ser difícil ver un camino en esos días oscuros. En estos momentos desafiantes, Dios está con usted y le ofrece un increíble estímulo en su momento de necesidad.

Quédate quieto y conoced que Él es Dios

Si te sientes abrumado por tu situación, lo primero que debes recordar es que Dios está al mando. Esto significa que no tienes que cargar con el peso del mundo tú solo. Dios está presente en cada momento y te proporcionará una solución a cualquier problema que tengas. Esto no significa que puedas resolver todo por ti mismo, pero sí que tienes un aliado en el que confiar en cada situación.

Aunque puede parecer que te ahogas en tus problemas, Dios está ahí para tomarte de la mano y ayudarte a salir a la superficie. No importa cuán pesada sea tu situación, puedes saber que Dios tiene la fuerza para ayudarte a superarla.

Recuerda que Dios vela por ti

Dios prometió velar por nosotros, y no importa lo mal que te sientas, siempre puedes confiar en que te mantiene a salvo. Esto puede ser un pensamiento reconfortante cuando sientes que estás solo. Es fácil sentir que estás solo cuando luchas contra la depresión, la baja energía y la sensación de desesperanza. Recordar que Dios vela por ti puede ayudar a disipar la niebla de la depresión y traer una sensación de paz.

Esto no quiere decir que debas ignorar tus síntomas y posponer la búsqueda de ayuda profesional. Por el contrario, es un recordatorio de que Dios está con contigo y te ayudará a sobrellevar los síntomas de la depresión. Dios es consciente de sus luchas y le ayudará a superarlas.

Apóyate en Dios, incluso cuando parezca irracional hacerlo

Cuando estás en las profundidades de la depresión, puedes sentirte como si estuvieras luchando contra una batalla aparentemente interminable. Cuando estás atrapado en este tipo de ciclo, puede ser fácil cuestionar por qué deberías molestarte en luchar. ¿Por qué pasar por el doloroso proceso de luchar cuando no hay un final a la vista?

Cuando te sientas mal equipado para luchar contra la depresión, recuerda que sigue mereciendo la pena luchar. Dios estará ahí para apoyarte y ayudarte a triunfar al final. Puede que no veas el progreso que te gustaría, pero puedes confiar en que Dios te está ayudando a lidiar con tu depresión.

No estás solo, pide y sigue pidiendo

Cuando estás deprimido, puede ser demasiado fácil cerrarte al mundo y depender de ti mismo para todo. En esos momentos, puede ser útil recordar que hay que pedir apoyo a los demás. Si estás luchando contra tus síntomas, puede ser útil pedir a una persona cercana que te ayude a superar lo que podrías considerar mala racha.

También hay una gran variedad de grupos de apoyo disponibles en Internet. Esta puede ser una gran manera de obtener el apoyo que necesitas cuando te sientes mal, y al mismo tiempo ayudar a otras personas que también están pasando por momentos difíciles. También puede ser útil acudir a Dios en los momentos de depresión. Puedes pedirle que te ayude a sobrellevar la situación y a salir adelante.

Conclusión

Hay muchos momentos difíciles en la vida, y la depresión es uno de ellos. Recuerda que debes seguir luchando y queriéndote a ti mismo a pesar de todo.

Si estás luchando contra la depresión y necesitas más apoyo, recuerda que no estás solo. Hay muchas maneras de obtener ayuda para la depresión, y estas incluyen terapia, medicación y autocuidado.

Recuerda que Dios está contigo en todas las aventuras de la vida, incluidos estos momentos difíciles. Él te ayudará a sobrellevar y superar la depresión, sin importar el tiempo que te lleve.